Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Sigfito organizará una exposición virtual de prácticas ambientales durante la COP25

28/11/2019

Coincidiendo con la Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), que se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre, Sigfito (Sistema de Recogida de Envases de Agrarios) organizará una exposición virtual en las redes sociales, mostrando vídeos e imágenes de prácticas ambientales grabadas por los propios agricultores en el que explicarán de primera mano cuál es su aportación al medio ambiente.

Una práctica fundamental, indicada en las medidas necesarias para la obtención de las ayudas de la PAC es la rotación de cultivos para adaptarlos a la disponibilidad de agua, ajustar las épocas de siembra a las pautas de temperatura y precipitación y utilizar variedades de cultivos más adecuadas a las nuevas condiciones resistentes al calor y a la sequía. Aunque la agricultura es una gran fuente de emisiones de CO2, es al mismo tiempo un enorme sumidero y para ello, la conservación de los suelos juega un papel fundamental para poder reducir los gases de efecto invernadero y cumplir con algunos de los objetivos de desarrollo sostenible fijados en la Agenda 2030.

foto

España participa de forma activa, a través de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en la iniciativa internacional 4 por 1.000, lanzada por Francia durante la COP21, donde se muestra que la agricultura, especialmente los suelos agrícolas, pueden desempeñar un papel determinante para la seguridad alimentaria y el cambio climático. Cada año, el 30% de CO2 es recuperado por las plantas gracias a la fotosíntesis. Después, cuando mueren y se descomponen, las bacterias, hongos o gusanos, las transforman en materia orgánica rica en carbono, indispensables para el crecimiento de las plantas. Los suelos mundiales contienen 2 a 3 veces más carbono que la atmósfera. Si este nivel de carbono aumentara en un 0,4%, por año, en los primeros 30-40 cm de suelo, el aumento anual de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se reduciría significativamente.

Para conseguir esto se debe reducir la deforestación y no dejar el suelo desnudo para limitar las pérdidas de carbono, nutrir los suelos con estiércol, restaurar los cultivos, los pastizales, los bosques deteriorados, las zonas áridas y semiáridas de nuestro planeta. Plantar árboles y legumbres y recolectar el agua abajo de las plantas.