-

El palmito, pequeño pero único

01/01/1997

1 de enero de 1997

Este pequeño árbol (Chamaerops humilis), de tronco grueso que casi no llega a los dos metros de altura, es prácticamente la única Palmácea que crece de manera natural en Europa.
Sus hojas, en forma de abanico, se disponen en un penacho terminal y sus pequeñas flores amarillas crecen en racimos dando unos dátiles de color pardo-rojizo, de sabor muy amargo, que son utilizados en medicina popular como astringente.
El núcleo de los tallos es carnoso y comestible, aunque tiene el inconveniente de que al ser cortado se mata a la planta. Se utiliza sobre todo en ensaladas. Entre los usos tradicionales de esta palmera cabe destacar la utilización de sus hojas en cestería, habiéndose encontrado incluso cestos fabricados con palmito en minas de la época romana, lo que da una idea de la resistencia de este material y de la antigüedad de su uso por el hombre.
Por último, es de resaltar el gran valor de esta planta como fijadora de los suelos arenosos debido al buen desarrollo de su sistema radicular.
La firma valenciana Viveros Mañó, es una especialista en Palmáceas. Además de Phoenix, Washingtonias, Dracaenas, etc. produce esta Pálmacea en esta especie y en excelsa. Los formatos en Chamaerops humilis se presentan en contenedores de 30, 35, 40 y 50 cm. de diámetro. Su altura va desde el formato pequeño de 80 a 100 cm. hasta el grande que suele alcanzar algo más de 150 cm.