Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Científicos españoles trabajan en técnicas agrícolas contra la desertización

17/06/2011

17 de junio de 2011

Recientes investigaciones agrícolas han aumentado la producción de almendras después de dos años de pruebas con técnicas de ‘abono verde’, una mezcla de cereal y leguminosa incorporada al terreno a modo de fertilizante natural y el ‘riego de apoyo con boquera’, según lo anunció el Programa de Divulgación Científica de Andalucía.

Esos trabajos se llevan a cabo en el municipio de Lorca con dos áreas de secano, una de cereales y otra de almendros.

Los expertos realizan en estas áreas mediciones de desertización y sequía, tales como la erosión del suelo y la escasez del agua, así como la influencia de la temperatura y humedad del aire, la velocidad y dirección del viento y el volumen de precipitaciones.

Albert Solé-Benet, científico titular de la Estación Experimental, explicó que las conclusiones son provisionales debido a que “la investigación apenas está en fase de monitorización del rendimiento del cultivo”.

Estos estudios están avanzando en el ámbito del ‘riego de apoyo con boquera’, que consiste en una acequia que desvía hacia campos de cultivo el agua que fluye por barrancos después de precipitaciones, lo que aumenta el rendimiento en la producción de almendras.

También ha podido experimentarse que el ‘abono verde’ aporta al suelo nutrientes y materia orgánica, que incrementa el rendimiento del árbol respecto al cultivo tradicional.

Los científicos igualmente experimentan con más técnicas, como la del ‘acolchado con paja’, que consiste en un tipo de colchón que se coloca en el suelo alrededor del árbol para evitar la evaporación del agua y la ‘labranza reducida’ para disminuir la exposición y evaporación del agua.

Este estudio va enmarcado en el proyecto internacional ‘Desire’ que actúa contra la desertización y degradación del suelo, iniciativa donde participan 17 países y en la cual España va representada por la Estación Experimental de Zonas Áridas.

No obstante, para obtener datos concluyentes en este proyecto es necesario esperar tres años de pruebas, que se completarán en otoño de 2011.

Participan en este proyecto ocho países mediterráneos (España, Portugal, Italia, Grecia, Francia, Turquía, Marruecos y Túnez), junto a Holanda, Bélgica, Reino Unido, Rusia, China, Botswana, México, Chile y Cabo Verde.