La multinacional sueca Gunnebo invierte más de 600.000 euros en su nueva sede de 900 m2 en Madrid

14/05/2013

14 de mayo de 2013

La multinacional sueca Gunnebo, especializada en soluciones de seguridad, ha invertido más de 600.000 euros en sus nuevas oficinas situadas en la calle de María Tubau, número 3, en el parque empresarial de Las Tablas (Madrid).
foto
Central receptora de alarmas de Gunnebo en Madrid.
La compañía, que comenzó su andadura en España en 1918, ha ampliado y mejorado su central receptora de alarmas que da servicio de vigilancia 24 horas a 15.000 usuarios, entre las que destacan varias de las principales entidades financieras del país, un gran número de organismos públicos y algunas de las mayores empresas privadas de capital español y extranjero.
Las nuevas dependencias de Gunnebo en Madrid tienen una superficie de 900 m2 y albergan a 70 empleados de la compañía. No obstante, la multinacional sigue teniendo sus oficinas centrales en Barcelona y cuenta con personal comercial y técnico propio en todas las capitales de provincia a lo largo de la geografía española.
“A pesar de encontrarnos en una coyuntura económica desfavorable en la que las inversiones en el sector bancario y la Administración Pública han caído drásticamente, creemos que es el momento adecuado para invertir en nuestras instalaciones ya que esto redundará en una mejora del servicio ofrecido a nuestros clientes”, comenta Per Borgvall, presidente y CEO de la compañía.
En 2012, Gunnebo llevó a cabo un proceso de reestructuración y reorganización que ha preparado a la empresa para mantener la cifra de negocio obtenida el año pasado y que permitirá una mejora de los ratios de rentabilidad en 2013. Los frutos de ese proceso ya se han podido ver durante el primer trimestre de este año, donde la compañía ha recuperado la senda de la rentabilidad, a pesar de que los primeros meses del año suelen ser los más difíciles desde el punto de vista de la demanda. Esta dinámica positiva hace que las previsiones para el ejercicio completo sean optimistas.