Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Horticultores incrementan un 3% la superficie con control biológico esta campaña

17/05/2011

17 de mayo de 2011

La horticultura de Almería superó esta campaña las 20 mil hectáreas de cultivos tratados con control biológico, lo que supone un incremento de casi un 3% en comparación con la campaña 2009-2010. En concreto, según el delegado de Agricultura y Pesca en Almería, en la provincia hay registradas 20.081 hectáreas, prácticamente el doble que en la campaña 2007-2008.

En términos relativos, el incremento más importante se ha registrado en el cultivo de berenjena, que registraría en este supuesto un 45,6% más de superficie que en la campaña anterior, con 964 hectáreas frente a 662, según informó la Consejería. El aumento de este método de producción integrada y lucha biológica en calabacín ha pasado de 776 hectáreas en la campaña 2009-2010, a más de 980 hectáreas en la temporada actual, esto es, un 26,5% más.

También se ha registrado un aumento en el cultivo de sandía, que ha pasado de 2.660 hectáreas en la campaña de referencia, a más de 2.830, y en pepino, donde el incremento ha sido de algo más del 5% con 1.991 hectáreas frente a 1.891 de la campaña de referencia. En melón, por el contrario, la superficie cultivada con control biológico se ha reducido con un 24% menos, ya que frente a las 4.435 hectáreas de hace dos campañas se ha pasado a algo menos de 3.400. Con todo, el melón, tras el pimiento, es el producto con mayor porcentaje con estos métodos de lucha contra las plagas: un 84%.

El pimiento prácticamente se cultiva al 100% en control biológico. En esta campaña hay en cultivo unas 7.475 hectáreas, de ellas, en 7.210 se aplica la lucha biológica, lo que representa un 10% más que en la campaña pasada. El tomate, de las 9.000 hectáreas dedicadas a esta hortaliza en la provincia, 2.623 están en control biológico, que representa casi el 30%. No obstante, supone un 7% más que en la campaña 2009-2010, cuando la superficie en la que se utilizaban insectos auxiliares para controlar plagas era de 2.450 hectáreas.

La producción integrada es un sistema agrícola de obtención de vegetales que utiliza al máximo los recursos y los mecanismos de producción naturales y asegura a largo plazo una agricultura sostenible, introduciendo en ella métodos biológicos y químicos de control, y otras técnicas que compatibilicen las exigencias de la sociedad, la protección del medio ambiente y la productividad agrícola, así como las operaciones realizadas para la manipulación, envasado, transformación y etiquetado de productos vegetales acogidos al sistema.