Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La Horticultura en el Arte

“Pimiento Verde”: la sensación vence a la imagen

Albert Esteves17/03/2011

17 de marzo de 2011

Un pimiento es un pimiento es un pimiento, podría decirse recordando el famoso poema de Gertrude Stein “rose is a rose is a rose”. Pero los horticultores saben que hay pimientos y pimientos, diversas variedades y una amplia gama de colores y tonalidades que van del rojo al amarillo pasando por el verde.
Podemos verlos en los mercados, percibir su textura lisa y brillante, su piel tersa y sedosa. Si nos piden que pensemos en un pimiento esa es la imagen que nos viene a la cabeza, una imagen llena de vida y de frescura. Pero, ¿qué tendrá el arte que es capaz de subvertir nuestras convenciones empíricas y ofrecernos experiencias sensoriales nuevas y sorprendentes?

Miquel Barceló pintó este cuadro en 1994, en una etapa de su vida artística de la que surgieron diversas naturalezas muertas, todas ellas caracterizadas por reflejar los productos en estado de descomposición, un concepto muy alejado de la imagen de lozana frescura que estamos habituados a retener con relación a los productos de la huerta. Pero a pesar de eso, o quizás justamente por eso, esta es una pintura que nos embriaga. Una sinfonía de sensaciones acentuada por la viveza del color, la irregular textura que aquí sólo podemos intuir, y el desgarro del trazo con todos sus matices.

foto
'Pimiento Verde', óleo pintado por Miquel Barceló en 1994.
Frente a esta obra sentimos más que vemos. Nos conmueve, nos perturba. Y a la vez nos seduce con sus formas vacilantes, sus manchas de color, sus contornos indefinidos. Nos parece que en el papel “ha estado” el pimiento. Una sutil alegoría del final de la existencia, un retrato instantáneo del proceso a través del cual aquello que en su día fue símbolo de vida termina por descomponerse hasta acabar mimetizado con su entorno, la “dulce podredumbre”, en palabras del propio Barceló.

En su 'Paris VI 94', estando en Valencia, el artista dejó escritas las claves: “Mañana por la mañana, a las nueve, iremos al mercado a buscar berenjenas y pimientos, calabacines y calabazas que no se pueden encontrar en París en este tiempo (...) Necesito tenerlos a mi lado, meter en ellos mi nariz, mis manos, escampar la pintura con rodajas de melón cuando pinto melones, mezclando sus jugos con la pintura”. He aquí el secreto: el pimiento “estuvo ahí” y eso es, ciertamente, lo que percibimos.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Seipasa, tecnología natural para horticultura - Biopesticidas - Bioestimulantes - NutricionalesPÓST18 XII Simposo Nacional y X Ibñerico de maduración y postcosecha, Badajoz 4 - 7 junio 2018

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS