Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Los asistentes visitaron el Centro de Experiencias Cajamar en Paiporta, la fábrica de Antonio Tarazona y las instalaciones de Líquidos del Mediterráneo

Valencia acogió las VII Jornadas de Fertilización de la SECH

Antonio Lidón18/02/2019

Bajo el título ‘Una fertilización más eficiente es posible’ se celebraron los días 23 y 24 de enero las VII Jornadas del Grupo de Fertilización de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas, que tuvieron lugar en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y Medio Natural de la Universitat Politècnica de València. Con la pretensión de ser un foro de encuentro y comunicación para aquellos investigadores, técnicos y gestores interesados en la fertilización de los cultivos en un sentido amplio, en las jornadas se presentaron un total de 29 comunicaciones en las que se abordaban diferentes aspectos relacionados con la mejora de la eficiencia de la fertilización.

La inauguración de las Jornadas contó con la presencia de María Teresa Cháfer Nácher, directora general de Desarrollo Rural y PAC de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generailtat Valenciana, Carlos Baixauli Soria, presidente de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas y Alberto San Bautista Primo, director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y medio Natural de la Universitat Politècnica de València.

foto

La ponencia invitada corrió a cargo del Dr. Alfonso Calera, director del grupo de Teledetección y SIG del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Castilla-La Mancha. Bajo el título ‘Avances en la fertilización en dosis variable utilizando series de imágenes multiespectrales. Proyecto Fátima’, el profesor Calera abordó con gran detalle la posibilidad del uso de imágenes hiperespectrales como herramienta de apoyo para la toma de decisiones a la hora de realizar la fertilización de los cultivos. El Dr. Calera presentó el desarrollo de nuevas aplicaciones para móviles que incorporan dichas imágenes y que permiten al usuario realizar la fertilización en dosis variable según la zona de la parcela, mejorando con ello la eficiencia de la aplicación. En esta línea de mejora de la eficiencia, también se trató la monitorización del estado nutricional del cultivo con sensores ópticos, que puede resultar de gran ayuda tanto en cultivos intensivos como extensivos, pero que precisa de medidores sensibles en un amplio rango de medida y fáciles de usar.

foto

La fertilización orgánica y la utilización de productos a base de aminoácidos, ácidos húmicos y bioestimulantes en los programas de fertilización también fue un tema ampliamente tratado en las Jornadas. Se constató la importancia del aprovechamiento de todo tipo de residuos (ganaderos, agrícolas, urbanos) que, además de favorecer la economía circular, pueden contribuir a una mejora de la calidad del suelo y a diversificar las fuentes de nutrientes disponibles. Técnicas como el compostaje, el vermicompostaje o el uso de macroalgas, permiten obtener productos de alto valor fertilizante e incluso bioestimulante. Así mismo, la utilización de abonos verdes y la incorporación de los restos de cultivo favorecen el aporte de nitrógeno al suelo, si bien es necesario tener en cuenta cómo se incorporan al suelo y la dinámica de su mineralización para evitar prácticas que puedan favorecer su pérdida.

La preocupación por el medio ambiente sigue estando presente en la práctica de la fertilización, tanto orgánica como mineral. La reducción de las emisiones gaseosas mediante la aplicación de purines de cerdo con tubos colgantes, la optimización de la lámina y uniformidad de distribución del fertirriego en cultivos intensivos, el uso de abonos de liberación lenta a base de inhibidores de la nitrificación o de polímeros, permiten mejorar la eficiencia de los fertilizantes reduciendo los riesgos ambientales. Herramientas como los modelos de simulación a escala de cuenca, que permiten evaluar el efecto de diferentes prácticas de fertilización sobre aguas superficiales y subterráneas, o el Análisis de Ciclo de Vida para calcular la huella ambiental de la fertilización son útiles para la gestión sostenible de esta práctica. Aspectos relacionados con la interacción entre elementos como el nitrógeno y el potasio o la consideración de elementos beneficiosos como el silicio fueron también debatidos en las Jornadas.

foto

Las jornadas se completaron con tres visitas técnicas. En el Centro de Experiencias Cajamar en Paiporta, los técnicos de la Fundación Cajamar expusieron la amplia y diversa experimentación que se lleva a cabo en la finca (cubiertas vegetales en caqui y cítricos, producción integrada y ecológica en rotaciones hortícolas, obtención de material vegetal, …). También se visitó la fábrica de fertilizantes Antonio Tarazona, una empresa con más de 50 años de experiencia dedicada a la producción y distribución de fertilizantes, y con un amplio catálogo de productos fertilizantes sólidos y líquidos, bioestimulantes y correctores. Por último se visitaron las instalaciones de Líquidos del Mediterráneo, empresa responsable de la fabricación y comercialización de fertilizantes y nutrientes especiales del Grupo Coarval, cooperativa de segundo grado de suministros y servicios de las cooperativas agrícolas de la Comunidad Valenciana.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.