Posicionamos su web SEO / SEM
Solarig mejora el rendimiento de un sector que produjo 249.410 toneladas y facturó 314,25 millones de euros en la campaña anterior

La fresa onubense, ‘a cubierto’ ante condiciones climatológicas adversas

Fuente: Szpiniak13/10/2010

13 de octubre de 2010

La campaña 2008-2009 de la fresa se culminó con una producción de 249.410 toneladas en Huelva, un 0,45% menos, según la Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva (Freshuelva). Aun así, el sector fresero onubense sigue siendo el principal del país, con una producción del 93% del total. No es de extrañar, por ello, que cualquier prueba piloto de nuevas técnicas productivas se lleve a cabo en la región onubense. Es el caso de Agralia, una compañía que ha puesto a prueba su nueva cobertura Solarig 140 N, al abrigo de una necesidad: solucionar los problemas en el cultivo fresero y de arándanos causados por condiciones climáticas adversas.
foto
A la izquierda, se observa una finca onubense cubierta con Solarig. A la derecha, se aprecia la cobertura Solarig desde dentro del túnel.

El cultivo del ‘oro rojo’ –como se conoce de forma popular a la fresa en Huelva– junto con el de arándanos soporta un exceso y también falta de radiación a lo largo de diversas épocas del año, en la región onubense. Teniendo en cuenta la relevancia del sector fresero autóctono, que produjo 249.410 toneladas de este cultivo y facturó 314,25 millones de euros, según la Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva (Freshuelva), resulta lógico que cualquier innovación productiva se pruebe, en primicia, en esta zona que representa un alto porcentaje –un 93% hace nueve años– de la producción total española. Desde hace tres años Agralia, marca de Szpiniak SL, ensaya algunos de sus nuevos desarrollos en cultivos bajo macro túneles onubenses. Para ello, cuenta con el 'know-how' de Szpiniak, con más de 30 años en asesoramiento y consultoría en producción, protección de cultivos y agroclimatología.

En concreto, Agralia desarrolló tejidos laminados y mallas en aras de una agricultura más rentable y productiva, aportando conocimientos nuevos y tecnologías punteras que redujeran los daños agroclimáticos, la presencia de plagas, por ejemplo. Durante el invierno del año 2007, y teniendo en cuenta que el cultivo de fresas y arándanos sufría de exceso como de falta de radiación, Agralia sometió a una serie de ensayos al Solarig 140 N, a fin de ofrecer una alternativa que evitara la dureza climatológica sobre estos cultivos.

Toma de temperatura y pesado diario de las fresas durante los ensayos

Solarig, una familia de productos para cobertura de invernaderos y túneles, se fabrica en base a un film de polietileno de alta densidad, mono orientado, que se corta en cintas finas que luego se tejen, lo que da pie a un un tejido plano. Posteriormente, este tejido se lamina de ambos lados. Según la utilidad y la finalidad del uso del producto, se agregan en la fabricación del film y en las laminaciones, diferentes materiales, que inciden posteriormente en el cultivo. En relación a los ensayos en fresas que se efectuaron, se cubrieron ocho macro túneles de fresas en cuatro fincas. En el proceso se compararon los siguientes materiales: Solarig 140 N, de tejido plastificado por ambas caras, y polietileno térmico. El primero, permitió la transmisión de luz total en un 92,7% así como la de luz difusa en un promedio entre 55 y 60%. Asimismo, el material presentó una resistencia a la rotura > 11 kilogramos por centímetro cuadrado. El segundo, a base de polietileno térmico, de 170 micras (680 galgas) mostró los siguientes resultados: una transmisión de luz total del 91,1% y de luz difusa de 30 a 12%. Igualmente, no se pudo cuantificar ni determinar la resistencia a la rotura del material. Por si ello no fuera suficiente, el Solarig 140 N cuenta con garantía para seis campañas, lo que permite optimizar al máximo su uso.

foto
Cultivo de fresones hidropónicos bajo Solrig en invernaderos multitúneles.

Durante las pruebas, se tomaron temperaturas máximas y mínimas día tras día así como de pesado diario de las fresas a lo largo del periodo de cosecha. Bajo el Solarig 140 N, no térmico, y con más del 55% de difusión de luz, las temperaturas diurnas, fueron siempre más bajas que si los ensayos se hubieran realizado con otro tipo de cobertura cuya difusión de luz hubiera sido menor al 30%. Una característica clave en cultivos que han de aguantar radiaciones altas en primavera y verano. Asimismo, las temperaturas nocturnas bajo Solarig 140 N, se conservaron algo más altas, a pesar de no ser un material térmico. En consecuencia, se pudo apreciar que la producción total en ambos materiales ensayados, fue similar durante los tres meses más importantes de la cosecha; aunque ligeramente superior (un 3,84% más) en los cultivos bajo Solarig 140 N. En concreto, en enero la producción bajó un -0,697% en el caso de los cultivos cubiertos con el Solarig, mientras en abril aumentó un 9,9%, comparado con el polietileno térmico. Una diferencia que se podría deber a la temperatura menor que experimenta la planta de fresa bajo el macro túnel cubierto con Solarig 140 N.

El producto, de fácil manejo y larga vida útil, conserva la transmisión de luz durante seis años de garantía. Por tanto, Solarig se posiciona como una cobertura más económica y rentable que el film clásico de polietileno.

Conclusiones tras los ensayos en fresas

Los resultados arrojaron las siguientes conclusiones. En primer lugar, la difusión de la luz en primavera es beneficiosa al reducir la radiación directa sobre las plantas y los frutos. En segundo lugar, la producción disminuye levemente en invierno y se retrasa unos pocos días la entrada en producción. Además, en invierno, la difusión alta de luz baja las temperaturas máximas en una media de 2,5 grados. Si el invierno es muy luminoso con una radiación alta, dicho efecto puede ser positivo. En inviernos normales no disminuye, pero no agrega rentabilidad.

Durante la pasada temporada, se probó el Solarig Shiny IR, también en la región onubense. Con este lanzamiento, PicPlast, fabricante de Solarig, bajo las instrucciones y el asesoramiento de Miguel Szpiniak y de Oren Rabina, inició la fabricación de este nuevo modelo que representa un paso más allá en el desarrollo de estas coberturas. El Solarig Shiny IR, se caracteriza por su coeficiente térmico alto, una difusión de luz de un 30% y una transmisión de luz total que oscilaba entre el 91-92%. Tras los ensayos, los resultados fueron exitosos tanto en invierno como en primavera.

Cultivo 'equilibrado' de arándanos bajo Solarig

La comparación ocular se llevó a cabo, durante dos años, en dos macro túneles estándar de Huelva. Se sometieron a ensayo, por un lado, la cobertura Solarig Matt y, por el otro, un polástico térmico de 170 micras -680 galgas. A Grosso modo, se apreciaron las siguientes conclusiones: con la protección del Solarig, el arándano crecía bajo una atmósfera más equilibrada; esto es con una temperatura menor en el invernadero respecto al plástico térmico, así como un aumento de temperatura en las noches frías de invierno. Al lograr una difusión mayor de luz, respecto al plástico térmico, se obtuvo una absorción mayor de luz y por lo tanto un mejor aprovechamiento de la misma. Es decir, un poder mayor durante la fotosíntesis.
La apariencia del árbol era más equilibrada, pues la relación entre brotes mixtos y vegetativos era más homogénea que en el plástico térmico. En este último, se daba una temperatura mayor en el interior del túnel lo que incrementaba el volumen vegetativo del arándano en exceso. Ello, perjudicaba al cuajado y engorde del fruto pues el arándano precisa de un equilibrio adecuado en periodo de floración. En el caso de un árbol demasiado vigoroso, iría en detrimento de un aumento de cosechas.
Ante un exceso de vegetación del arándano, los entrenudos se alargaban y, con ello, se reducía también el tamaño del fruto ya que precisa de más energía para conservar esa masa vegetativa. Finalmente, en verano, y a causa de la temperatura menor comparado con el térmico, hasta 10 grados centígrados, se pudo evitar la compra de malla de sombreo. Algo a tener en cuenta, pues en verano se alcanzan temperaturas bastantes altas que provocan quemaduras en la aparición de los nuevos brotes, futura cosecha en la siguiente temporada. El Solarig Matt también se experimentó en el cultivo de frambuesas, con resultados excelentes, durante el periodo de prueba.  
 

foto
El material Solarig también se probó en arándanos y frambuesas. En la imagen, frutos del arándano.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS