Grandes beneficios de la naturalización de los paisajes

La conservación de los setos vivos

Marta F. Rebollos03/08/2002

3 de agosto de 2002

Para potenciar los múltiples beneficios de los setos y barreras naturales en el paisaje, la Consejería de Medioambiente de la Junta de Andalucía está llevando a cabo una Campaña para la Conservación y Recuperación de los Setos Vivos en Andalucía.

Dispersos por la geografía española no es difícil encontrar restos de vegetación arbustiva o arbórea, forestal o agrícola naturalizada, cuya existencia está muy relacionada con el manejo que se ha realizado tradicionalmente en las tierras agrícolas limítrofes y cuya importancia ecológica está siendo cada vez más reconocida.

Setos, cercados, vallados, riberas, cortavientos y otros enclaves forestales cumplen una importante función que no ha pasado desapercibida para los agricultores. Los beneficios tanto ambientales como económicos que dicha vegetación proporciona son innumerables, si bien históricamente poco reconocidos.

Por ejemplo, los setos protegen contra el viento, disminuyen el riesgo de heladas, evitan la dispersión del agua de riego por aspersión y aumentan la humedad atmosférica y la cantidad de agua depositada en forma de rocío.

Reducen la erosión, contribuyendo a retener la tierra y a gijar las laderas dificultando su deslizamiento y garantizando la seguridad de viviendas e infraestructuras.

Evitan las inundaciones y confieren al paisaje una belleza que, junto al mantenimiento de la fauna silvestre, mejoran el rendimiento cigenénico de las fincas e incrementan las posibilidades turísticas de la zona.

Para potenciar todos estos beneficios, la Consejería de Medioambiente de la Junta de Andalucía está llevando a cabo una Campaña para la Conservación y Recuperación de los Setos Vivos en Andalucía.

Para más información: caae@caae.es