Posicionamos su web SEO / SEM

El Compromiso Voluntario de la industria europea del PVC,

15/10/2003

Reflexiones acerca del Compromiso Voluntario de la industria y de la Iniciativa Horizontal de la Comisión Europea sobre el PVC

foto

Principales ejes de actuación

El Compromiso Voluntario de la industria europea del PVC, Vinyl 2010, se presentó a la CE en octubre de 2001. Pretendía dar respuesta a las preocupaciones de la CE, a propósito de los resultados de los estudios, que había encargado ella misma sobre el destino de los residuos de PVC, de los terceros interesados y del mismo Parlamento Europeo (PE). Se trata del primer compromiso voluntario presentado a la CE por un sector industrial integrado, en el que participan los fabricantes de resinas del polímero, los productores de aditivos y los transformadores.

El Compromiso Voluntario se estructura en cuatro ejes de actuación técnica y económica:

• La optimización de los procesos de producción mediante el empleo de las mejores técnicas disponibles,

• Estudio de los aditivos, estabilizantes y plastificantes ftalatos, mediante evaluaciones de riesgo, con vistas a sustituir aquellos estabilizantes cuyas moléculas contengan cadmio y/o plomo, y toma de decisiones sobre los plastificantes en función de los resultados que se obtengan de tales estudios,

• Impulso al reciclaje de los residuos post-consumo mediante la inversión en I+D de las técnicas de reciclaje mecánico y a materia prima,

• Aportación financiera suficiente para la realización del programa previsto.

Incluye también como actuaciones importantes el desarrollo del diálogo social, con los representantes de los trabajadores, EMCEF (Federación Europea de Trabajadores de la Minería, Industria Química y Energía), e institucional, con la Asociación de Municipios y Regiones para el Reciclaje, ACRR.

La firma de una Carta Social con EMCEF tiene como objetivo mejorar la formación de los trabajadores y concertar las medidas para el aseguramiento de la salud, higiene, seguridad y medio ambiente. Recordemos que el sector del PVC en Europa da empleo a más de 530.000 personas en 23.000 empresas, con una facturación estimada de 75.000 millones de euros.

La colaboración con ACRR está pensada para promocionar el reciclaje, junto con las autoridades locales, mediante la aplicación de las mejores prácticas y programas piloto.

La industria del PVC se ha adherido al Compromiso de Progreso, que aplica en España los principios del programa internacional Responsible Care, y se ha comprometido a la mejora continua a través de los objetivos de la Tutela de Producto (Product Stewardship). Mediante el Compromiso Voluntario Vinyl 2010, la industria del PVC efectúa un paso adicional, muy importante, hacia el Desarrollo Sostenible.

Optimización de los procesos de producción

La adopción de las mejores técnicas disponibles para la producción del monómero cloruro de vinilo, VCM, y de PVC por el método de suspensión, S-PVC, se firmó en 1995 por los fabricantes de resina, miembros de la asociación europea de fabricantes de PVC (ECVM, European Council of Vinyl Manufacturers). Por el método de suspensión se produce el 85% del PVC fabricado en el mundo. Se trataba de introducir en la fabricación de VCM y de S-PVC las mejores técnicas disponibles para optimizar el aseguramiento de la salud e higiene de los trabajadores, la seguridad de los procesos y reducir al mínimo, técnicamente alcanzable, el impacto al medio ambiente, más allá de las normas legales que ya garantizaban su protección. Se calcula que se invirtió el equivalente a unos 230 millones de euros, habiéndose conseguido en la actualidad un nivel de cumplimiento del 93%.

En 1999, los productores europeos de resina de PVC firmaron otro compromiso voluntario para aplicar las mejores técnicas disponibles también a la fabricación de PVC por el método de emulsión, E-PVC. Por este método se fabrica el 15% del PVC mundial. El examen de los resultados se efectuará a finales de 2003.

Aditivos

Los aditivos son sustancias que se añaden a los polímeros para facilitar sus procesos de transformación y lograr las propiedades óptimas del objeto de plástico acabado.

En el caso del PVC, se distinguen dos tipos importantes de aditivos: estabilizantes y plastificantes.

Los estabilizantes son sustancias que protegen al PVC, especialmente en el caso de aumento considerable y puntual de la temperatura, que se produce durante el proceso de transformación en producto acabado. Suelen ser sales o ésteres de metales como el calcio, zinc, estaño o plomo, (hasta marzo de 2001 también de cadmio), cuyas moléculas están unidas a la matriz polimérica del PVC, de modo que los metales no pueden migrar del objeto acabado de PVC. En consecuencia, no hay posible impacto sobre la salud o el medio ambiente a causa de la presencia de tales metales en la molécula de los estabilizantes utilizados para el PVC. Así lo confirman las evaluaciones de riesgo llevadas a cabo.

A pesar de esta realidad, las Autoridades muestran un interés creciente para evitar el empleo de los llamados metales pesados en aquellas aplicaciones donde sea técnicamente posible su sustitución. Por este motivo, los estabilizantes de plomo, de los que se posee una muy buena experiencia y cuyas prestaciones son excelentes, -se emplean en la estabilización de alrededor del 70% de los productos de PVC-, serán sustituidos progresivamente, por acuerdo voluntario de la industria europea del PVC, y dejarán de usarse en 2015. (En marzo de 2001 se abandonó definitivamente el uso de estabilizantes de cadmio).

Los plastificantes son sustancias que, añadidas al polímero, permiten la obtención de productos de PVC flexible. Los más comúnmente usados son los ftalatos, (ésteres orgánicos del ácido ftálico). Acerca de las aplicaciones del PVC flexible se tiene una larga experiencia, más de cuarenta años, en distintos sectores: médico-hospitalario para bolsas de sangre y productos derivados; alimentario para film de protección de alimentos, además de otras aplicaciones industriales como recubrimientos de suelos, tejados, cables eléctricos y fabricación de tejidos recubiertos. Se creó un fuerte debate en el pasado en torno a los ftalatos, a causa de los resultados perjudiciales que se observaron en los animales de experimentación, sometidos a muy elevadas dosis de ftalatos. Como parte del programa Compromiso de Progreso (Responsible Care), la industria ha contribuido con su esfuerzo económico a la ejecución de estudios científicos para ampliar la base de datos científicos sobre tales sustancias. Dicha ampliación ha sido muy útil en la ejecución de las evaluaciones de riesgos de esta familia de sustancias, DBP, DINP, DIDP, BBP y DEHP(*), las cuales se hallan actualmente en fase de finalización. Los resultados preliminares están en línea con las posiciones defendidas por la industria.

Reciclaje

Los residuos de plásticos, a diferencia de otros materiales como los metales y el vidrio, pueden valorizarse material y energéticamente, es decir, recuperar materia o bien energía.

Así pues, los residuos de PVC rígido son susceptibles de ser tratados mediante reciclaje mecánico clásico, mientras que para los residuos de PVC flexible, en especial cuando se hallan en mezcla con otros materiales en el residuo a tratar, se muestra más idóneo el reciclaje mecánico por medio de disolventes, Vinyloop.

Para residuos muy contaminados o en mezcla con otros tipos de plásticos que, de otra manera serían inaprovechables, son efectivas las técnicas de reciclaje a materia prima, por medio de las cuales no se recupera el polímero original sino materias primas, que se reintegran en el ciclo de producción. Así, el cloro que es un elemento constituyente de la molécula de PVC se recupera en forma de ácido clorhídrico -Para conocer en detalle las actuaciones de Vinyl 2010 en lo que se refiere al reciclaje, véase el capítulo "En la vanguardia del reciclaje”.

Finalmente, los residuos de PVC liberan su energía química en forma de calor cuando son sometidos a valorización energética mediante incineración. Según dispone la Directiva 2000/76/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de diciembre de 2000 relativa a la incineración de residuos, los gases de combustión deben ser sometidos a tratamiento de purificación para observar los límites máximos de emisión y evitar el impacto sobre la salud y el medio ambiente.

Mediante tratamiento de los gases, se recupera en forma de ácido clorhídrico o sal (generalmente cálcica), el cloro proveniente de la sal común que contienen los restos de comida u otros residuos clorados, presentes en los residuos sólidos urbanos, mientras que la parte hidrocarbonada de la molécula de PVC libera energía que se aprovecha en los países del norte de Europa para calefacción de edificios o instalaciones públicas (district heating) o para producción de electricidad en los países meridionales, caso de España.

Vinyl 2010 colabora con la empresa propietaria de la incineradora de Hamburgo MVR, una de las que en Alemania recupera, en forma de ácido clorhídrico, el cloro de los residuos sólidos urbanos, para mejorar la obtención de ácido clorhídrico, su tratamiento de purificación y conseguir una calidad comercial.

En el caso de instalaciones de tratamiento de gases de combustión que obtienen cloruro cálcico, Vinyl 2010 colabora en los estudios de investigación para su purificación y eventual comercialización posterior.

El Compromiso Voluntario establece que en 2010 se reciclarán 200.000 t de residuos de PVC, voluntariamente, que se añadirán a las que ya se reciclaban en 2000 y a las que deberán reciclarse en el futuro por exigencia de las directivas aprobadas, envases y residuos de envases, vehículos fuera de uso y residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, y las que se aprueben en un futuro.

Financiación

El último, pero no menos importante eje de actuación, es el económico. La investigación de nuevos procesos de reciclaje, la construcción de las correspondientes instalaciones y los estudios a efectuar, requieren sumas importantes que son aportadas por la industria. Hasta finales de 2002, Vinyl 2010 llevaba invertidos 16,5 millones de euros.

Continuación del programa

Desde que la CE lanzó la Iniciativa Horizontal en 1997, nuestro material ha sido objeto de un intenso y profundo examen; se llevaron a cabo cinco estudios sobre los modos de gestión de los residuos de PVC, los terceros interesados tuvieron la oportunidad de expresarse sobre el contenido del Libro Verde del PVC, hecho público por la CE en julio de 2000, y el propio PE adoptó una Resolución el 3 de abril de 2001. A partir de tal fecha hemos esperado que la CE publique la Comunicación, a la que se comprometió al inicio del proceso y confirmaron los Comisarios de Medio Ambiente y Empresas en ocasión de la sesión del PE de 3/04/01, para dar por concluida la Iniciativa Horizontal. El objeto de esta Comunicación es proponer una política general de la Unión Europea respecto al PVC. A fecha de hoy, casi dos años y medio después de que el PE se pronunciara, la Comunicación sigue sin publicarse.

Podemos comprender que a ciertos políticos no les guste publicar un documento, que a falta de restricciones y/o prohibiciones del PVC, pudiera ser interpretado por las industrias de los materiales alternativos como un apoyo institucional de la CE al PVC. Pero no es menos cierto que el silencio de la CE puede ser interpretado por las industrias competidoras y por las empresas transformadoras del PVC como una reserva que persiste hacia nuestro material. Por lo que respecta a las bien conocidas asociaciones verdes internacionales, que han mostrado un duro ensañamiento contra el PVC a través de los años, la ausencia de Comunicación será interpretada, evidentemente, como una desaprobación al PVC. Esto no es justo, porque después de seis años de investigación, no se ha hallado ninguna razón científica válida para justificar una discriminación del PVC. Nuestra industria no merece, pues, continuar viviendo bajo permanente sospecha.

La manera de enfocar la situación por parte de la industria europea del PVC ha sido honesta y coherente; ha tomado nota de las preocupaciones manifestadas por la CE, PE y terceros interesados y ha estructurado y puesto en marcha el Compromiso Voluntario, Vinyl 2010, en el cual ha invertido y seguirá invirtiendo sumas considerables.En tales condiciones el silencio de la CE es todavía más doloroso.

Se espera hacia mediados de octubre el anuncio del plan de actuación de la Comisión Europea sobre los problemas importantes y prioritarios a resolver durante los próximos doce meses; tenemos la impresión de que el PVC será retirado de dicho programa. En tal caso, se confirmará que el tema PVC ya no es una prioridad para la CE, que nuestro Compromiso Voluntario se considera satisfactorio y que no hay ninguna razón para definir una política específica para el PVC.

Por otra parte, la industria del PVC en Europa, sus más de 530.000 empleados y las 23.000 empresas del sector aprecian especialmente el apoyo dado por la Sra. Wallström, Comisaria de Medio Ambiente, el pasado 18 de septiembre, en su respuesta a la pregunta de un Diputado al Parlamento Europeo, en la cual confirma la participación de la CE en el Comité de Seguimiento de Vinyl 2010 para examinar los progresos logrados por nuestro compromiso voluntario.

Preferiríamos que la CE publique la Comunicación para poder trabajar serenamente, confiando en las inversiones financieras que efectuamos de manera continuada y liberados de la injusta presión permanente que sufrimos desde hace muchos años. Pero si no aparece, la industria europea del PVC seguirá aplicando el Compromiso Voluntario, Vinyl 2010, para conseguir los objetivos mensurables en los plazos establecidos y continuará sus esfuerzos en investigación e innovación, desarrollo y mejora, producción y venta de la gama de productos de PVC, que han contribuido eficazmente en los últimos decenios no solamente al aumento de la esperanza de vida sino también a la mejora del confort y calidad de vida de las personas.

(*)

DBP Ftalato de dibutilo

DINP Ftalato de diisononilo

DIDP Ftalato de diisodecilo

BBP Ftalato de butilbencilo

DEHP Ftalato de dietilhexilo

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS