Posicionamos su web SEO / SEM

Nunhems recomienda incluir la variedad sembrada como parte del éxito en una estrategia de control integrado de plagas

04/10/2013

4 de octubre de 2013

Elegir con acierto una variedad y saber anticipar correctamente la forma en que ésta se comportará una vez sembrada, en función de las condiciones específicas de cada explotación, es un factor muy importante que puede inclinar la balanza hacia perder o salvar la cosecha.

Conocer a fondo la semilla elegida permite disponer a tiempo de una valiosa información sobre el efecto que pueden causar en ella las plagas y enfermedades, un factor que resulta imprescindible para mantener un nivel adecuado de sanidad vegetal en la explotación y prevenir pérdidas económicas derivadas de una reducción en la cosecha o de una devaluación comercial del fruto. Este nuevo enfoque en sanidad vegetal se difundió en Vegetal World (Valencia), durante la ponencia pronunciada por Ignacio Susín, genetista (plant breeder) de pimiento de Nunhems, que participó en las jornadas técnicas sobre el papel del asesor en la Gestión Integrada de Plagas (GIP) en representación de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (Anove), de la que Nunhems es socio.

foto
Entender la variedad como parte de un 'agro-ecosistema' en el que influyen muchos condicionantes como el tipo de suelo, las plagas de cada cultivo o las condiciones climatológicas, sólo es posible cuando se enfoca el manejo de la variedad como una herramienta más en la estrategia de control integrado de plagas. “La variedad es algo más que un objetivo a proteger, ya que una planta es también el hábitat donde las plagas se multiplican y donde medran tanto enemigos naturales como insectos auxiliares, que necesitan unas condiciones especiales para su supervivencia”, manifestó Ignacio Susín, quien destacó la trascendencia de la mejora vegetal en el proceso de desarrollo de variedades más seguras.