Posicionamos su web SEO / SEM

Numerosos investigadores estudian el cultivo del cerezo y del albaricoquero

23/05/2011

23 de mayo de 2011

En general, se ha comprobado que las especies ensayadas de cerezo y albaricoquero vegetan con normalidad en la zona, de las Vegas Bajas del río Guadiana en Extremadura, es decir, se adaptan bien a las temperaturas, a las condiciones de pluviometría, necesidades en horas-frío, entre otras condiciones.

Estudiar el comportamiento del cerezo y del albaricoquero en las condiciones de clima y suelo de las Vegas Bajas del Guadiana es, entonces, el objetivo de dos proyectos llevados a cabo por investigadores del Departamento de Hortofruticultura del 'Centro de Investigación Agraria Finca La Orden-Valdesequera', cuyos resultados preliminares se han dado a conocer este miércoles  pasado durante una jornada de campo que se celebró en sus instalaciones.

A través de ambos casos, se trata de estudiar cómo afectan las condiciones edafo-climáticas de las Vegas Bajas del Guadiana a estas especies para determinar si pueden cultivarse en esta zona de Extremadura, en la que predominan otros frutales como el melocotonero, la nectarina, el ciruelo y en menor medida, el peral.

Para ello, tal y como informó el Gobierno regional en un comunicado, se han tenido en cuenta parámetros como las fechas medias de floración y maduración, la producción, el peso medio, la firmeza y su sensibilidad frente a plagas y enfermedades.

Así pues, en lo que respecta al cerezo, La Orden-Valdesequera trabaja desde el año 2007 en un ensayo de comportamiento varietal con 7 variedades interesantes para las Vegas del Guadiana, con diferentes fechas de maduración, tanto tempranas como medias y tardías.

Además, entre los años 2008 y 2010 se estableció una colección de variedades comerciales de cerezo, con un total de 60 variedades, estudio que cuenta con la financiación gubernamental de la Junta de Extremadura.