Horticultura Mediterránea

Almería y el desafío de la globalización

Miguel Sierra02/12/2002

2 de diciembre de 2002

Francisco Ferraro, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, sostiene que los efectos de la globalización y los elementos intangibles serán los nuevos elementos distorsionantes del sector y condicionarán su futuro desarrollo. La conferencia tuvo lugar en el I Congreso Internacional sobre Horticultura Mediterránea en Almería.

Francisco Ferraro, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, sostiene que los efectos de la globalización y los elementos intangibles serán los nuevos elementos distorsionantes del sector y condicionarán su futuro desarrollo. La conferencia tuvo lugar en el I Congreso Internacional sobre Horticultura Mediterránea en Almería.

A partir de esta conferencia, Rafael Losilla de la revista F & H realiza una serie de reflexiones, de las cuales extraemos los conceptos medulares.

Almería ha sufrido un crecimiento enorme en su capacidad productiva en el último tercio del siglo XX, que le ha supuesto superar la media andaluza del Producto Interior Bruto y acercarse a la media nacional. Este crecimiento tiene su razón en el sector agrícola.

Estos alardes tienen su contrapunto en dos factores: la internacionalización y los llamados factores "intangibles". Estos dos factores son los llamados caballos de batalla de la industria hortofrutícola almerienese en el futuro.

El proceso de globalización supondrá un duro incremento de la oferta y la competitividad. Estados como Turquía, Marruecos o Egipto llaman a la puerta de los mercados y "cualquier esfuerzo por evitar la competencia externa es poco rentable", indica Ferraro.

Este presupuesto debe ser asumido por el sector y superarlo mediante la inversión en tecnología y formación. "Será necesario una mano de obra más cualificada y un profesional y empresario más formado en los próximos años, por lo que es aconsejable la formación", afirma Ferraro.

La formación, el capital humano, la imaginación o la inversión y voluntad en I + D son los elementos intangibles a los que se refiere el catedrático Francisco Ferraro y que de su evolución dependerá el futuro del sector agrícola en Almería.