La investigación pone de manifiesto la importancia de la precocidad para asegurar la rentabilidad en el níspero

Riego deficitario y poda prefloración para adelantar la recolección en níspero japonés\1CV\2 Algerie

J.J. Hueso y M. González, Centro de Innovación Agroalimentaria y Sostenibilidad de la Fundación Cajamar y F. Alonso y A. Stellfeldt, departamento de Producción Vegetal Universidad de Almería11/06/2012

11 de junio de 2012

El níspero japonés (Eriobotrya japonica Lindl.) es un frutal subtropical cultivado con éxito en la cuenca Mediterránea, que florece en otoño y se recolecta a principios de la primavera. La aplicación de estrategias de riego deficitario en níspero ha supuesto un adelanto en las fechas de floración y recolección, que incrementa notablemente el valor final de la producción. En el cultivo del níspero se practica una poda de fructificación anual, que se lleva a cabo inmediatamente tras la recolección (junio) o justo antes de la floración (septiembre), según la zona de cultivo.

En este trabajo se ha estudiado el efecto de la fecha de poda y el riego deficitario sobre la floración, la precocidad y calidad de la cosecha en una parcela de nísperos\1CV\2 Algerie injertados sobre membrillero de Provence en El Ejido (Almería). Se ha comprobado que el riego deficitario adelanta la floración y la recolección frente a los árboles plenamente regados. Igualmente los árboles podados en septiembre florecieron y se cosecharon antes que los podados en junio. Por tanto, el riego deficitario combinado con la poda en septiembre proporciona fruta más temprana. En ningún caso se ha observado efecto alguno de la estrategia de riego o la fecha de poda sobre la cantidad y el tamaño de las inflorescencias, ni sobre la cantidad y calidad de la cosecha.

foto

Introducción

El níspero japonés (Eriobotrya japonica Lindl.) es un frutal subtropical originario del sureste de China. España cuenta con 2.700 hectáreas de níspero y una producción de 33.000 toneladas (MARM, 2010), lo que nos convierte en el segundo productor a nivel mundial, siendo además el principal exportador. El factor limitante más importante para el desarrollo de este cultivo es el elevado coste de producción. Las necesidades de mano de obra para realizar las tareas de aclareo de frutos y recolección suponen el 75% de los costes totales del cultivo, que ascienden a los 0,61 eros/kg-1 (Caballero y Fernández, 2004).

El níspero florece en otoño, desarrolla sus frutos durante el invierno y madura a principios de primavera. En esta época se establecen unas condiciones muy favorables para su venta, sobre todo al inicio de la campaña (marzo y abril) cuando los precios son buenos. Bajo este escenario, la precocidad se convierte en un factor clave en la comercialización del níspero y todas las técnicas de cultivo que supongan un adelanto en la recolección podrán incrementar la rentabilidad del cultivo.

El riego deficitario adelanta la floración y la recolección frente a los árboles plenamente regados. Igualmente, los árboles podados en septiembre florecieron y se cosecharon antes que los podados en junio. Así, se obtiene fruta más temprana
foto

De la investigación se desprende que el riego deficitario adelanta la floración y la recolección frente a los árboles plenamente regados. Ello incrementa notablemente el valor final de la producción.

En trabajos previos se ha probado que la implementación de estrategias de riego deficitario en níspero permiten adelantar la floración y la recolección, manteniendo la cantidad y calidad de la cosecha, e incrementando significativamente el valor final de la producción (Hueso y Cuevas, 2008). Además se ha demostrado que la técnica es sostenible en el tiempo (Hueso y Cuevas, 2010) y se ha determinado el momento óptimo de aplicación (Cuevas et al., 2007), la cantidad de agua a aplicar (Cuevas et al., 2009) y la integral de estrés (Fernández et al., 2010), que maximizan el adelanto en floración. Una restricción del riego en verano, tras la cosecha, modifica el patrón de crecimiento del brote anticipando la entrada en reposo de las yemas y promoviendo la inducción floral (Cuevas et al., 2008). Tras la reanudación del riego se inician las panículas y la floración se adelanta alrededor de un mes respecto a las plantas plenamente regadas. En el cultivo del níspero se practica una poda de fructificación anual, con el objetivo de ajustar la carga del frutal, asegurar la renovación de órganos fructíferos para la siguiente campaña, equilibrar el árbol y limitar la altura. Esta operación se lleva a cabo, dependiendo de la zona de cultivo, inmediatamente tras la recolección (junio), con los brotes al inicio de su crecimiento, o justo antes de la floración (septiembre), cuando ya ha tenido lugar la inducción floral. El objetivo de este ensayo es estudiar el efecto de la fecha de poda y el riego deficitario sobre la floración y la precocidad y calidad de la cosecha.

foto
En el ensayo no se ha observado efecto alguno de la estrategia de riego o la fecha de poda sobre la cantidad y el tamaño de las inflorescencias, ni sobre la cantidad y calidad de la cosecha. En la imagen, panícula en plena floración.

Materiales y métodos

Este trabajo se ha llevado a cabo en la campaña 2009/10 en una parcela de níspero japonés\1CV\2 Algerie, en la Estación Experimental de la Fundación Cajamar, en El Ejido (Almería). Un área que presenta un clima mediterráneo subtropical semiárido, con una precipitación media anual de 231 mm y una evaporación anual de 1.922 mm. El suelo es franco-arenoso (72,4% arena, 14,6% limo, 13% arcilla), profundo y ligeramente básico (pH 7,8), con escasa capacidad de retención de agua (CC=13,4% y PMP= 5,1%). Los árboles de Algerie, de 31 años de edad, estaban injertados sobre membrillero de Provence, formados en vaso y establecidos a un marco de plantación de 6 x 4 m.

Para estudiar el efecto del riego deficitario y la fecha de poda sobre la floración y la cosecha se planteó un diseño factorial 2x2 con dos factores (fecha de poda y riego) y dos niveles para cada factor. La poda se ejecutó en dos fechas distintas, el 8 de junio, un mes después de la recolección, y el 1 de septiembre, antes de la floración. Se aplicaron dos dotaciones de riego, un control, que recibió el 100% de las necesidades de riego a lo largo de la campaña, o un riego deficitario, que consistió en la restricción total del riego durante siete semanas (del 7 de junio al 26 de julio). Así se llevaron a cabo un total de cuatro tratamientos, control junio (CJ), control septiembre (CS), riego deficitario junio (RDJ) y riego deficitario septiembre (RDS). Cada tratamiento se aplicó sobre dos filas de árboles (repeticiones) y se seleccionaron tres árboles de cada fila para realizar las determinaciones.

foto
El níspero florece en otoño, desarrolla sus frutos durante el invierno y madura a principios de primavera. En esta época se establecen unas condiciones muy favorables para su venta. La precocidad es clave en la comercialización de este fruto. 

Se estudió el efecto de las diferentes estrategias de riego y poda sobre el estado hídrico de la planta, la actividad de los brotes y la floración. Al final del periodo de riego deficitario se determinó el estado hídrico de la planta en respuesta a los tratamientos aplicados, midiendo el potencial hídrico del tallo al mediodía (Ψt). Se valoró la actividad de los brotes para determinar si se hallaban parados o emitían hojas nuevas al final del periodo de riego deficitario (20 de julio). Se estableció la fecha de plena floración y la duración de la floración para cada tratamiento, siguiendo la fenología cada semana, desde la yema vegetativa hasta la caída de pétalos, de acuerdo con Barranco et al., (1994) y según los estados fenológicos descritos por Cuevas et al., (1997). En cosecha se realizaron entre tres y cuatro pasadas en función del tratamiento, recolectando los frutos que alcanzaron la madurez comercial en cada una (Pinillos et al., 2007). Para valorar el efecto de la poda y el riego deficitario sobre la precocidad se calculó la fecha de plena recolección, como el día en el que se recolectó el 50% del total de la producción, y el porcentaje de cosecha precoz, considerando la producción obtenida antes del 15 de abril. En una de las pasadas representativas se tomó una muestra de 60 frutos para cada tratamiento (30 por repetición) y se determinó el peso medio del fruto y la distribución por categorías comerciales. Además se determinó el color de la epidermis del fruto, el contenido en sólidos solubles totales (SST) y la acidez titulable. Por último, se calcularon los ingresos totales (euros ha-1) y el precio medio (euros kg-1) en respuesta a los tratamientos aplicados, considerando la fecha de recolección y la distribución por categorías comerciales de cada uno de ellos. Para los cálculos se utilizó el listado de precios por fechas y calibres, facilitado por la cooperativa Hercofrut, afincada en Almuñécar (Granada) para la campaña 2011, tratándose de precios a pie de campo.

foto
Figura 1. Fenología de la floración. La fecha indica la plena floración.

Resultados y discusión

La implementación del riego deficitario disminuyó significativamente el Ψt respecto a los árboles plenamente regados. Igualmente la época de poda también afectó al Ψt, aunque en menor medida, siendo los podados en septiembre los que sufrieron el mayor estrés hídrico. Así, RDJ alcanzó un Ψt= -1,79 MPa, mientras que para RDS el Ψt se redujo hasta -2,11 MPa. Por otra parte el Ψt para CJ fue de -1,08 MPa y en este caso el retraso en la fecha de poda (CS) bajo el Ψt a -1,15 MPa. En esta campaña la floración fue bastante compacta y se prolongó entre 4 y 5 semanas (Figura 1). El estrés hídrico generado en respuesta a los tratamientos aplicados modificó las fechas de floración. Así, los árboles sometidos a riego deficitario y podados en septiembre (RDS) alcanzaron la plena floración 20 días antes que los árboles plenamente regados y podados en la misma fecha (CS) y hasta 31 días antes que los podados en junio (CJ). RDJ floreció cuatro días más tarde que RDS, aunque no se observaron diferencias significativas (Figura 1). En trabajos anteriores también se pone de manifiesto la correlación lineal existente entre los niveles de potencial hídrico (Ψt) y las fechas de plena floración, de manera que el adelanto de ésta es mayor cuanto menor es el Ψt (Hueso y Cuevas, 2010). De los resultados se deduce que el principal factor que modifica la floración es el RD, aunque el adelanto de hasta 11 días conseguido con CS respecto a CJ, pone de manifiesto que la poda tardía también tiene un efecto sobre la floración (Figura 1). El adelanto en floración en respuesta al riego deficitario se explica por la modificación que se produce en el patrón de crecimiento del brote, que posibilita una más temprana inducción floral. En este ensayo se observó como el retraso en la poda también contribuye a tal efecto. De hecho el 90% de los brotes bajo RDS estaban parados antes de la reanudación del riego, y el 69% lo estaban para RDJ. Por otra parte, CJ presentaba un 73% de los brotes emitiendo hoja nueva en el mismo momento, mientras que en CS este porcentaje era del 32%. El retraso en la poda permite que haya un mayor número de brotes en crecimiento durante el verano, frente a los árboles ya podados, y un mayor número de hojas transpirando, lo que los hace más susceptibles al déficit hídrico, impuesto por el riego deficitario o por el ambiente.

foto
Tabla 1. Producción, rendimiento, fecha de plena cosecha y cosecha precoz.

El efecto de los tratamientos sobre la floración se trasladó a la recolección aunque con diferente magnitud, lo que se refleja tanto por las fechas de plena cosecha como por el porcentaje de cosecha precoz (Tabla 1). RDS y RDJ alcanzaron la plena cosecha los días 8 y 9 de abril, respectivamente. Los árboles de CS se recolectaron 10 días más tarde (18 de abril), mientras que con CJ la cosecha se retrasó más de dos semanas (25 de abril). El porcentaje de cosecha precoz, la recolectada antes del 15 de abril, fue del 75% para RDJ y casi del 85% para RDS, mientras que para CJ y CS supuso solo el 25% y el 37% del total de la cosecha, respectivamente. No se observó un efecto significativo de los tratamientos aplicados sobre la cosecha total que fue bastante elevada, aunque los árboles sometidos a RDJ presentaron una cosecha menor al resto (Tabla 1). Igualmente, tampoco se observó un efecto de los tratamientos sobre el tamaño medio del fruto, aunque los frutos de los árboles podados en septiembre parecen algo más pequeños, con independencia del tratamiento de riego aplicado (Tabla 2). Esta circunstancia también se pone de manifiesto en la distribución por categorías comerciales (Figura 2). CJ presentó un 48% de frutos en categorías superiores (GG y GGG) y RDJ llegó hasta el 39%. Sin embargo, tanto CS como RDS solo presentaron alrededor del 25% de los frutos en dichas categorías. El color de la epidermis del fruto y la acidez no se vieron modificados por los tratamientos aplicados (Tabla 2). Sin embargo el riego deficitario parece producir frutos más dulces (p=0,052) (Tabla 2).

El color de la epidermis del fruto y la acidez no se vieron modificados por los tratamientos aplicados. Sin embargo el riego deficitario parece producir frutos más dulces
foto
Tabla 2. Parámetros de calidad del fruto.

Una vez más se pone de manifiesto la importancia de la precocidad para asegurar la rentabilidad en el níspero. Los tratamientos más precoces son los que alcanzaron mayores precios en el mercado, lo que repercutió en el valor final de la producción. CJ y CS alcanzaron los 0,63 y 0,78 euros kg-1 respectivamente frente a los 1,33 euros kg-1 conseguidos con RDJ y los 1,31 euros kg-1 con RDS. La cosecha obtenida con riego deficitario y poda en junio alcanzó el valor de 31.521 euros ha-1, mientras que el retraso de la poda a septiembre supuso unos ingresos superiores (43.681 euros ha-1) debido fundamentalmente a la mayor cantidad de cosecha obtenida. Por otro lado, los árboles regados y podados en junio alcanzaron un valor de 21.544 euros ha-1, mientras que de nuevo la poda en septiembre incrementó el valor (25584 euros ha-1). Por tanto, se puede concluir que el uso combinado de riego deficitario y poda tardía mejora notablemente la rentabilidad del níspero\1CV\2 Algerie en el sureste español.

La precocidad es clave para asegurar la rentabilidad en el níspero. Los tratamientos más precoces son los que alcanzaron mayores precios en el mercado, lo que repercutió en el valor final de la producción
foto
Figura 2. Distribución por categorías comerciales. Diámetro ecuatorial máximo GGG >53mm; GG 46-52 mm; G: 39-45 mm; M: 32-38 mm.
Referencias bibliográficas

- Barranco, D., Milona, G. and Rallo, L. 1994. Épocas de floración de cultivares de olivo en Córdoba. Invest. Agr. Prod. Prot. Veg. 9:213-220.

- Caballero, P. and Fernández, M.A. 2004. Loquat, production and market. Options Méditerranéennes Serie A 58: 11-20.

- Cuevas, J., Gavilán, J. y Lorente, N. 1997. Fenología del níspero japonés \1CV\2 ‘Algerie’) en la Costa de Almería. Actas de Horticultura 16:490-495.

- Cuevas, J., Cañete, M. L., Pinillos, V., Zapata, A. J., Fernández, M. D., González, M. and Hueso, J. J. 2007. Optimal dates for regulated deficit irrigation in ‘Algerie’ loquat (Eriobotrya japonica Lindl.) cultivated in Southeast Spain. Agric. Water Manag. 89:131-136.

- Cuevas, J., Hueso, J.J. and Rodríguez, M.C. 2008. Deficit irrigation as a tool for manipulating flowering date in loquat (Eriobotrya japonica Lindl.). p.237-253. In: Magnus L. Sorensen (ed.), Nova Science Publisher: Agricultural Water Management Research Trends, New York.

- Cuevas, J., Pinillos, V., Cañete, M.L., González, M., Alonso, F., Fernández, M.D. and Hueso, J.J. 2009. Optimal levels of postharvest deficit irrigation for promoting early flowering and harvest dates in loquat (Eriobotrya japonica Lindl.). Agric. Water Manag. 96:831-838.

- Fernández, M.D., Hueso, J.J. and Cuevas, J. 2010. Water stress integral for successful modification of flowering dates in ‘Algerie’ loquat. Irrig. Sci. 28:127-134.

- Hueso, J.J. and Cuevas, J. 2008. Loquat as a crop model for successful deficit irrigation. Irrig. Sci. 26:269-276.

- Hueso, J.J. and Cuevas, J. 2010. Ten consecutive years of regulated deficit irrigation probe the sustainability and profitability of this water saving strategy in loquat. Agric. Water Manag. 97:645-650.

- Pinillos, V., Cañete, M.L., Hueso, J.J. and Cuevas, J. 2007. Fruit development and maturation phenological stages of loquat cv. Algerie. Acta Hort. 750:331-336.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Brassica2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSECH -Sociedad Española de Ciencias Hortícolas

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS