Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Investigación en Alto Valle (Argentina)

Uso de 1-MCP en poscosecha de frutas de carozo

Horticom News06/02/2004

6 de febrero de 2004

El 1-metilciclopropeno (1-MCP) es un compuesto inocuo que inhibe la acción del etileno y ha mostrado ser efectivo en reducir la maduración de frutos de diversas especies, como peras, manzanas, kiwis, bananas y otros frutos tropicales. En la EEA Alto Valle se evaluó efecto del 1-MCP sobre el control de la madurez y de los daños por frío en algunos cultivares de frutas de carozo.

USO DE 1-MCP EN POSTCOSECHA DE FRUTAS DE CAROZO


El incremento en los volúmenes de producción y la actual política cambiaria, han favorecido la
exportación de ultramar, la cual alcanzó durante este año un total de 5230Tn, 2494Tn y 1355Tn para ciruelas, duraznos y nectarines respectivamente (Patagonia Norte, Terminal de Servicios Portuarios).


La fruta destinada a exportación permanece almacenada a bajas temperaturas durante un período que puede variar entre los 30 a 50 días, tiempo requerido para las actividades de acopio, empaque, transporte en bodegas refrigeradas, distribución, etc.
Este período puede extenderse aún más si se desea almacenar la fruta a 0ºC previamente a su embarque para ampliar la ventana de comercialización. Esto es un inconveniente, ya que la vida comercial de estas especies está limitada por el excesivo ablandamiento y la susceptibilidad a los daños por frío.


Una práctica frecuente en el Alto Valle es realizar la cosecha en forma anticipada de manera de obtener mayores valores de firmeza, sin embargo, esos frutos no alcanzan grandes calibre ni logran desarrollar una buena calidad organoléptica. Por lo tanto, lo adecuado es cosechar los frutos en su madurez óptima y enfriarlos inmediatamente para reducir su ablandamiento.


Aunque la temperatura adecuada para el almacenamiento de los frutos de carozo es 0ºC ± 0,5 los daños por frío comienzan a manifestarse luego de 2 a 8 semanas de conservación dependiendo de la especie y el cultivar. En general, los duraznos tienen una vida de conservación más corta que los nectarines y éstos que las ciruelas. En los duraznos y nectarines los principales síntomas de daños por frío son el pardeamiento y la harinosidad, mientras que la transparencia y el pardeamiento lo son en las ciruelas.


Los frutos de carozo son climatéricos, por lo cual su maduración se inicia luego de producirse un rápido incremento en la producción de etileno llamado ‘climaterio’. El etileno es una hormona natural que, al unirse a un receptor celular, desencadena una serie de cambios que conllevan a la maduración y posterior senescencia de los frutos. El 1-metilciclopropeno (1-MCP) es un compuesto inocuo que inhibe la acción del etileno y ha mostrado ser efectivo en reducir la maduración de frutos de diversas especies, como peras, manzanas, kiwis, bananas y otros frutos tropicales.

En la EEA Alto Valle se evaluó efecto del 1-MCP sobre el control de la madurez y de los daños por frío en algunos cultivares de frutas de carozo. A continuación se presentan los resultados obtenidos.


Aplicación de 1-MCP en ciruelas

En ciruelas\1CV\2 Black Amber almacenadas a 0ºC se evaluó el efecto de 600ppb de 1-MCP sobre frutos con y sin almacenamiento retrasado. El retraso del almacenamiento consiste en demorar el enfriamiento de la fruta durante 24hs a 20ºC posteriores a la cosecha y su objetivo es reducir la manifestación de daños por frío durante la conservación.

La aplicación de 600ppb de 1-MCP en ciruelas cv. Black Amber resultó ser una importante herramienta ya que retrasó la madurez de fruta, redujo la pérdida de peso y la incidencia de daños por frío, a pesar del avanzado estado de madurez de la fruta al momento del tratamiento (7.33 libras de firmeza).

La fruta tratada con 1-MCP se mantuvo más firme, con mayor acidez y menor desarrollo de color rojo en la pulpa y en la epidermis. Otros parámetros como el contenido de sólidos solubles y el porcentaje de cobertura no se vieron afectados ni por la aplicación de 1-MCP ni por el retraso en el almacenamiento.

El 1-MCP redujo tanto el porcentaje de frutos afectados como la severidad de daños por trasparencia y pardeamiento. Las diferencias se observaron claramente durante la conservación y se mantuvieron luego de la vida en estante de los frutos.

De esta forma, la fruta tratada con 1-MCP podría almacenarse por 30+5 días mientras los testigos se mantuvieron comerciales hasta los 20+5 días.
El 1-MCP prolongó el número de días necesario para alcanzar madurez de consumo y redujo el sabor y aroma de los frutos, por lo cual deben evaluarse dosis menores del producto que siendo efectivas en el control de la madurez y los daños por frío no afecten la calidad gustativa.

El acondicionamiento de la fruta no fue efectivo, ya que aceleró la pérdida de firmeza y acidez,
incrementó el desarrollo de pigmentos rojos en la pulpa e incrementó el desarrollo de daños por frío.
En ciruelas cv. Larry Ann y con el objetivo de encontrar la dosis más apropiada de este producto, se evaluó el efecto de 0ppb, 200ppb, 400ppb y 600ppb de 1-MCP sobre los parámetros de madurez y el desarrollo de daños por frío durante 50 días a 0ºC.

El 1-MCP retrasó la madurez de fruta. La fruta tratada mantuvo mayor firmeza y acidez, y un menor desarrollo del color de la epidermis y de pigmentos rojos en la pulpa. El contenido de sólidos solubles no se vio afectado en ninguna de las evaluaciones.

El porcentaje de frutos afectados y la severidad de los síntomas de transparencia y pardeamiento también fueron menores en los frutos tratados con 1-MCP. Sin embargo, este producto podría dificultar el proceso normal de maduración reduciendo el desarrollo de aromas, por lo que deben continuar los estudios para encontrar la dosis más indicada.

La aplicación de 200, 400 o 600ppb permitiría extender la conservación de la fruta a 0ºC a 40+5 días, mientras que los testigos mantuvieron calidad hasta los 30+5 días.
En general, no hubo diferencias entre las dosis para la mayoría de los parámetros evaluados, pero el control sobre los daños por frío y el color de la epidermis (Hue) fue algo superior con 600ppb que con 400ppb o 200ppb.

Asimismo, los frutos tratados con 200ppb maduraron con mayor aroma y más ablandamiento que los tratados con dosis más altas.
En otro ensayo realizado con este cultivar la eficiencia del tratamiento con 200ppb fue inferior a la presentada en los párrafos anteriores para esta dosis, ya que se observó un efecto menos notorio y por menor tiempo (hasta los 30+5 días). Esto puede atribuirse a la mayor madurez de la fruta al momento del tratamiento(5,84 libras a cosecha), como así también a una demora de 48hs en la aplicación del producto.

Esto indica la importancia de considerar estos factores al momento de definir el tratamientopara obtener los resultados deseados y también expresa que la inhibición de la madurez por parte del 1-MCP es reversible y puede alcanzarse si se aplica la dosis adecuada considerando especie, cultivar, madurez a cosecha, duración del almacenamiento, demora en la aplicación.
En ciruelas cv. Autumn Giant se evaluó la acción del 1-MCP sobre la madurez y la calidad de frutos almacenados a 0ºC con y sin alza térmica. El alza térmica, consiste en elevar la temperatura de almacenamiento a 10ºC luego de transcurridos 20 días a 0ºC.
El 1-MCP retrasó la madurez de frutos almacenados en frío continuo y en alza térmica durante la conservación y la vida en estante. Los parámetros más afectados fueron la firmeza y la acidez.

En algunas evaluaciones, el 1-MCP redujo la pérdida de peso y mantuvo menores porcentajes de cobertura con color. El contenido de sólidos solubles no estuvo afectado por los tratamientos.
El tratamiento con 1-MCP retrasó la aparición de transparencia y evitó el resquebrajamiento de la epidermis, que se observó como síntoma de sobremadurez luego de 50 días de conservación.
También redujo la incidencia de desórdenes provenientes de campo.
El alza térmica no resultó recomendable, ya que no redujo los daños por frío e incrementó la tasa de maduración, reduciendo la conservación y la vida en estante de la fruta.
En este ensayo, el tratamiento con 1-MCP permitió prolongar la conservación de la fruta almacenada en FC de 10+5 días a 30+5 días, debido al efectivo control de transparencia y a que la fruta aún presentaba valores de firmeza aceptables para el consumo (3 a 2 libras).


Efecto del 1-MCP en duraznos y nectarines


En nectarines cv. Artic Snow, se evaluó el efecto de la atmósfera controlada (5%O2 y 10%CO2) y el almacenamiento retasado sobre el control de los daños por frío y el uso de 900ppb de 1-MCP como alternativa para el control de la madurez en frutos de AR. El tratamiento con 900ppb de 1-MCP favoreció la retención de firmeza y de acidez de nectarines Artic Snow expuestos a 25ºC durante las 48hs previas a su almacenamiento a 0ºC pero no disminuyó la incidencia de daños por frío. En el mismo ensayo se observó que tanto la demora en el almacenamiento como el almacenamiento en AC redujeron efectivamente el porcentaje de frutos afectados con pardeamiento interno aunque no fueron suficientemente efectivos en el control de la harinosidad. Los tratamientos no afectaron el contenido de sólidos solubles ni el porcentaje de cobertura de nectarines Artic Snow.


En duraznos cv. O´Henry se evaluó el efecto de 600ppb de 1-MCP en fruta con y sin almacenamiento retrasado almacenada luego a 0ºC por 40días.
La fruta tratada con 1-MCP redujo el ablandamiento durante la vida en estante de frutos con y sin almacenamiento retrasado (20,11 libras a cosecha). Otros parámetros como color de fondo, pérdida de peso, sólidos solubles y acidez titulable no se vieron afectados. El 1-MCP no controló daños por frío, y podría incrementar la sensibilidad al redening y reducir el efecto beneficioso del almacenamiento
retrasado.
El AR aceleró la maduración de los frutos pero redujo los daños por frío (salvo la harinosidad),
manteniendo calidad comercial hasta los 30+4 días, con valores de firmeza de 3 y 6.5lb para fruta sin y con 600ppb de 1-MCP, mientras los testigos hasta 20+4 días.
En otro ensayo también se evaluó la dosis de 600ppb sobre un estado de madurez más avanzado (15,5 libras a cosecha). No se observaron efectos sobre los parámetros evaluados, por lo que la madurez a cosecha parece ser un factor muy importante dos estados de madurez y en frutos de madurez el control de los daños por frío mediante la realización de un almacenamiento retrasado y evaluar los efectos del 1-MCP sobre la calidad de los frutos.
Conclusiones:
El 1-MCP debe considerarse una excelente herramienta para el control de la madurez y del desarrollo de daños por frío en frutos de ciruelas almacenadas a 0ºC, debiéndose ajustar la dosis adecuada que permita el normal desarrollo de los frutos.
El efecto del 1-MCP en duraznos y nectarines debe ser estudiado con mayor profundidad debido a que presentan respuestas muy contradictorias y poco claras.

Fuente: Ing. Ana Paula Candan
apcandan@correo.inta.gov.ar
Área Postcosecha / EEA Alto Valle

Publicada en Circular Cafi

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízBrassica2017SECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito Badajoz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS