De la planificación a su implantación física

La instalación de arbolado urbano

Javier Fernández Villameytide01/08/2002

En este artículo se hace un repaso a las situaciones más corrientes que, a nivel de planificación, deberían tenerse en cuenta a la hora de instalar arbolado en nuestras ciudades, para permitirnos gozar de sus multiples beneficios durante un mayor número de años.

Es común encontrar publicaciones de todo tipo dedicadas a la descripción de técnicas y trucos para plantar correctamente un árbol según las características del terreno, desarrollo del sistema radicular y demás factores; sin embargo, no son tantas las páginas dedicadas a establecer una serie de recomendaciones desde el punto de vista de la planificación basadas simplemente en el sentido común aunque de habitual incumplimiento en nuestras ciudades.


No hay más que pasearse por cualquier calle de cualquier ciudad para encontrarnos con ejemplares plantados en el mismo centro de una acera de un metro escaso de anchura, a menos de medio metro de una fachada o balcón, a menos de diez centímetros del bordillo donde aparcan automóviles en batería o aglomeraciones en un mínimo espacio imposibles de mantener con el desarrollo de los ejemplares.

A día de hoy es incuestionable el gran desarrollo urbanístico que se está produciendo en el seno de las grandes ciudades. Con buen criterio, dentro de la mayoría de los planes urbanísticos, se estableció en su día la obligatoriedad de dotar a cada sector con un porcentaje de superficie verde ajardinada o arbolada. Paradójicamente, muchas de estas zonas arboladas son proyectadas por el mismo arquitecto que diseña el edificio en sí, constatándose en la mayoría de los casos una ignorancia total sobre el tema, que se refleja después sobre el terreno en los términos que hemos relatado anteriormente.


El problema es grave en tanto en cuanto un árbol instalado en un sitio inadecuado está prácticamente sentenciado desde el mismo momento de su plantación. Podas abusivas o heridas repetidas en lugares concretos de su anatomía, van a ser compañeros habituales de ese ejemplar hasta que el deterioro de su estructura haga inviable su permanencia en el lugar.

Por todo ello, vamos a hacer un repaso a las situaciones más corrientes que, a nivel de planificación, deberían tenerse en cuenta a la hora de instalar arbolado en nuestra ciudad.

El árbol no es sólo el fuste en sí. Todo ejemplar debe ir acompañado de un alcorque de dimensiones tales que garanticen el aporte necesario de humedad y aireación para su sistema radicular. Por otro lado, la acera, como es obvio, es un lugar de tránsito y, por lo tanto, debe quedar libre de obstáculos igual que lo está una carretera o un carril para bicicletas. Dejando a un lado farolas, papeleras o bancos que muchas veces incumplen esta norma de manera flagrante, es evidente que el alcorque supone un obstáculo para el viandante. Se deben tener en cuenta, por tanto, las dimensiones de uno y otro para evitar situaciones incómodas o de riesgo en el caso de personas impedidas. Será necesario buscar soluciones para recubrir dicho alcorque sin anular su función de cara al árbol o, incluso, renunciar a ubicar un ejemplar en ese punto según los casos, antes que plantarlo de forma inadecuada.


Un error muy corriente a la hora de planificar una plantación es tener en cuenta únicamente el espacio de suelo disponible. Si levantamos la cabeza, muchas veces descubriremos un balcón o terraza salientes a media altura, una línea de cableado o cualquier otra estructura que interferirá con el árbol tarde o temprano obligando a actuaciones drásticas.

Una circunstancia que está tomando entidad a día de hoy es la implantación de infraestructuras subterráneas de agua, gas, electricidad o comunicaciones. Todas esas conducciones necesitan un mantenimiento periódico además de su implantación física lo que supone un riesgo de importancia de cara al sistema radicular del arbolado. Respetar unas distancias mínimas entre unos y otros es la única garantía fiable a este nivel.
El árbol no es un elemento inerte. Como todos sabemos, crece y se desarrolla con el tiempo. Este aspecto es olvidado en muchas ocasiones efectuando densidades de plantación más o menos coherentes con el tamaño inicial de los ejemplares pero totalmente inviable con sus dimensiones futuras. Por otro lado, si efectuamos la plantación de acuerdo con el tamaño adulto estimado, muy probablemente no se cumplirán inicialmente los objetivos de sombreado y estética deseados. Por tanto, debemos empezar a plantearnos la retirada futura programada de parte del arbolado urbano según un plan estratégico preestablecido una vez alcanzadas ciertas cotas de desarrollo, planificando la plantación de forma que en todo momento se cubran las necesidades para las que han sido proyectados.


Hoy en día, debemos aceptar que el vehículo es intocable tanto en sus espacios de circulación como de estacionamiento. No cabe plantearse en ciertos casos la instalación de arbolado si por ese motivo van a perderse un determinado número de plazas de garaje. No obstante, todos buscamos esa sombra bajo la que aparcar nuestro coche en verano. Debemos encontrar, por tanto, el equilibrio entre ambas partes cuidando siempre las distancias para impedir daños repetidos por golpeo durante maniobras o instalando estructuras adecuadas de protección en este sentido.

Se observa en otras ocasiones la desconexión entre las instituciones públicas y las comunidades privadas. En algunos proyectos municipales de plantación sólo se observa la calle desnuda susceptible de ser arbolada. Sin embargo, no se tiene en cuenta que pueda existir una zona ajardinada privada colindante con ejemplares ya establecidos que están cumpliendo a al perfección los objetivos que estamos persiguiendo. Nuestra actuación, además de innecesaria, no hará más que interferir con el desarrollo del arbolado preexistente.


No todos los árboles son iguales. Diferencias no sólo a nivel de necesidades hídricas o alimenticias, sino también de desarrollo o de resistencia a operaciones de mantenimiento son ya conocidas en la mayoría de los casos según las especies. Este aspecto es especialmente interesante en situaciones donde se prevean repetidas actuaciones de poda, de siega de praderas circundantes o en lugares expuestos a daños de distinta consideración. Elegir la especie correcta ayudará a alargar la vida útil del árbol en este sentido.

Como vemos, son múltiples las circunstancias a abordar a la hora de la planificación. Sin embargo, como dijimos al principio, todas pueden resolverse con la simple aplicación del sentido común.

Solamente resueltos estos aspectos sobre el papel, podremos abordar el problema de la implantación física del ejemplar en la ubicación establecida. Como señalamos al comienzo, son múltiples las publicaciones en este sentido aunque, algunas de las recomendaciones que en ellos se establecen, son inviables a nivel urbano o son obviadas cuando la tarea se vuelve rutinaria como es el caso de plantaciones viarias. A pesar de ello, podemos indicar aquí unas pautas generales de ejecución.

Elección del ejemplar
Una vez elegida la especie durante la fase de la planificación, observaremos las siguientes características a nivel individual:
· Edad: Los ejemplares jóvenes arraigan más fácilmente aunque son más propensos a roturas y daños según su ubicación. Los ejemplares más desarrollados producen una mejor impresión inicial pero necesitan más cuidados para adaptarlos a su nuevo enclave.
· Sistema radicular: Deben evitarse sistemas radiculares asimétricos, retorcidos o enmarañados signos de un mal cuidado en vivero. Huir de enfermedades o de daños por exposición prolongada a la intemperie. Si el ejemplar viene en maceta, comprobar que no sobresalen raíces por los agujeros de drenaje y que el cepellón se retira fácilmente del recipiente. Si viene con raíces embaladas en cepellón, comprobar que el envoltorio se encuentra intacto y el conjunto presenta un aspecto firme y compacto.
· Ramificación: Debe estar bien estructurada y las yemas sanas y vigorosas.

Elección de la época de plantación
· Los ejemplares en maceta pueden plantarse casi en cualquier época a excepción de los períodos secos (si no van a ser regados con frecuencia) o expuestos a heladas.
· Los ejemplares caducos a raíz desnuda, deben plantarse en el período de reposo vegetativo, entre mediados de otoño y principios de primavera cuidando las posibles heladas.
· Los ejemplares perennes, se plantarán a mediados de otoño o entre mediados y finales de la primavera.
· Los ejemplares con cepellón embalado, deberán plantarse a principios o mediados de otoño o a mediados de primavera.

Ejecución de la plantación
· Retirar todo tipo de vegetación, (incluido el césped) en un círculo de un metro de diámetro alrededor del lugar de plantación.
· Efectuar el agujero de plantación con una profundidad de 1,5 veces la profundidad actual de las raíces y entre dos y tres veces el diámetro actual según las posibilidades del terreno.
· Desmenuzar las paredes y el fondo del agujero con un rastrillo o similar para favorecer la colonización del sistema radicular en el futuro.
· Mezclar la tierra con un porcentaje de materia orgánica según las condiciones del lugar intentando no cambiar en exceso las condiciones edáficas del hoyo de plantación con respecto a las circundantes lo que ocasionaría un desarrollo limitado al propio hueco de plantación.
· Humedecer la zona de plantación con anterioridad.
· Colocar el ejemplar en el hoyo enrasando la superficie del terreno con la misma cota que tenía el ejemplar en vivero.
· Recubrir con tierra por capas compactando ligeramente.
· Sujetar con una estaca auxiliar si fuera necesario permitiendo al árbol cimbrearse con el viento y sin dañar su corteza.



En resumen, tanto a nivel de planificación como de ejecución y mantenimiento, debemos pensar en todo momento que no estamos instalando infraestructuras inertes sino seres vivos con una serie de particularidades y necesidades asociadas. Sólo teniendo en cuenta esta circunstancia elegiremos para ellos la menos mala de las ubicaciones posibles dentro de un entorno ya de por sí perjudicial para su desarrollo como es el urbano, garantizando de esta manera una convivencia satisfactoria con el hombre y permitiéndonos gozar de sus múltiples beneficios durante un mayor número de años.

Para saber más: www.arboricultura.net

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízBrassica2017SECH -Sociedad Española de Ciencias Hortícolas

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS