Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

La consejera de Castilla y León Silvia Clemente muy contrariada por la propuesta oficial del gobierno sobre la PAC

08/03/2011

08 de marzo de 2011

La posición de Castilla y León fue muy clara. "El documento vuelve a omitir aspectos fundamentales para tener una posición de Estado sólida de cara a la futura negociación", señaló Clemente, a la par que dijo que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no tuvo en cuenta las peticiones que ha propuesto la Junta.

En este sentido, indicó que las principales demandas de la Región son "la realización de un análisis de impacto económico previo a la adopción de nuevos sistemas de ayudas y que la orientación de las ayudas directas se dirija a los sectores que actualmente son apoyados por la PAC".

La consejera también demandó la puesta en marcha de medidas de intervención en el mercado para lograr precios justos, así como el desarrollo de fórmulas de concentración comercial que mejoren la competitividad.

También aclaró a la ministra Rosa Aguilar que "Castilla y León no está en campaña electoral sino defendiendo una PAC para todos los que perciben las ayudas, 98.000 agricultores y ganaderos a título principal junto a los que se dedican a la llamada agricultura activa".

De todas formas Silvia Clemente volvió a reiterar la voluntad de "seguir colaborando para tener una posición fuerte y consensuada". Además, señaló que "esta posición debe ser de todo el Ejecutivo español ya que es insuficiente conseguir una posición sectorial exclusivamente".

La responsable regional de la cartera de Agricultura y Ganadería declaró que para Castilla y León "es muy importante que, tras tener una postura de Estado, se busquen alianzas con otros países de la Europa de la Unión".

Silvia Clemente también se mostró partidaria de que la propuesta española cuente entre sus objetivos el "considerar vital la producción de alimentos, así como fortalecer el aspecto competitivo de la agricultura y la industria".

Y es que, según explicó el documento presentado por el Gobierno "sólo se hace referencia como posición nacional a los aspectos ligados a la simplificación y a que la agricultura debe desempeñar un papel activo e integrador en el mantenimiento del medio ambiente, de la biodiversidad y en la mitigación del cambio climático".