Tomate

Mejor la alternancia

NAMESNY VALLESPIR, ALICIA17/08/1998

17 de agosto de 1998

La calidad de los tomates luego del almacenamiento mejora si se les somete a calentamiento intermitente; tales las conclusiones del trabajo realizado por Francisco Artés Calero (fr.artes@natura.cebas.csic.es), E. Sánchez y L.M.M. Tijskens, titulado «Quality and shelf life of tomatoes improved by intermittent warming».

Se trabajó con frutos Daniela, cultivar Hazera larga vida, a los que se trató con 1 g/l de iprodiona, almacenándolos a 6, 9 y 12ºC durante 14 y 21 días. Los frutos de las dos temperaturas menores se sometieron a calentamiento intermitente a 20ºC durante 1 día, a intervalos de 7 días.

Al sacarlos de cámara se les dejaba madurar durante un período de 3 días a 20ºC y una HR del 75-89%.

Los frutos sometidos a calentamiento intermitente mostraron una mayor madurez y mejor color de superficie que los mantenidos constantemente a 6 o 9ºC. Ensayos previos realizados con híbridos no larga vida muestran una respuesta similar.