Tras una tendencia al descenso

Retos y oportunidades de los fitosanitarios

Ángela López19/08/2002

La industria fitosanitaria se enfrenta a muchos retos en un entorno reglamentario muy exigente y un mercado complejo influido por las inquietudes de los consumidores.
Artículo publicado en la Revista Horticultura 150, enero 2001.

La industria fitosanitaria se enfrenta a mucho retos en un entorno reglamentario más exigente y un mercado complejo muy influido por las inquietudes del consumidor.
En el último trienio se ha vivido una tendencia al descenso del mercado fitosanitario global por factores como bajos precios de las cosechas, pobre comportamiento de la rentabilidad agrícola e incremento en Europa del abandono de tierras. Estas condiciones externas han motivado la tendencia a la concentración. En palabras del Presidente de Ecpa, Michael Pragnell "estas duras condiciones han llevado a reducciones de costes importantes, incluyendo la pérdida de empleos en toda la industria".

La esperada mejora no está todavía clara y el año que viene no se presenta con grandes cambios. Pero la evolución demográfica dibujada por la FAO y el Banco Mundial apuntan a una duplicación del consumo calórico para el 2025 y una estabilidad en las zonas cultivables. Esta ascendente demanda de alimentos sólo puede verse satisfecha con la mejora de la productividad de las cosechas a través del uso eficaz de los fitosanitarios y el uso de semillas de mayor productividad. 

En el mercado español, los procesos de concentración de las grandes empresas han resultado en una reconversión del empleo, que en términos reales y absolutos no ha descendido desde 1995. Pero además, la industria fitosanitaria ha creado un importante tejido empresarial a su alrededor compuesto muchas veces por ex-ejecutivos y técnicos de la industria que han creado empresas de servicios para el sector como servicios especializados logísticos o de estudios de mercado y estadísticas, sin contar aquellos se han dedicado a la distribución oficial de productos por su conocimiento de la producción y los mercados. Este entramado ha reconvertido una parte muy importante del empleo y ha generado nuevo empleo al estructurar su negocio. Se avecina un cambio importantísimo en la revisión de sustancias activas en la UE, que cambiará la oferta de productos disponibles, especialmente para la agricultura mediterránea.

El origen de este cambio está en 1993, en la Directiva 91/414/CEE para armonizar la puesta en el mercado único europeo de los productos fitosanitarios. Esto se realizaría una vez establecida la obligatoriedad, para la autorización de cualquier formulado en cada Estado miembro, de que estuviese basado en una sustancia activa o molécula previamente inscrita en el Anexo I de la Directiva de la UE. El reglamento 3.600 que establecía la primera lista de sustancias activas a revisar y la forma de hacerlo, se publicó el 11-12-92, entrando en vigor el 1-1-93.  Han pasado 8 años y se han inscrito dos moléculas de las 90 seleccionadas. La Comisión acaba de promulgar el Reglamento 451/2000 que contempla la revisión de 148 sustancias activas y una tercera en la que se revisará el resto.

Es muy sintomático que esta revisión sea responsabilidad de la Dirección General de Salud y Protección del Consumidor o DG XXIV, lo que demuestra que los criterios que se aplican son de naturaleza sanitaria y no agronómica. Según Luis M. Smeets, funcionario ocupado de los fitosanitarios en dicha Dirección General,  sólo 215/220 sustancias activas se inscribirán a término en el Anexo I, incluyendo más de 60 nuevas, es decir que permanecerán en el mercado alrededor de 30-35 % de las actualmente disponibles. La Comisión pretende finalizar este proceso en 2003, aunque vista su evolución, es razonable pensar en un mayor horizonte de tiempo. Esa criba afectará muy especialmente a España por dos razones:

Primero, porque la diversidad de las condiciones agroclimáticas y cultivos exige un catálogo especialmente amplio. Por ejemplo, una compañía necesita 5 productos para realizar el 80 % de su volumen de negocio en Francia. Esa misma compañía necesita 25 productos para realizar ese mismo 80% en España. Por tanto, hay muchas más posibilidades de que la reducción de moléculas nos afecte más que a los países del norte de Europa dedicados a un número limitado de cultivos continentales y que son los que más influyen en la reglamentación comunitaria.

La segunda razón es nuestra gran necesidad de insecticidas, nematicidas y otros acaricidas en nuestros cultivos hortofrutícolas de regadío en climas cálidos. Muchos de esos  productos son organofosforados y están en el punto de mira de los legisladores. Si la exclusión general es del 65-70 %, en ese tipo de productos puede ser mucho mayor.

Además, como los grandes mercados mundiales están mucho más centrados en fungicidas y herbicidas para grandes cultivos continentales, el interés de las compañías de "defender" algunas moléculas de uso muy restringido y costosa defensa es muy cuestionable. Es normal que prefieran concentrar sus recursos humanos, económicos y técnicos en las líneas de productos para los grandes cultivos en los grandes mercados mundiales. La confección de un "dossier" de solicitud de autorización para determinado producto requiere, un elevado coste y una importante estructura para realizarlo. Nuestra Administración, especialmente el Ministerio de Agricultura, es consciente de la necesidad de defender a la agricultura española, y está preocupada por los usos esenciales, indispensables para mantener la rentabilidad y viabilidad de ciertos cultivos.

Será fundamental aunar y coordinar nuestros esfuerzos con los de los demás países mediterráneos que tienen los mismos problemas con los mismos cultivos y similares plagas. En ese sentido la industria no quiere dar la espalda a los agricultores, sus clientes más importantes, y está dispuesta a colaborar en la búsqueda de soluciones.
El objetivo es ampliar el mercado de esos productos, minimizar el coste del dossier de revisión y simplificar su realización. En esas condiciones cualquier ente interesado en el mantenimiento de esas moléculas puede abordar su defensa.

Para alcanzar ese objetivo, es indispensable listar esos usos esenciales definiendo el concepto de producto/plaga y/o enfermedad/cultivo. En un trabajo conjunto de las asociaciones/empresas y administraciones de los cinco países mediterráneos, tendremos que establecer "un máximo común múltiplo" es decir un listado de productos que permita resolver las necesidades de estos países.

Podríamos integrar también en ese grupo a otros países de la U.E. afectados por producciones hortofrutícolas intensivas como Holanda. Establecido el listado, habría que buscar el consenso dentro del marco reglamentario de la Directiva 91/414/CEE, entre los responsables de la Sanidad Vegetal, sobre criterios como:

- Mutuo reconocimiento explícito. Siempre y cuando las condiciones agroclimáticas sean comparables, si uno de esos países autoriza cierto producto o uso, los otros cuatro se comprometen a conceder la misma autorización en las mismas condiciones.

- "Despejar" cultivos "mayores" de referencia para establecer extrapolaciones de mayor a menor o de un cultivo de referencia a un conjunto de cultivos. Parte de ese trabajo está ya realizado.

- Buscar una complementariedad geográfica.

La industria, a través de las cuatro ediciones de Conferencias mediterráneas (Roma, Sevilla, Niza y Creta) ha propiciado ese entendimiento entre las diferentes administraciones. En Creta se llegó a un consenso sobre una lista de cultivos/usos menores que puede servir de punto de partida para establecer esa lista de usos esenciales, a la que habrá que añadir algún cultivo/uso mayor que sea esencial.

Podemos ya ponernos a trabajar en cada país, intercambiando conclusiones sobre extrapolaciones, mutuos reconocimientos, etc., para que en la 5ª Conferencia Mediterránea, prevista para el primer trimestre de 2002, en Portugal, podamos consensuar conclusiones prácticas.

El siguiente paso es que cada estado miembro presente las mismas peticiones a la Comisión y que ECPA lo planteé simultanea y globalmente en Bruselas. Involucrar a organizaciones como COPA-COGECA en esa estrategia común puede fortalecer la estrategia de puesta en común.

Más optimistas son los resultados publicados del estudio "Prospectiva Tecnológica en el Sector Agroquímico Español: Horizonte 2000-2015" elaborado por el OPTI (Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial) fundación de centros de investigación independientes creado en 1997 para realizar estudios que ayudasen a la Administración a tomar decisiones de apoyo tecnológico. 
Estos resultados muestran un interesante panorama a medio plazo para la industria fitosanitaria.  Se pronostica que la Administración Comunitaria dedicará parte del presupuesto de la PAC a campañas de difusión/comunicación dirigidas a los agricultores que establecerán vínculos entre los potenciales beneficios y los riesgos de los productos cuyo resultado final será una mejora sustancial en la percepción social de los productos fitosanitarios en un horizonte de hasta 2009.
Los consultados pronostican en el ámbito del empleo que habrá un recorte por encima del 50% de las ayudas públicas al sector agrario español cuya principal consecuencia será una disminución de un 25% de la población dedicada a la agricultura en España.

En el ámbito reglamentario, los consultados concluyen que habrá un incremento de requerimientos mínimos para el registro de nuevos productos a corto plazo.  Esto favorecerá la continuidad de procesos de concentración con su consecuente corrección a la baja del empleo corregido cualitativamente y la reducción de los catálogos. Este entorno resultará en el dominio de las grandes empresas en el mercado aunque también se pronostica la apertura de nichos de mercado para las PYMES con suficiente adaptabilidad para suministrar de inmediato a las demandas del consumidor.

Como conclusión, podemos afirmar que por la tremenda dependencia de condiciones externas a la que esta sometida la industria (climatología, enfermedades y plagas vegetales, demandas del mercado final, exigencias sanitarias y ambientales, miedos o prevenciones del consumidor), ésta es una de las más dinámicas en la actualidad.  Se avecinan grandes cambios, sí, pero los retos también representan oportunidades y esperamos estar a la altura para adaptarnos en el sentido más amplio y positivo a ellas.

www.ediho.es/pe2002

Para saber más alopezb@teleline.es

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017SECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS