Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El nivel de exigencia y calidad de un área verde deportiva es muy distinto al de un área verde recreativa

Construcción de áreas verdes deportivas

Felipe Sansaloni i Arlandis23/06/2003

El nivel de exigencia y calidad de una área verde deportiva es muy distinto al de un área verde recreativa, ya que a los parámetros de funcionalidad y estética, se deben unir los requerimientos deportivos que garanticen, que en esa pradera cespitosa deportiva, se puedan desarrollar a pleno rendimiento los distintos deportes para los cuales se ha diseñado.

El nivel de exigencia y calidad de una área verde deportiva es muy distinto al nivel de exigencia de un área verde recreativa, ya que a los parámetros de funcionalidad y estética, se deben unir los requerimientos deportivos que garanticen, que en esa pradera cespitosa deportiva, se puedan desarrollar a pleno rendimiento los distintos deportes para los cuales se ha diseñado, sea el deporte de fútbol, atletismo, rugby, etc.

El primer factor que se debe tener en cuenta a la hora de empezar la construcción del futuro terreno de juego en el cual se asiente la pradera cespitosa deportiva es, si se trata de una nueva construcción o de la remodelación de un terreno de juego ya existente, valorando, en este último caso, mediante las catas, observaciones, mediciones e indagaciones oportunas la funcionalidad o disfuncionabilidad del sistema de drenaje, debiendo optar por conservarlo, mejorarlo o retirarlo y realizar uno nuevo, por lo cual primeramente se deberá proceder a la retirada de la actual pradera cespitosa y capa de cultivo, así como a la conservación, remodelación o retirada de la capa de drenaje.

Basándonos siempre, en la realización de un terreno de juego siguiendo las directrices de calidad de la normativa DIN 18035, para la construcción de un terreno de juego de "nivel freático suspendido" que garantice los mayores niveles de calidad, las fases constructivas serían las siguientes.


Excavación del terreno de juego existente previa
a la construcción del nuevo terreno de juego.

Excavación
Se procederá a la retirada, bien del terreno de juego existente, bien a la excavación del "cajón" portador de la futura área verde deportiva.

Para ello se utilizarán, retroexcavadoras de tipo cadena o bien de ruedas que irán retirando la cubierta vegetal, el substrato y material drenante, a la vez que, irán depositándolo en camiones que se encargarán del transporte del material sobrante hasta el vertedero.

En virtud de la disponibilidad de tiempo se emplearán mas o menos máquinas para la excavación y retirada del material, así como camiones suficientes.

Acondicionamiento de la capa subbase
Deberá realizarse con maquinaria específica motoniveladora o refinadoras gobernadas con sistema láser con una tolerancia de planimetría máxima ±15 mm, posteriormente se realizará la formación de tejadillos, (alimatesas y alimahoyas) si procede en proyecto, o, a dar las pendientes oportunas  con las pendientes descritas en la memoria de la redacción del proyecto. Posteriormente, deberá realizarse una compactación con un próctor no inferior al 95%.

Drenaje
Se procederá a la construcción del sistema de drenaje, llamado "Sistema de drenaje de nivel freático suspendido", con los materiales adecuados que respetan las normativas AFNOR, concerniente al grupo de trabajo SG3 en césped natural.


Detalle del sistema de drenaje en el cual se
puede observar las zanjas de drenaje, su forrado
con geotextil, las tuberías de drenaje y la
primera capa de gravas formadora del drenaje.

Zanjas de Drenaje
La zanja de drenaje deberá realizarse con una retroexcavadora con un cazo no superior a 40 cm de ancho. Procurando realizar las pendientes descritas en la memoria con la máxima exactitud, a ser posible mediante sistema láser. Las tuberías deberán ser de PVC abovedadas o circulares, ranuradas en un máximo de 200º quedando una parte ciega para la circulación de agua.

Se debe proceder a forrar la zanja con un geotextil para evitar la migración de finos hacia los drenes.

Las conexiones se realizarán con las piezas adecuadas para el tipo de tubería. Las arquetas y pozos de registro se dispondrán fuera del terreno de juego y serán conectadas al colector periférico que a su vez se conectará al colector general de la obra.

Las uniones de tubos serán las adecuadas en cada caso, de forma que queden firmes y perfectamente fijadas.

La grava para el relleno de la zanja será de la misma  granulometría que la usada en la capa de drenaje, limpia de polvo y finos. Al echarla en la zanja se deberán tener en cuenta las especificaciones de los tubos de drenaje, para que no se produzcan roturas.


Características de una zanja de drenaje
Las Normas especifican que:
P debe ser superior o igual al diámetro de drenaje más 15 cm.
L debe ser superior o igual al diámetro de drenaje más 5 cm.
L debe ser superior o igual a 5 veces el diámetro de los elementos más grandes del filtrante. (Esto no puede ser aplicado a nuestro caso  porque en el nivel freático suspendido se dispone de una capa intermedia de sellado).
La pendiente mínima debe ser del 0.5%.

Capa de drenaje
El espesor de la capa de grava deberá venir determinado en el proyecto de obra y deberá ser similar al espesor de la última capa de cultivo, pudiendo estar comprendido entre 20 y 30 cm de media sobre toda la superficie del terreno de juego.


    Detalle de la formación de las zanjas de drenaje.

La granulometría será variable, dependiendo de las especificaciones del proyecto, pudiendo usar distintas granulometrías en función de la granulometría de la capa de sellado superior. La aportación deberá ejecutarse de manera  tal, que no sufra daños la nivelación ejecutada anteriormente.

Capa de sellado
La capa de sellado, denominada también capa intermedia tiene como finalidad evitar la migración de materiales finos a la capa de gravas y drenes. Impidiendo su colmatación y obturación.

Esta capa de sellado constará de un espesor de aproximadamente 10 cm, siempre en función del espesor aportado en la capa de drenaje inferior definida en el proyecto y será distribuida homogéneamente por toda la superficie del terreno de juego.

La granulometría deberá ser la adecuada para el normal desarrollo y funcionamiento del drenaje, siempre inferior a la usada en la capa anterior de drenaje.

Tras la aportación de la capa de sellado se deberá proceder a su perfecta nivelación.


    Suministro y aportación de arenas de
    granulometría especial para la formación
    de la capa de cultivo.

La capa de cultivo
La capa de cultivo, lecho de siembra o substrato de cultivo debe reunir las características agronómicas necesarias para la perfecta germinación y nascencia de la semilla de césped y permitir su posterior crecimiento y desarrollo, y aún en el supuesto de implantar tepes de césped, las deberá reunir, pues en el mantenimiento futuro, la pradera de césped se resembrará con la frecuencia que se requiera.

A las características agronómicas deben unirse una serie de características físico-químicas que permitan el normal desarrollo del juego del fútbol, rugby o atletismo sobre la pradera cespitosa, que a su vez se convertirá en pradera cespitosa deportiva.

La base de la capa de cultivo la formará una capa de arena que deberá cumplir unos requerimientos mínimos que a continuación se detallarán y a la cual se le deberá añadir todo un complejo conjunto de acondicionadores de suelos, mejorantes de la estructura, enmiendas, fertilizantes, enraizantes, vitaminas, hormonas etc., que logren la cohesión de las distintas partículas y conformen la estructura y la textura adecuadas para una perfecta formación de una pradera cespitosa deportiva de alto nivel.


    Aportación de arena sobre capa de blending
    para la formación de la capa de cultivo.

La textura de la capa de cultivo debe ser franco arenosa según la clasificación granulométrica de las normas STRI.

Las características de los materiales empleados deben ser las siguientes:

  • Arena de origen silíceo, arena lavada de río, arena lavada.
  • Contenido en Ca CO3 - Inferior al 10%.
  • Partículas mayores de 4 mm. - Máximo el 2%
  • Partículas entre 2 y 4 mm. - Máximo el 10%
  • Partículas entre 0'25 y 1 mm. - Mínimo el 75%
  • Partículas menores de 0'002 mm. (arcillas) - Máximo el 3%
  • Partículas menores de 0'063 mm. (limos) - Máximo el 5%
  • Partículas menores de 0'125 mm. (finos) - Máximo el 15%
  • El valor del pH ideal debe ser: 7
  • Coeficiente de dispersión de la arcilla: 45%
  • Porosidad: 50%
  • Porcentaje de materia orgánica: Máximo el 10%
  • Velocidad de infiltración: 200 a 250 mm./h.

Acondicionamiento de la capa de cultivo
previo a la siembra

Las arenas se suministrarán mediante camiones Dumper o Bañeras hasta el propio terreno de juego y se acopiarán en un lugar adecuado muy próximo al Estadio, hasta el momento de su aportación que se hará con camiones de bajo tonelaje y tractores pala.

La práctica totalidad de las arenas usadas en las construcciones deportivas son inertes, filtrantes y excesivamente maleables, por lo que es necesario aportar mejorantes de la estructura, acondicionadores de suelos, retenedores de humedad, bioestimulantes radiculares, bioactivadores energéticos, abonos biorgánicos, fertilizantes de liberación controlada, lenta liberación o minerales específicos para céspedes para lograr la cohesión de las partículas formadoras de la capa de cultivo y conformar un substrato de cultivo idóneo para el desarrollo del césped y la práctica del deporte requerido.

En el caso de aportar turbas, salvo que especificaciones de carácter agronómico severo lo consideren inadecuado, siempre será preferible la aportación al substrato de cultivo de turba rubia a turba negra, ya que en la turba negra parte de sus filamentos pueden llegar a formar efectos coloidales no deseados sobre la superficie de la pradera cespitosa cuando el césped tiene pocos meses de vida.

La turba deberá contener un mínimo de agua del 30%.

El contenido en materia orgánica de la turba deberá ser superior al 90% con una porosidad del 85%.

En el caso de ser turba rubia envasada se suministrará mediante camión frigorífico hasta un lugar apropiado de la obra, en el cual se procederá a su descarga. Seguidamente o bien se vaciarán y amontonarán todos los sacos de turba y mediante camiones y palas se aportará a la capa de cultivo o bien se irán distribuyendo de forma uniforme los sacos por las inmediaciones del terreno de juego y se irá procediendo a su paulatino vaciado.


    Detalle del acondicionamiento de la capa
    de cultivo con maquinaria especial.

Posteriormente se incorporará a la capa de cultivo mediante máquinas especiales incorporadoras envolventes para estos fines.

En el caso de no disponer de máquinas incorporadoras envolventes se deberán mezclar todos los mejorantes con la arena fuera del terreno de juego, mediante palas cargadoras e incorporar al terreno de juego la capa de cultivo.

Antes del pase de la máquina incorporadora se adicionarán a la capa de cultivo el resto de acondicionadores de suelos, fertilizantes de liberación controlada, lenta liberación, minerales, materia orgánica, mejorantes de la estructura, bioestimulantes y bioactivadores, que se consideren necesarios.

La mayoría de estos materiales se aportarán mediante abonadora centrífuga suspendida de gran capacidad y capaz de proporcionar una completa homogeneidad de los materiales aportados o bien con una recebadora de gran uniformidad, todas ellas suspendidas o arrastradas por tractores con ruedas de alta flotabilidad especialmente indicados para su uso en céspedes deportivos.

Todos los materiales aportados, serán incorporados a la capa de cultivo  y mezclados por la propia máquina incorporadora envolvente o mezclados fuera del terreno de juego con la arena mediante palas cargadoras si no se dispone de este tipo de máquinas especiales.

En el caso de que en la zona no se encuentren materiales que cumplan al 100% los requisitos citados, se aportarán al substrato de cultivo, todos aquellos correctores y acondicionadores necesarios para lograr un substrato de cultivo idóneo.


Nivelación de la capa de cultivo mediante
refinadora láser de alta precisión.

Cubierta vegetal
Una vez se haya procedido a elaborar la capa de cultivo y esta se encuentre perfectamente asentada y en condiciones de laboreo, se procederá a la nivelación láser final de la capa de cultivo previa a la siembra o plantación de tepes.

Para realizar la siembra o la plantación de tepes, se deberá disponer de sembradoras de alta precisión arrastradas por tractor con ruedas especiales para césped. Para la colocación de tepes se deberá disponer de devanaderas hidráulicas autopropulsadas o suspendidas de tractores de alta flotabilidad, para la colocación de tepes de forma homogénea y sin contratiempos.

La siembra del césped
Antes de iniciar la siembra se estudiarán los factores climatológicos y agronómicos de la zona para facilitar la elección del tipo de semilla a utilizar, tras ello se procederá a elegir una formulación que acorde a los parámetros anteriormente descritos se adecuen a los factores estrictamente deportivos y a las necesidades de uso del terreno de juego.


    Prueba del sistema de riego previa a la
    siembra del terreno de juego.

Entre las distintas formulaciones que podrían incorporarse destacaríamos las siguientes:
Uso elevado del campo:                                                                                            
70% Festuca Arundinácea  
20% Ray Grass Inglés  
10% Poa Pratense  

65% Festuca Arundinácea
25% Ray Grass Inglés
10% Poa Pratense

70% Festuca Arundinácea
30% Ray Grass Inglés

En función de la climatología y agronomía se elegirían las variedades más apropiadas de estas especies cespitosas.

Uso restringido del campo:                                                                                 
60% Ray Grass Inglés 
40% Poa Pratense             

50% Ray Grass Inglés
45% Poa Pratense
  5% Poa Annua Reptans

60% Ray Grass Inglés
35% Poa Pratense
  5% Poa Supina

Al igual que en el caso anterior se elegirían aquellas variedades más apropiadas de todas estas especies cespitosas.


Detalle de sembradora de precisión
profesional de gran anchura de siembra.

La siembra se realizaría mediante una sembradora de alta precisión, provista de una tolva con calibrado de gran precisión para la siembra de semillas de césped, un rodillo enterrador de semilla y una niveladora del terreno, o en su defecto de una sembradora de precisión con pases seguidos de rodillo y rulo de siembra nivelador.

La sembradora deberá ir suspendida de un tractor con ruedas de alta flotabilidad y baja compactación especialmente diseñado para realizar trabajos específicos en áreas verdes deportivas.

Tras la siembra se procedería a dar, si fuese realmente necesario, un recebado ligero con los mismos materiales que forman la capa de cultivo para que la germinación de la semilla se realice en oscuridad y evitar pérdidas por arrastre de viento, pájaros u otras inclemencias.

El recebado se aportaría mediante una recebadora, con ruedas de baja compactación, capaz de aportar el recebo de forma totalmente uniforme y homogénea sobre la superficie del terreno de juego, sin producir reblandecimientos ni baches. Dicha recebadora al igual que la sembradora deberá ir arrastrada por un tractor especialmente adaptado para céspedes deportivos


    Terreno de juego en perfectas condiciones
    realizado mediante siembra directa usando
    semillas seleccionadas.

Anteriormente a la siembra, la capa de cultivo se habrá abonado con un abono de fondo especialmente apropiado para ello, y tras la siembra se realizarán cuantos tratamientos de fertilización líquida orgánica e inorgánica sean necesarios, así como los aportes nutricionales en forma de abonos sólidos de lenta liberación que se necesiten para el normal funcionamiento y desarrollo del césped.

Tras la germinación de la semilla y la futura cubrición de todo el terreno de juego por una cubierta vegetal cespitosa completamente uniforme y homogénea se deberá proceder a realizar las siegas regulares, tratamientos fitosanitarios, aportación de bioestimulantes, bioactivadores, y todas aquellas labores propias de un mantenimiento de alta calidad que garanticen la futura funcionalidad de la pradera cespitosa deportiva en cuestión. 

Colocación de Tepes
En el caso de optar por el suministro e instalación de una pradera cespitosa deportiva basándose en tepes de césped natural, se deberá optar por la instalación de maxirollos de tepes de gran formato, de alrededor de 20 metros cuadrados de superficie y 2 centímetros de espesor y menos de 0,4 milímetros de thatch.

Según el futuro nivel de intensidad de uso de la pradera cespitosa deportiva, se puede aportar dos tipos de formulaciones de tepe.

Uso intenso:   
70 % Festuca Arundinácea   
30 % Poa Pratense    

Uso medio/bajo:
50 % Ray Grass Inglés
30 % Festuca Rubra
20 % Poa Pratense

Los maxirollos de tepe de césped se suministrarán según la época del año en que se coloquen bien en camiones frigoríficos, bien camiones de lona o bien en frigolonas, si se han de suministrar en camiones frigos existe la opción de aportar la colocación de maxirollos de formato medio de 10 metros cuadrados de superficie que pueden ir paletizados y con lo cual se pueden descargar por la parte trasera de un camión frigorífico, mediante carretillas elevadoras, toros de descarga y transpallets.


Pista de atletismo a los dos meses de
finalizar la siembra, con detalle del
riego en funcionamiento.

Para la colocación de los tepes de césped de manera homogénea y sin dañar la capa de cultivo, se deberá disponer de varias devanaderas hidráulicas que aseguran un nivel de acabado de gran precisión bien suspendidas de tractores con ruedas de baja compactación y alta flotabilidad para laborar en céspedes deportivos o diversas devanaderas autoproulsadas para con ello garantizar una perfecta homogeneidad de la cubierta vegetal y una minimización del tiempo de colocación.

Los tepes deberán ser posteriormente fumigados mediante tratamientos fitosanitarios completos usando fungicidas, bioestimulantes foliares específicos, bioactivadores, bioenraizantes e insecticidas específicos para céspedes que proporcionen una pantalla protectora intensa frente al desarrollo de enfermedades criptogámicas de origen fúngico o a la aparición de plagas de insectos lepidópteros o coleópteros a la par que junto a las labores de enraizamiento posteriores puedan enraizar y desarrollarse de forma rápida, progresiva y en perfectas condiciones.

Finalmente los tepes de césped deberán ser fertilizados mediante la aportación de un abonado de lenta liberación de formulación especial para céspedes deportivos para equilibrar su nivel nutricional.

Siegas continuadas y un esmerado mantenimiento posibilitarán la obtención de un área verde deportiva de alto nivel.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017SECH -Sociedad Española de Ciencias Hortícolas

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS