La delegación española es representada por ASAJA

XXX Conferencia UE-Norteamérica sobre Agricultura

HorticomNews04/11/2002

Ha tenido lugar en la ciudad de Guadalajara (México) la 30 Conferencia sobre Agricultura entre la Unión Europea y Norteamérica (México, EE.UU. y Canadá). Durante tres dias se han tratado los principales aspectos que afectan a los distintos modelos de agricultura a ambos lados del Atlántico.

En la primera sesión, y tras el discurso de bienvenida del Delegado del Gobierno en Jalisco, se ha realizado un análisis detallado de la situación del medio agropecuario en México, por parte del Senador Bonilla Robles, antiguo presidente de la Confederación Mexicana de Propietarios Rurales y Armando Paredes, presidente de la Confederación Nacional Agropecuaria.

 

Ambas intervenciones fueron muy críticas con el cumplimiento del acuerdo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en donde el sector agrario mexicano se ha visto muy seriamente perjudicado. En palabras del Senador Bonilla, "en lugar de ser socios somos competidores". En esta competencia el principal beneficiario ha sido precisamente EE.UU., que con su política de ayudas internas ligadas a la producción y sus apoyos a la exportación han prácticamente invadido México de productos agrarios y agroalimentarios, sin que el productor mexicano sea capaz de competir, lo que ha provocado que su índice de autoabastecimiento haya descendido hasta el 70%. Esta evolución se puede agravar con la aprobación y puesta en marcha de la nueva Ley Agraria de los EE.UU.

 

Por su parte, EE.UU. pone serias barreras no arancelarias a las exportaciones mexicanas de productos agroalimentario (restricciones en el transporte, barreras fitosanitarias, etc.), con lo que defiende su producción interna. De hecho y salvo algunas excepciones, como el aguacate o el tomate, las exportaciones hacia EE.UU. han disminuido sensiblemente, agravado con el aumento del coste de los factores de producción (semillas, energía, fertilizantes, etc.) muy superiores a los pagados en EE.UU., y por la situación poco incentivadora para la exportación como consecuencia de la revalorización del peso mexicano, según afirmo Armando Paredes.

 

Ambos participantes reclamaron la revisión del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica y apostaron por un modelo de ayudas internas que no distorsione los mercados internacionales, poniendo de ejemplo la PAC que practica la Unión Europea

 

David King, Secretario General de la Federación Internacional de Productores Agrarios hizo una detallada evaluación de la situación económica y agraria en el mundo tras los acontecimientos del 11 de septiembre, haciendo hincapié en el carácter dominante de la economía norteamericana como referente de la evolución del resto del Planeta. Así, el refuerzo en el apoyo de sectores económicos clave en la economía norteamericana, entre ellos la agricultura, la aparición de irregularidades contables en las principales compañías, la caída de la bolsa y sus efectos en las familias norteamericanas o la pérdida de confianza en la nueva economía han tenido una importante repercusión en el proceso de desaceleración económica, proceso del que USA ya se ha recuperado y se esperan crecimientos económicos sensiblemente superiores a los europeos.

 

De cara al futuro, son varios los factores a tener en cuenta, según David King; entre ellos, la nueva Farm Bill, la ampliación de la UE, las negociaciones en la OMC, la evolución del Euro y sus efectos en las exportaciones europeas. También hizo alusión a los escasos efectos benéficos de la temporada de monzones en la India y Pakistán o la sequía que va a padecer África en los próximos meses.

 

Brasil y Argentina fueron también tratados. La incertidumbre de la toma del poder de Lula en Brasil y la concesión de un crédito por parte del FMI al gobierno deberán ser estudiadas en el futuro. La crisis argentina ha supuesto un aumento de las exportaciones agroalimentarias de cerca del70%. Esta jornada fue clausurada por Gerd Sonleitner, Presidente del COPA, que llamó la atención sobre el papel de la agricultura y de la agroindustria como paliativo de las crisis provocadas en otros sectores.

 

La segunda Jornada estuvo dedicada en su práctica totalidad al debate sobre "Politica agricola: ayuda interna – subvenciones a la exportacion- ¿cómo estan calculadas y repartidas?, tema central de la Conferencia Agraria entre Europa y Norteamérica (USA, Canadá y México). La presidencia de la mesa y dirección del debate corrió a cargo de Ricardo Serra Arias, representante de ASAJA, que introdujo la discusión resaltando que tras la ultima conferencia celebrada el año pasado en Salzburgo se habían producido hechos trascendentes, como el lanzamiento de una nueva Ronda de negociaciones en la OMC en Doha; la promulgación de la nueva Ley Agraria Americana (Farm Bill); la propuesta de revisión intermedia de la PAC, presentada por el Comisario Fischler en junio de 2002 y el acuerdo de integración de los 10 países del Este de Europa con fecha de 2004.

 

Las intervenciones de los distintos ponentes se centraron en la ayuda interna que reciben los agricultores y su influencia en la distorsión del mercado, siendo la generalidad de ellos altamente críticos con la nueva legislación americana, naturalmente a excepción del representante de los EE.UU. Bob Stallman.

 

A juicio de los intervinientes supone una contradicción con lo pretendido por la Organización Mundial del Comercio, tal y como afirmó el representante mexicano Enrique Domínguez " distorsionan el mercado, impiden el desarrollo de los países y frenan el crecimiento de los precios mundiales ".México reclama una Política Agraria al estilo de la europea en el seno del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. El actual TLC esta llevando a la ruina a numerosos pequeños productores mexicanos, afirmó Dominguez.

 

Bob Stallman, representante de la American Farm Bureau Federation, hizo una exposición de la nueva Farm Bill, explicando el programa de red de seguridad de cultivos que se basa en tres escalones para la formación de los ingresos recibidos por el agricultor norteamericano en los distintos cultivos: las ayudas de mercado y pagos compensatorios a un precio base, ligados a la producción; los pagos directos desacoplados de la producción y las ayudas contracíclicas desacopladas de la producción pero no del precio del producto. Este sistema garantiza la renta del agricultor alejándolo de las vicisitudes del mercado mundial.

 

Finalmente afirmó que la nueva Farm Bill no supondrá un incremento del presupuesto si se considera el dinero dedicado en años anteriores en concepto de pagos extraordinarios de emergencia, que el Gobierno de los EE.UU. puso a disposición de los agricultores como consecuencia del fracaso de la anterior Ley Agraria Americana, de marcado carácter liberalizador.

 

Estas afirmaciones fueron fuertemente contestadas por el resto de las delegaciones, que niegan el carácter desacoplado de las nuevas ayudas USA y cuestionaron su particular visión de un sistema que no supone una distorsión del comercio.

 

El delegado de la Unión Europea, Noel Devisch, resaltó los esfuerzos de la Unión Europea para disminuir las ayudas agrarias distorsionadoras del mercado, la apertura de los mercados europeos y la disminución de las exportaciones subvencionadas desde la UE. También recalcó las condiciones de producción en materia de respeto medioambiental, bienestar animal y seguridad alimentaria, que deben ser reconocidos en el seno de la OMC

 

La UE lleva a cabo desde hace años una importante tarea en materia de gestión de la oferta y control de la producción, que beneficia no solo a los precios internos de la UE, sino de todo el mundo ya que al no presentarse en los mercados internacionales excedentes europeos, los precios no se deprimen.

 

Por otra parte, la UE es el principal importador mundial de productos agroalimentarios, y en especial de países en desarrollo (cerca del 80 % del total de las importaciones de la UE proceden de estos países) y suponen mas del doble de lo que importa EE.UU.

 

Como conclusión, mas allá de lo que supongan las ayudas internas a la agricultura en los países más desarrollados, lo fundamental es encontrar un modelo que produzca las menores distorsiones en los mercados mundiales y permita el desarrollo de las agriculturas de los países en desarrollo, a la vez que garantice el mantenimiento de la actividad agraria y el medio rural en los países mas avanzados.

 

La tercera jornada estuvo dedicada en su práctica totalidad a la sesión titulada "El comercio agrario internacional: Presente y futuro. La OMC, Acuerdos de Libre Cambio y Países en Desarrollo". La mesa fue copresidida por el presidente de la FNSEA (Francia), Jean Michel Lemetayer y Bob Stallman , presidente de la American Farm Bureau Federation de los EE.UU.

 

Por parte de la UE, Gerard Doornbos, de Holanda, recordó el calendario establecido en Doha para las negociaciones en la OMC. (Marzo de 2003 fecha tope para la presentación de propuestas por parte de los países o grupos de países y diciembre 2004 para alcanzar un acuerdo) y se centró en la protección de las denominaciones de origen y reclamo el establecimiento de una lista de productos protegidos. En cuanto a los aspectos no comerciales, defendió el modelo multifuncional de la agricultura europea y exigió su incorporación efectiva en las negociaciones comerciales. En cuanto al Órgano de solución de diferencias de la OMC demandando mayor transparencia y equilibrio en su composición y decisiones, mostrándose a favor de ofrecer asistencia a los Países en Vías de Desarrollo para que hagan efectivo el sistema.

 

El representante de Canadá, Bob Friessen, baso su intervención en la necesidad de recuperar el poder de los agricultores frente a la actual situación de indefensión ante las grandes compañías multinacionales. En este sentido justifico el papel de los Marketing Boards (Consejos comerciales) como instrumento para dar este poder a los agricultores. En definitiva los Marketing Board sirven para regular la oferta sobre una triple acción; primero la de control de las importaciones; segundo, la fijación de precios y, por último, la planificación de las producciones.

 

A pesar de que este sistema esta cuestionado en la OMC, Friessen defiende su transparencia y legalidad, incluso propone su adaptación en otros países. Dice que hay muchas medidas actualmente dentro de la "caja verde" (medidas que no tienen efecto sobre los precios o las producciones y por tanto no están sujetas a reducción), que tienen un efecto directo en el comercio, por lo que aboga por una redefinición de esta "Caja" en la OMC.

 

Respecto a los países en vías de desarrollo, el representante de Canadá es de la opinión de que estos han abandonado sus exportaciones hacia los países ricos, ya que las barreras, en especial fitosanitarias, lo impiden en muchos casos. Por otra parte, la competencia de las importaciones baratas impiden su desarrollo. En definitiva, los PVD, al igual que los países ricos, necesitan ayudas para su agricultura, y fundamentalmente para la mejora de sus estructuras.

 

Por parte de los EE.UU. Alan Lee, expuso la propuesta del gobierno Bush en Ginebra, ante la OMC, en la que se pide reducir las subvenciones a la exportación en 5 años, así como la supresión efectiva de todas las barreras al comercio agrario. Fue respondido por el representante de la UE quien acuso a los EE.UU. de practicar una política contraria a los que propone en Ginebra poniendo como ejemplo el caso de las cuotas de importación de leche de Canadá. En cuanto a la reducción de las ayudas a la exportación, Europa responde que las medidas de apoyo interno aprobadas en la Farm Bill tienen el mismo efecto, sino más, de distorsión de los mercados que cualquier ayuda a la exportación, ya que Europa no fija los precios mundiales y las restituciones son un modo de ajustar el precio interno al internacional, pero en ningún caso hacen presión directa a la baja de los mismo.

 

En cuanto al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, se produjo una clara disparidad de puntos de vista entre los tres socios del TLC. Mientras México acusaba a los EE.UU. de incumplir el Tratado, provocando claros perjuicios para sus productores, hasta el punto de provocar la ruina de numerosos pequeños agricultores, y Canadá, que puso de manifiesto el riesgo para la competitividad de sus explotaciones como consecuencia de los enormes subsidios aprobados en la nueva Farm Bill americana, hasta el punto de que ambos reclamaron una revisión del Tratado en 2003, los EE.UU. afirmaban su satisfacción por el acuerdo llegando a afirmar que "era beneficiosos para los tres socios comerciales" según palabras de Nick Giordano, ponente estadounidense.

 

El ponente de la UE, el alemán Christian Bar, resalto que Europa es la potencia que más acuerdos comerciales tiene firmados con el resto del mundo, hasta el punto de que más de las dos terceras partes de sus importaciones proceden de países con los que tienen firmado algún tipo de acuerdo de preferencia generalizada, algunos de los cuales no exigen reciprocidad por parte del País en Vías de Desarrollo.

 

En cuanto a las perspectivas de la UE acerca del comercio mundial y los Países en Vías de Desarrollo, la ponente sueca volvió a recordar los numerosos acuerdos que la UE tienen firmados con los países del Africa, Caribe y Pacifico, la zona mediterránea (Magreb), Iberoamérica (Chile, México, Pacto Andino y en breve Mercosur), la iniciativa Todo Menos Armas para los 49 países más pobres del planeta, etc. Sin embargo, se cuestiona si los beneficiarios son realmente estos países en desarrollo, o más aun, los agricultores de estos países, o por el contrario son los países más industrializados que tienen acceso a productos como café o cacao.

 

Si bien la agricultura se ha demostrado clave en el desarrollo de los países menos avanzados, la Sra. Trapp se cuestiona la definición de PVD. "¿Argentina es un país en desarrollo en términos de agricultura?".

 

Por último, la ponente europea propuso estudiar los efectos de las distintas políticas agrarias en los países en desarrollo, así como la revisión de los programas de ayuda alimentaria, para que se apliquen en auxilio de situaciones extremas y no como vehículo para deshacerse de los excedentes de producción, en clara alusión a la practica habitual de los EE.UU.

 

Ya en el debate, el representante belga hizo una alusión a la frustración que puede significar el acuerdo Todo Menos Armas para los países más pobres, ya que en producciones sensibles como pueden ser el arroz, el azúcar o el plátano, la reforma de las correspondientes Organizaciones Comunes de Mercado puede llevar a equiparar los precios de intervención a los mundiales, con lo cual el exportador de los países pobres no encontrara ningún beneficio en la venta, ya que lo que le interesa es vender a precios superiores.

 

La delegación española, representada por ASAJA, puso como ejemplo la propuesta de reforma del arroz en la revisión intermedia de la PAC, que reduce a la mitad el precio de intervención, precisamente para equipararla a los precios internacionales. También recordó que son precisamente los productos mediterráneos –frutas y hortalizas, aceite de oliva, vino, algodón, etc.- los que mas se ven afectados por los acuerdos de Asociación y Libre Cambio que la UE firma con el resto del mundo, afirmó Ignacio López, director de relaciones internacionales de ASAJA.

 

En cuanto a las políticas a favor de los Países en Vías de Desarrollo, ASAJA afirmo que la "liberalización no debe ser en si misma un objetivo, sino una herramienta más, como pueden ser la cooperación, las infraestructuras o la formación". En toda política de cooperación se deben tener en cuenta dos aspectos importantes; la identificación del beneficiario, de manera que el acceso a los mercados extranjeros redunde en mejoras de las condiciones de vida, salariales y laborales, y no en un mayor enriquecimiento de las grandes multinacionales o círculos cercanos al poder (es claro el ejemplo de la multinacional norteamericana del plátano que desmantelo su fabrica en Centroamérica, tras el huracán Mitch, abandonando a más de treinta mil familias).

 

Por otra parte, desarrollo significa también alcanzar ciertos niveles de autosuficiencia, alejándose del monocultivo especializado en la exportación y que en definitiva le impone una mayor dependencia de producciones básicas para su alimentación interna. ASAJA propone que todas las políticas a favor de los Países en Vías de Desarrollo vayan acompañadas de un seguimiento de las mejoras alcanzadas en estos términos.

 

Para mayor información, consultar la web: http://www.asaja.es

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH -Sociedad Española de Ciencias Hortícolas

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS