Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
¿Qué ocurre con el agua de riego sobrante?

Recogida de lixiviados en hidroponía

Cristobal Balibrea14/04/2003

El agua de riego sobrante? Normalmente, se deposita en las proximidades del cultivo, se recoge y se vierte al exterior o se recircula.


No vamos a ponderar en esta exposición, por su obviedad, las grandes ventajas de los cultivos hortícolas intensivos sin suelo sobre los tradicionales en suelo. Y tampoco la indudable tendencia actual de reconversión de explotaciones agrícolas a esta alternativa por su indudable interés, tanto económico como por su vinculación positiva ante el compromiso con la protección del medio ambiente.
Actualmente se entiende por cultivo sin suelo a aquellas técnicas de cultivo que emplean un sustrato diferente del suelo natural, soportados por lo que genéricamente se llama contenedores. En este medio radicular las plantas van a recibir los nutrientes, el agua de riego necesaria para su asimilación y el oxígeno requerido para su respiración. Para que se produzca el equilibrio respiración-solución nutritiva, es preciso que el agua sobrante de la fertirrigación sea desalojada por los correspondientes drenajes y evitar así daños por asfixia radicular.
¿Qué ocurre con el agua sobrante (lixiviados) de la fertirrigación?. Pues que se depositan en las proximidades del cultivo (sistema abierto), se recoge y se vierte al exterior (sistema abierto) o se recoge y se recircula (sistema cerrado). En el primer caso, la contaminación es evidente por efecto de la acumulación de productos no deseados, nitratos y fósforo principalmente, y propagación de patógenos de difícil eliminación.
En el segundo caso, el problema sólo se traslada y su problemática dependerá del uso dado a estos lixiviados. Sólo en el tercer caso, aunque precisa de un mayor componente tecnológico, aporta una viabilidad de futuro.
La reincorporación de lixiviados a la fertirrigación, precisa de la recomposición de las soluciones nutritivas recirculantes, pero disminuye la contaminación medioambiental, economiza fertilizantes y la cada día más escasa disponibilidad de agua. En definitiva, debemos trabajar para desarrollar sistemas y estrategias directamente asociados al nuevo marco al que estamos destinados, como es el de desarrollar cultivos bajo unas «Buenas Prácticas Agrícolas».