Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Pediría más confianza del agricultor hacia su técnico asesor”

Entrevista a María Teresa García, presidenta del COITAAL

David Pozo30/09/2014

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Almería (COITAAL) es uno de los 26 colegios que forman parte del Consejo General de Colegios Oficiales del ramo a nivel nacional. El hecho de haber escogido este colegio no es casual, sobre todo si tenemos en cuenta la importancia de la horticultura en la provincia almeriense. La figura del ingeniero técnico agrícola se ha convertido en vital como asesor del agricultor en todo el proceso productivo. Mª Teresa García, presidenta del Colegio desde principios de 2013, ha iniciado una etapa en la que pretende reforzar aún más la figura del ingeniero agrícola en la región y ofrecer a este el mayor número de servicios y coberturas posible.

foto
María Teresa García, presidenta del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Almería.

En este 2014, la entrada en vigor de la obligatoriedad de la aplicación de la GIP ha supuesto un paso más en los retos que venía afrontando el sector en los últimos años. ¿En qué aspectos ha colaborado el Colegio?

Aunque la obligatoriedad de la Gestión Integrada de Plagas entrase en vigor en enero de 2014, ya un año antes había ocurrido lo propio con el cuaderno de explotación, y con la inscripción en el Registro oficial de productores y operadores de medios de defensa fitosanitaria (ROPO) desde que entró en vigor la normativa en el 2012. Es cierto que con el carácter obligatorio de la GIP las inscripciones en el ROPO se están incrementando mucho, tanto en el ámbito agrícola, como en el no agrícola. Desde el Colegio hemos realizado varias jornadas informativas junto con la Administración, dos en 2013 y otra en este año, para estar más cerca aún de los técnicos, además de repartir documentación y colgar en la web modelos de cuaderno de explotación adaptados a nuestro ámbito agrícola. Amparados en el deber de colaboración interadministrativa que marca la legislación vigente y con el fin de agilizar los trámites administrativos del procedimiento de inscripción en el ROPO se admiten los certificados de los Colegios Profesionales como acreditativos de la posesión de titulación habilitante según el apartado 2 del Anexo II del Real Decreto. Recordemos que la colegiación es obligatoria para ejercer nuestra profesión, y ese certificado indica que se está colegiado y habilitado, además de poseer el seguro de responsabilidad civil.

¿Resultan obligatorios este tipo de seguros para un ingeniero agrícola?

Los ingenieros deben tener cubierto mediante un seguro los riesgos de responsabilidad civil en que puedan incurrir como consecuencia del ejercicio profesional, pero la Administración no controla directamente que éstos cuenten con ese seguro. Por ello, el Colegio suscribe una póliza colectiva, de forma que los profesionales en el momento de colegiarse cuentan ya con la cobertura básica obligatoria, y los que necesitan más pueden ampliarla de forma particular.

Precisamente en la última jornada organizada por el Colegio, usted impartió una ponencia sobre la importancia del asesor en el nuevo marco de la GIP. ¿Cómo se ha introducido en los últimos años esa figura en el campo almeriense? ¿Con qué dificultades se ha encontrado?

En Almería el técnico de campo tiene esta normativa ampliamente superada, porque en todas las empresas, ante las exigencias de los propios mercados extranjeros, ya se habían auto-instaurado una serie de normas o certificados (Global GAP, BRC, ISO, UNE, etc.), que en muchos casos superaban la nueva norma. Lo que sí viene a reforzar es la fidelidad y confianza entre el agricultor y técnico. A día de hoy por una finca pueden circular diversos técnicos, cada uno responsable de diferentes ámbitos, desde los de la cooperativa a los de las empresas comercializadoras, pero el agricultor debe tener muy claro que su asesor, quien le tiene que validar su cuaderno de explotación con su firma, es solo uno y tiene que ser un técnico de su total y absoluta confianza.

foto

¿Existen los planes de formación adecuados para que un ingeniero agrícola cuente con los conocimientos necesarios sobre todo lo que conlleva el Real Decreto de Uso Sostenible de Fitosanitarios?

Desde el Consejo General, organismo competente para tratar este tipo de temas con las administraciones centrales, se ha puesto en marcha la negociación-convenio para la realización de cursos de GIP. Se pretende tanto complementar la formación de aquellos titulados que se han especializado en algún campo sin realizar los créditos obligatorios en GIP, como ofrecer una formación continua a aquellos profesionales que ya se dedican al asesoramiento. Por ejemplo, en Aragón ya se ha firmado un convenio entre todas las partes implicadas, que está sirviendo de ejemplo al resto de España por su rapidez y porque ha sido fruto del consenso entre las partes: organizaciones agrarias, administraciones, ingenieros agrónomos, etc.

¿Considera que la figura del ingeniero agrícola ha ganado en prestigio en el propio sector gracias a la figura del asesor?

La norma, al contemplar el establecimiento y firma de un documento contractual entre agricultor y asesor y la validación del registro de tratamientos, trata de acreditar documentalmente la buena labor que tanto ingenieros agrícolas como agricultores venimos realizando hasta ahora y que supone una garantía para la seguridad alimentaria.

¿Qué le pediría el técnico al agricultor?

Un poco más de confianza hacia el asesor. Una misma explotación puede tener varios técnicos agrarios que asesoren al agricultor, pero a la hora de actuar y tomar éste las decisiones tiene que contar con quien le va a validar y a firmar el cuaderno. Si un agricultor quiere abonar o tratar su explotación con un producto porque se lo ha recomendado, por ejemplo, el técnico de una casa comercial, éste ha de pedir antes la opinión de su técnico asesor que le va a validar el tratamiento. En definitiva, es una forma de tecnificar la explotación y profesionalizar más al agricultor. Hay una gran presión comercial, que es muy legítima, pero de cara al futuro se debería establecer un criterio por el cual al final el agricultor se acabe "fiando" de su técnico independiente.

Como Colegio, ¿qué echan en falta en esa comunicación entre el agricultor y su técnico asesor?

Mejoraría mucho esa comunicación si hubiese una mejora en la organización de la comercialización de los productos. Cada campaña que pasa el coste de los insumos suben y el precio que recibe el agricultor por sus producciones sigue a la baja. Aunque ya existe cierta conciencia de que la solución pasa por la organización de la producción en origen, y se está produciendo la fusión de empresas cooperativas o la creación de cooperativas de segundo grado, etc., también hemos comprobado como ha aumentado significativamente el número de intermediarios a través de los que comercializan pequeños agricultores su producción y que no ofrecen suficientes garantías.

foto
El pasado mes de junio, el COITAAL organizó una jornada sobre la Gestión Integrada de Plagas.

La intervención del ingeniero agrícola está muy ceñida a la producción, ¿debería cambiar esta visión?

Absolutamente, el técnico es muy importante en la producción, pero lo puede ser también una vez que la hortaliza o fruta ha sido cosechada (poscosecha y calidad) e incluso en su comercialización, de hecho ya hay técnicos agrícolas que comienzan a trabajar en los departamentos comerciales de cooperativas y empresas. Hasta ahora ese ámbito era quizás el más virgen, con una falta de competitividad, pero ahora y ante un mercado que se ha de salir a buscar, se necesita realizar una labor realmente técnica y de sondeo de esos mercados. Multiplicar las facetas del ingeniero técnico agrícola es, sin ninguna duda, uno de los grandes retos que tiene esta junta de gobierno para los próximos años. En este sentido se va a realizar próximamente un nuevo curso de experto en técnico comercial.

A principios de año firmaron un acuerdo con las principales asociaciones y organizaciones agrícolas para poner a su servicio las múltiples herramientas del colegio. ¿Qué balance hace de estos primeros meses?

La relación es positiva, porque la comunicación ha mejorado y porque los trabajos realizados se están sometiendo cada vez más al visado colegial, que aunque no es obligatorio es para el cliente un control de calidad que garantiza aspectos como que el firmante es un profesional que no está inhabilitado judicialmente, está cubierta su RC y es competente para realizar ese tipo de trabajos. Además, a mi personalmente, que llevo un año y medio al frente del Colegio, me ha servido para conocer más y mejor a las organizaciones y asociaciones agrarias y su buen hacer por el mundo agrario de nuestra provincia.

“El técnico es vital durante la producción, pero puede ser igual de importante en la comercialización”

Empresas o entidades relacionadas

Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Almería

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasBrassica2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS