Posicionamos su web SEO / SEM
Consumo

¿Hacia dónde vamos?

NAMESNY VALLESPIR, ALICIA21/08/2000

Estados Unidos es un mercado en el que las cosas, en muchos aspectos, ocurren antes. La caracterización que hace de él Ralph D. Rush, de la empresa Technomic Inc., es un buen indicador de tendencias que también se detectan en otros sitios, con diferentes grados de desarrollo.

Las tendencias del consumo que más influyen en la industria alimenticia son lo cambios demográficos, los cambios en el estilo de vida, la competencia por el dinero que se destina a alimentación y los cambios en las preferencias de los consumidores.

El perfil de Estados Unidos está cambiando en el sentido que su población envejece rápidamente, la inmigración es alta, la diversidad étnica aumenta y la migración interregional se espera aumente. En 1998 la inmigración era de unas 900.000 personas por año, más unas 300.000 indocumentadas. Los nacidos fuera del país comprenden más del 9% de la población. Dominan latinos y asiáticos. La diversidad étnica aumenta: mientras en 1990 un 75% de la población era de raza blanca, para el 2010 ésta habrá descendido al 67%, a favor de los grupos mencionados, hispanos (que pasan de un 9 a un 14%) y asiáticos (que aumentan de un 3 a un 5%); también aumenta la población de raza negra, de un 12 a un 13%. Aunque al igual que los datos anteriores, estos son menos directamente extrapolables a otras zonas, se espera que la población nativa migre al sur y al oeste; se acelerará la migración los americanos africanos a las áreas urbanas del sur; los hispanos irán hacia el norte y el este; y continuará el flujo de blancos fuera de California.

¿Cómo modifican los cambios en el estilo de vida las tendencias del consumo?
La composición de la mano de obra y de la familia varían; existe menos tiempo para utilizar libremente; las posibilidades de elección para el consumidor continúan aumentado. También aumentan las expectativas que tienen los consumidores. La mano de obra femenina sigue creciendo. En 1990 las parejas con hijos eran el 25% de la población; en el 2010 serán sólo el 20%; las parejas sin hijos, un 37% en 1990, serán el 40% en el 2010. Las personas que viven solas pasan de un 30 a un 32%.

En Estados Unidos, el tiempo libre es cada vez más escaso y el consumidor demanda más; quizás algo que tampoco es inmediatamente extrapolable a la sociedad europea. Pero sí el que se demande cada vez más tiempo libre -algo que comparten americanos y europeos-; en Estados Unidos, las actividades de tiempo libre se desarrollan alrededor del hogar.

La abundancia de opciones de elección para el consumidor ha llevado a la economía de Estados Unidos a cambiar desde una alta capacidad de producir a una alta capacidad de consumir. La competencia entre empresas se traduce en una competencia por el tiempo, la atención y los recursos del consumidor. A la vez, estos últimos han elevado el listón de las expectativas en valor de los productos.

La 'ecuación' del 'valor' de los productos es compleja y variable. En ella están incluidos la calidad, el precio, el tiempo invertido, la conveniencia, la ausencia de estrés y la seguridad. La importancia de cada uno de estos factores varía con la ocasión.

La competencia por el dinero destinado a la alimentación aumenta. La industria alimenticia es una industria madura y, por tanto, su tasa de crecimiento es lenta. Los servicios de comidas (restaurantes, etc.) son el único sector que crece y, como consecuencia, los supermercados contraatacan, para renovar su atractivo.

El gusto del consumidor continúa evolucionando. Las comidas 'retro' regresan con aires nuevos y atrevidos. Aumenta la oferta étnica. Aumentan los platos con poca carne. Las nuevas connotaciones para la salud son un valor en alza. Los sabores son más agresivos, pero a la vez se busca la comodidad y el 'estilo casero'. En el panorama étnico, tradicionalmente ha estado dominado por los estilos mexicano, chino e italiano. En Estado Unidos emerge el del suroeste, asiático, mediterráneo y latinoamericano/caribeño. En este último, en particular, brasileño y cubano.

Las connotaciones 'saludables' también están cambiando. Se aprecia lo 'fresco', es decir, sin procesar y también, sin almacenar. El concepto de saludable de 'ayer' era bajo en grasas, bajo en colesterol, bajo en calorías y bajo en sodio. En la actualidad, saludable implica vitaminas, natural, cultivado en la granja, orgánico, fresco y comida funcional.

Concluye el informe resumiendo que los consumidores permanecen, pues, firmemente sentados en el asiento del conductor y que sus gustos están guiados por la demografía, la 'etnicidad' y los cambios en el estilo de vida.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS