Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas
Sólo en la provincia de Almeriense hay cerca de 27.000 hectáreas dedicadas al cultivo de hortalizas en invernadero

Los desechos de la horticultura almeriense podrían abastecer de energía a 120.000 hogares al año

Javier Montes de Oca Rodríguez15/03/2011

15 de marzo de 2011

Un equipo de investigadores de la Universidad de Almería y de la Universidad de Sevilla han estudiado meticulosamente el poder energético de ocho especies de frutas y hortalizas que se producen masivamente en los invernaderos almerienses y cuyos desechos pueden garantizar un importante suministro energético. Además, han concebido fórmulas matemáticas para que puedan ser utilizadas en este campo por científicos de todo el mundo.

La provincia andaluza de Almería podría convertirse en un futuro en un gran motor energético del Mediterráneo y todo, con la gran ayuda de los desechos y desperdicios de frutas y hortalizas que salen de los cultivos en invernaderos. Así lo determinó recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Almería, encabezados por Ángel Callejón Ferre y J.A. López Martínez, donde establecen que a raíz de ocho cultivos básicos de esta región, pudieran obtenerse hasta un millón de megavatios por hora anuales, lo que traducido a la cotidianidad, nos daría electricidad para unos 120.000 hogares durante todo un año.

Callejón Ferre nos explica que este cálculo se realizó con una ‘bomba calorimétrica’ que ayudó, no solamente a obtener el análisis elemental de sus compuestos químicos, sino que delineó el análisis proximal, es decir, las cenizas, componentes volátiles y carbono fijo que poseen. Igualmente, nos comenta el investigador que se ha calculado el contenido de cloro de cada especie, su composición de cenizas y su fusibilidad.

Este grupo de investigadores españoles, compuesto en su mayoría por ingenieros agrícolas y agroalimentarios diseñó para este estudio, modelos matemáticos de predicción calorífica de biomasa, obteniendo unas estimaciones pioneras en el mundo, según la revista científica ‘Renewable and Sustainable Energy Reviews’, dónde han publicado el estudio.

foto
Algunas de las ocho hortalizas almerienses estudiadas.
A pesar de que a la energía obtenida por biomasa, aún le hace falta resolverle el problema de que resulta contaminante para el medio ambiente, se vislumbra como una importante fuente de energía renovable para el futuro
Almería cuenta con el 70% de invernaderos en España, ubicados en su mayoría entre Almería, Granada y Murcia. Sin embargo, sólo en la provincia almeriense hay cerca de 27.000 hectáreas donde se cultivan principalmente tomates, pimientos, melones, sandías, berenjenas, calabacines, pepinos, guisantes, lechugas y plantas ornamentales. Por lo tanto, existe un recurso latente que son los residuos de estas producciones que no deben de desperdiciarse. Por esta razón, el equipo de Callejón Ferre se cuestionó lo siguiente: ¿Si me llevo una hectárea de residuos de calabacín, por ejemplo, cuánta energía me va a dar?

El equipo afirma que realizar estos experimentos es bastante costoso, por lo cual con los modelos matemáticos de predicción fiable que han creado, se puede ayudar a investigadores de cualquier parte del mundo a trabajar con biomasa. Por ejemplo, estableciendo que repitieron el análisis de cada hortaliza unas 5 veces, se obtuvieron 40 datos entre las 8 especies. Resulta entonces, que existe una relación directa entre los componentes de las hortalizas y su poder calorífico, por lo que si científicos mexicanos o marroquíes que trabajen con las mismas ocho hortalizas en las mismas cantidades, pueden extrapolar precisamente los resultados obtenidos en Almería, utilizando estas fórmulas matemáticas de predicción calorífica y sin gastar tanto presupuesto.

foto
El 70% de los invernaderos españoles se encuentran entre Andalucía y Murcia.
Estas 20 ecuaciones que se diseñaron en conjunto con la Universidad de Sevilla, poseen 6 variables. “Cuántas más tengan, menos margen de error, pero en todo caso son modelos muy precisos”, enfatizó Callejón Ferre. De los estudios de este equipo andaluz puede desprenderse que de las ocho hortalizas estudiadas, la judía es la que mayor potencial calórico tiene (17014,23 kJ kg-1), sin embargo por ser la menos cultivada, debe cederle este sitio al tomate, por estar más ampliamente implantada en los invernaderos almerienses. Sin embargo su alto contenido en cloro dificulta la extracción energética.

A pesar de que a la energía obtenida por biomasa, aún hace falta resolver el problema de qué resulta contaminante para el medio ambiente, se vislumbra como una importante fuente de energía renovable para el futuro próximo.

“Este estudio era necesario para saber, de una vez y meticulosamente, la calidad de la biomasa procedente de los invernaderos de Almería”, explicó Ángel Callejón. Comercialmente hablando, ya hay varias empresas energéticas que tienen los ojos puestos en este innovador proyecto. Sin embargo, como afirma Callejón, habría que afinar aún más el problema de los altos contenidos de cloro en el tomate, además de venir a ser, por el momento, un impedimento las fuertes inversiones necesarias y los problemas logísticos de abastecimiento. También se ha de tener en cuenta que no todos los cultivos se dan a la misma vez, por ejemplo la sandía y el melón son primaverales, por lo que sus restos sólo pudieran usarse durante el verano y poco más.

foto
Ya hay varias empresas que tienen los ojos puestos en este innovador concepto que surge de los deshechos de la horticultura.
Este equipo ingenieros andaluces seguirá su investigación en el campo de las aplicaciones ergonómicas en la agricultura almeriense y espera obtener pronto resultados. Por el momento, el ECN Biomass, Coal and Environmental Research de los Países Bajos ya ha incluido el trabajo íntegro de este equipo en su bases de datos.

Por el momento los residuos de hortalizas están disponibles, la investigación y las ecuaciones matemáticas necesarias también. Sólo quedan por ajustar pequeños detalles técnicos y disponer de la voluntad de las grandes empresas de acometer estas inversiones para poder garantizarle un abastecimiento energético a 120.000 hogares al año, sólo con el resto de las producciones hortofrutícolas en invernaderos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Seipasa, S.A.Fruit Logistica

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS