Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La Columna

Marte, segunda parte

Francisco Ponce Carrasco19/07/2004

Transcurrió un tiempo. La cosmonave tripulada regresó, tras haber cumplido con éxito su misión. Cuando se posó en la misma base de partida, en Marte, custodiada por multitud de marcianos enfundados en uniformes de intenso color blanco, los dos tripulantes fueron introducidos en una pequeña nave y trasladados al Zambún,  ...
"La Columna" de Francisco Ponce de Horticultura - 179, septiembre 2004.

Transcurrió un tiempo. La cosmonave tripulada regresó, tras haber cumplido con éxito su misión.

Cuando se posó en la misma base de partida, en Marte, custodiada por multitud de marcianos enfundados en uniformes de intenso color blanco, los dos tripulantes fueron introducidos en una pequeña nave y trasladados al Zambún,  una construcción en forma elíptica de enormes dimensiones en donde estaban reunidas las máximas autoridades militares, científicas y gubernamentales. Se les eperaba con expectación e impaciencia.

Al entrar los pilotos del espacio en la amplia sala repleta con pantallas de plasma, fueron aclamados entre vítores y aplausos por todos los presentes.
 
Comenzó la sesión en medio de un silencio omnímodo. El científico Fol y primer tripulante de la nave, sacó de su maletín un disco de “cromotan” donde aparecían imágenes grabadas que comenzaron a proyectarse. Modulando la voz en un registro de máxima trascendencia anunció:

- Excelsas personalidades; tras minuciosos estudios e imágenes obtenidas en nuestro reciente viaje hemos llegado a la siguiente conclusión: en el planeta Tierra no puede existir vida. Observen todas estas grandes manchas de cemento que cubren la corteza terrícola y donde es imposible cultivar nada. También estas zonas que parecían bosques, hoy en llamas.

- En otros lugares de la Tierra, donde también existen grandes superficies de cemento, hemos detectado, mediante ondas de ultrasonido, fuertes explosiones que, como en una guerra, van destruyendo lo que podrían ser edificios terrícolas.

En este punto el doctor Fol fue interrumpido por una pregunta: ¿En la Tierra se confirma o no la existencia de agua?

- Señor magistrado general de Marte; efectivamente existen corrientes de agua, Sin embargo, hemos comprobado que esta es poco potable debido a que afluyen unos vertidos contaminantes que le aportan gran cantidad de metales nocivos.

Mad, el segundo tripulante, tomó la palabra y manifestó:

- Una cosa que nos ha llamado la atención es que la atmósfera de la Tierra contiene gran cantidad de monóxido de carbono y otros gases dañinos, que emanan de su superficie por algún fenómeno desconocido, además la capa de ozono tiene gran cantidad de agujeros.

Por tanto, eximio magistrado, mi opinión también es, que en la Tierra no puede haber vida; pero si la hay, debe ser una vida muy poco inteligente.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Seipasa - Kynetic4 - Activa tus cultivos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS