Nova Chemicals, Indelpro y el Grupo Idesa, elegidos socios del proyecto durante la primera etapa

Proyecto Fénix, la gran inversión petroquímica de México

María Escribano01/12/2004

"Fénix", así se llama el proyecto petroquímico estrella del gobierno mexicano, que contempla la construcción del complejo más grande del país y que va a permitir reducir importaciones por 1.500 millones de dólares anuales. El propósito de esta importante inversión por parte de Pemex es dar, de acuerdo con el gobierno, un nuevo impulso a la industria química y promover el relanzamiento del sector petroquímico del país.

foto
Para llevar a cabo la primera etapa del proyecto Fénix, Pemex Petroquímica ha seleccionado a las empresas mexicanas Indelpro, filial de Alfa, y a Grupo Idesa, así como a la compañía canadiense Nova Chemicals Corporation.

En palabras de los directivos de Pemex, “la ejecución de este proyecto permitirá retomar el proceso de inversión en la industria petroquímica, reducir en una tercera parte las importaciones de productos petroquímicos, que actualmente ascienden a nueve mil millones de dólares, y desarrollar cadenas productivas, principalmente la del etileno, de donde se obtiene estireno, polietileno de alta y baja densidad y propileno”.

El estireno es una materia prima que se utiliza para la fabricación de piezas de automóviles, llantas automotrices, recubrimientos, aparatos telefónicos, vasos desechables, entre otros; los polietilenos de alta y baja densidad sirven para la manufactura de botellas de plástico, tuberías, bolsas, envases, solventes, películas para recubrimientos agrícolas, entre otros, en tanto que el propileno se emplea en la elaboración también de piezas de automóviles, tapas para botellas, fibras para tapetes, aditivos para pinturas, anticongelantes, alfombras, ropa, componentes eléctricos y otros.

Con este proyecto se estimula la inversión privada en el sector
Adicionalmente, Pemex Petroquímica podría alcanzar una producción de 1,2 millones de toneladas de etileno, reducir el déficit de la balanza comercial, diversificar sus inversiones para dar mayor valor agregado a los hidrocarburos y obtener mayores beneficios para la economía nacional.
El cracker del primer complejo producirá 1,2 millones de toneladas de etileno y 600.000 toneladas de polietileno
foto

El resurgir de la petroquímica mexicana

El proyecto se ha definido como un proyecto de gran impacto económico y social que refleja la visión a largo plazo del actual gobierno, cuyo propósito principal es conseguir el renacimiento de la industria petroquímica nacional.

Fénix contempla la formación de una nueva razón social privada en la que Pemex tendrá una participación no mayor al 49 por ciento. Esta estructura de propiedad permitirá a las nuevas empresas operar como compañías privadas.

Fénix generará entre 10.000 y 15.000 empleos
La primera etapa del proyecto consistirá en la realización de un estudio técnico y económico por parte de Pemex Petroquímica y sus nuevos socios para precisar el importe de inversión requerido, y determinar la localización del moderno complejo, el cual contará con tecnología de vanguardia, será de escala mundial, y tendrá una estructura de costos globalmente competitiva, para la producción de una amplia gama de poliolefinas (materias primas para la producción de petroquímicos) de alta calidad.
La segunda etapa del proyecto contempla la construcción de un tren de aromáticos
De acuerdo con evaluaciones preliminares de Pemex Petroquímica y sus socios estratégicos, la inversión estimada ronda los 1.900 millones de dólares, y se espera obtener un ingreso anual por ventas de alrededor de 1.500 millones de dólares.

Para el primer complejo se construirá una cracker que contará con una capacidad de producción de 1,2 millones de toneladas de etileno y 600.000 toneladas de polietileno y, durante su construcción, se generarán 10.000 empleos directos y 5.000 más permanentes, con un impacto directo en materia de desarrollo económico y social, y todo ello, sin afectar el medio ambiente.

foto
La producción del complejo estimulará la inversión en derivados petroquímicos y plásticos, además de que las aportaciones al fisco por el proyecto Fénix serán de entre 50 y 100 millones de dólares anuales, los impuestos por nómina de 26 millones de dólares y gravámenes aguas abajo (inversiones en la elaboración de productos casi terminados) por 600 millones de dólares al año.

Además, el nuevo complejo contará con disponibilidad de materia prima competitiva (gasolinas naturales) que actualmente produce Pemex, la cual es exportada a otros países; con un mercado doméstico de poliolefinas sólido y en crecimiento constante, con un amplio acceso a mercados muy diversificados a través del Tratado de Libre Comercio, además de una amplia gama de acuerdos comerciales vigentes con países de América Latina.

El propósito principal del proyecto es conseguir el renacimiento de la industria petroquímica mexicana
De esta manera, se buscará que la capacidad del nuevo complejo se destine a satisfacer el mercado mexicano y a reducir importaciones; aunque en los dos primeros años de operación del proyecto se exportará una parte de la producción.

Cabe destacar que los socios seleccionados conforman un consorcio de empresas que se complementan en forma óptima al aportar tecnología punta, experiencia probada en el diseño, construcción y operación de instalaciones, aplicando las mejores prácticas de la industria, así como capacidad en la comercialización de poliolefinas

La segunda etapa del proyecto Fénix contemplará la construcción de un tren de aromáticos con capacidad para elaborar un millón de toneladas de productos, el cual requerirá de una inversión aproximada de 800 millones de dólares y se estima que su construcción generará alrededor de cinco mil puestos de trabajo, una importante derrama económica y múltiples beneficios.

Vea también...

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS