El nuevo complejo impulsará la competitividad y la actividad económica del sur de la ciudad

Méndez Álvaro acogerá el Campus Empresarial Repsol

Redacción Interempresas15/06/2008

15 de junio de 2008

La compañía petrolífera Repsol instalará su nueva sede en un complejo empresarial diseñado por el arquitecto Rafael de la Hoz que transformará el área urbana de la calle Méndez Álvaro en un nuevo eje de gran actividad económica.
foto
Maqueta del Campus Empresarial Repsol.
El complejo, diseñado por el arquitecto Rafael de la Hoz, colaborará decisivamente a la transformación que se está llevando a cabo en el eje Méndez Álvaro, un área urbana que ha acogido durante años usos industriales obsoletos, y que actualmente se perfila como un nuevo eje de centralidad económica.

La Junta de Gobierno celebrada esta mañana ha aprobado inicialmente el Plan Especial que da vía libre a la construcción del complejo en las parcelas situadas en los números 44 y 56 de la calle Méndez Álvaro, con una superficie de 32.192 metros cuadrados.

Se concentrarán así en un solo complejo los aproximadamente 4.100 trabajadores que directa o indirectamente desarrollan labores profesionales en Repsol-YPF dentro de la Comunidad de Madrid, que actualmente se encuentran disgregados en 10 edificios de oficinas. El Ayuntamiento facilita de esta forma que la sede de la compañía permanezca en la ciudad de Madrid.

Un espacio de oportunidad

La actuación supondrá la construcción de 58.000 metros cuadrados de usos terciarios, lo que representará para toda la zona sur de la Ciudad de Madrid una singular oportunidad para la regeneración del paisaje urbano y la creación de puestos de trabajo en el entorno.

El nuevo edificio ha sido concebido con un diseño singular y funcional. Tendrá cinco plantas y estará formado por cuatro volúmenes conectados entre sí creando un cuadrilátero, cuya zona central será un amplio patio arbolado desde el que se accederá al inmueble. A este patio se llegará directamente desde la calle Méndez Alvaro, por la esquina con la calle Estrella Naos, o desde el aparcamiento subterráneo.

Diseñado para la sostenibilidad, el edificio cuenta con calificación medioambiental Leed otorgada en Estados Unidos. Para optimizar la gestión energética, el edificio contará con 1.700 metros cuadrados de paneles fotovoltáicos y un sistema de iluminación que emitirá la mínima contaminación lumínica. Los materiales empleados serán reciclables y renovables y la madera, certificada. Además, las plantas previstas en el exterior serán de especies autóctonas con pocas necesidades de mantenimiento. Dispondrá de un sistema de reutilización de las aguas pluviales.

El edificio incorpora un aparcamiento subterráneo de dos plantas con capacidad para unas 2.000 plazas. Sus accesos y salidas darán a la calle Méndez Álvaro y a la zona verde con frente a la calle Oriana.

Actualmente, los terrenos donde se ubicará la sede de Repsol están ocupados por las instalaciones de la Compañía Logística de Hidrocarburos, compuestas por 9 edificios de oficinas aislados y un edificio de laboratorio, que serán demolidos.

La calidad medioambiental se verá incrementada al desaparecer la gasolinera existente y crear una nueva zona ajardinada de 2.700 metros cuadrados de superficie, cedida por la compañía, que se unirá a la ya existente en la zona posterior de la parcela, formando un pasillo verde junto a las vías de ferrocarril.

Madrid acoge una cumbre sobre edificios altos en la ciudad

Los edificios altos, como el nuevo complejo Cuatro Torres, no son sólo un referente arquitectónico de la ciudad, sino también un factor que contribuye a reforzar su competitividad al acoger actividades que consolidan la posición de Madrid como centro financiero y de negocios. Así lo manifestó el director general de Planeamiento Urbanístico, durante la inauguración de la Jornada Técnica sobre Construcción de Edificios Altos, que se celebró el pasado 5 de junio en Madrid.

El ncuentro, promovido por la Asociación Científico-Técnica de Hormigón Estructural, prestó una especial atención a cada uno de los edificios del nuevo complejo financiero Cuatro Torres, cuyos edificios fueron objeto de una ponencia específica.

Desde la delimitación inicial del término 'rascacielos' en algunas ciudades norteamericanas, especialmente Chicago, hace ya más de 100 años, este concepto de edificio se trasladó a otras ciudades, entre ellas Madrid, que ha sido escenario de una progresión moderada de los edificios en altura, con ejemplos muy puntuales. En un breve repaso por las muestras más representativas de este tipo de arquitectura destacan el edificio Telefónica de Gran Vía, que marcó un hito en 1929 con sus 88 metros de altura, el edificio España y la Torre de Madrid, que superaron los cien metros, y más recientemente, las torres Puerta de Europa o la Torre Picasso del complejo AZCA, con 157 metros, que han sido superado por los 250 metros de alguno de los edificios del complejo Cuatro Torres.

Skyline y competitividad

El director de Planeamiento Urbanístico ha señalado que “detrás de cada uno de los edificios que desde el siglo pasado marcan el skyline de Madrid existen las sedes representativas de importantes empresas, actividad económica, generación de riqueza para la ciudad y creación de empleo, configurándose como un elemento eficaz para situar a la capital en una posición de vanguardia”. Es el resultado de un proceso que primero localizó su principal área de actividad en pleno centro urbano, y que progresivamente se trasladó al norte de la ciudad, a lo largo de un eje vertebrado por el paseo de La Castellana y del complejo AZCA, actualmente en fase de remodelación, y que culmina en la actualidad en las Cuatro Torres y el entorno de la Operación Chamartín, donde se sitúa el gran centro financiero y de negocios del Madrid del siglo XXI, la city que Madrid nunca tuvo.

Pasado y futuro

Joaquín Mañoso hizo hincapié en que “la construcción de determinados edificios altos que vienen a dar respuesta a las necesidades de la actividad financiera y de negocios que se desarrolla en nuestra ciudad, debe ser compatible, sin embargo, con la recuperación y puesta en valor de los elementos más representativos del patrimonio arquitectónico acumulado a lo largo de nuestra historia. Porque el Madrid del futuro debe construirse desde el respeto al Madrid del pasado”.

Partiendo de este criterio, apuntó Mañoso que el Ayuntamiento de Madrid, al mismo tiempo que hace posible la construcción de complejos financieros como el de Cuatro Torres, está desarrollando un ambicioso Plan de Revitalización del Centro Urbano, que incluye la recuperación de edificios singulares en desuso, de los siglos XVIII al XX, que acogerán también actividades terciarias y nuevos equipamientos y servicios públicos. Sirvan, como ejemplo, la rehabilitación de las antiguas Escuelas Pías de San Antón en la calle de Hortaleza, futura sede del Colegio de Arquitectos de Madrid y de dotaciones deportivas y educativas; la del complejo Matadero de Madrid para centro de actividades creativas; la del Palacio de Altamira como centro de diseño, o la del que fuera Mercado de frutas y verduras de Legazpi, que albergará dependencias municipales.

foto
El complejo de las Cuatro Torres se convertirá en uno de los referentes del futuro ‘skyine’ de Madrid.

Mejora de la movilidad

Para mejorar la movilidad de la calle Méndez Álvaro y facilitar el acceso al aparcamiento, el proyecto incluye la ampliación del número de carriles en esta calle desde la M-30 hasta la zona cercana a la estación de Atocha.