Posicionamos su web SEO / SEM

Las etiquetas encoladas en frío siguen dominando el sector con una cuota del 46%, seguidas por las etiquetas autoadhesivas, 37%, las fundas, las etiquetas envolventes y las etiquetas en molde, con cuotas del 8, el 6 y el 2%, respectivamente

Finat anuncia un crecimiento moderado en el consumo de etiquetas autoadhesivas en Europa en 2012

Jules Lejeune, director general de Finat08/07/2013
La demanda de materiales para etiquetas autoadhesivas en Europa ascendió a 5.780 millones de metros cuadrados en 2012, lo que supone un incremento del 1,7% comparado con 2011. Con una cuota de mercado de alrededor del 45%, las etiquetas autoadhesivas consolidan su liderazgo en el sector europeo del etiquetado, por delante de las de encolado en frío (40%), las fundas (7%), las etiquetas en molde (3%) y otras tecnologías (5%). No obstante, el patrón de crecimiento del 5% anual que experimentó el sector hasta mediados de la década pasada ha desaparecido. Es evidente que la industria del etiquetado no es ajena a las crisis financiera y económica internacionales. Pero no es la única razón: el consumo en Europa occidental ha alcanzado un estadio de madurez, lo que implica que la demanda de etiquetas autoadhesivas se ha vuelto más sensible a la volatilidad de la conducta de los consumidores. Sin embargo, hay dos factores que hacen de contrapeso a esta situación: las innovaciones en las etiquetas fabricadas con film y los progresos constantes en Europa del Este siguen ofreciendo potencial para el crecimiento.

En retrospectiva

2012 fue un año de referencia para la industria europea del etiquetado autoadhesivo. El consumo total de etiquetas de 2012 —5.780 millones de metros cuadrados— supone el doble de la cifra aproximada de 2.840 millones publicada por Epsma de 1996, el año a partir del cual manejamos los datos. No obstante, el sector tardó unos siete años en llegar a la mitad de esa cifra, y de 2003 en adelante (primer año de publicación de las estadísticas de Finat), el resto del crecimiento conllevó casi diez años. Este dato ilustra que el ritmo de expansión de la industria ha ido desacelerándose.

La ralentización del crecimiento anual que se produjo entre mediados de 2005 y mediados de 2008 se vio mitigada por los índices de crecimiento superiores (aunque también en línea descendente) de los films para etiquetas. A partir de mediados de 2008, la crisis internacional afectó de lleno a la industria, con un descenso enorme en 2008-2009, que se 'corrigió' con el alza exagerada de 2009-2010 y la recaída de 2010-2011. En la primera mitad de 2012, se observaron indicios de una recuperación modesta, lastrada, sin embargo, por la prolongación de la recesión en varios países europeos como consecuencia de las medidas aplicadas por los gobiernos para equilibrar los presupuestos y restaurar la confianza en el euro.

Perspectiva global

Según los datos de 'Labels and Labeling Consultancy', la demanda internacional de etiquetas (de todos los tipos de tecnología) se sitúa entre los 40.000 y los 45.000 millones de metros cuadrados. Alrededor del 30% de este volumen se consume en Europa.

A escala internacional, es decir, mercados emergentes incluidos, las etiquetas encoladas en frío siguen dominando el sector con una cuota del 46%, seguidas por las etiquetas autoadhesivas, 37%, las fundas, las etiquetas envolventes y las etiquetas en molde, con cuotas del 8, el 6 y el 2%, respectivamente. La razón estriba en que el etiquetado autoadhesivo está menos desarrollado en los mercados emergentes. Tal y como se menciona en la introducción, las etiquetas autoadhesivas dominan el mercado si tenemos en cuenta solo Europa y Norteamérica.

Si bien el consumo medio de etiquetas autoadhesivas por cápita en Norteamérica —en torno a los 15 metros cuadrados— es similar al de los mercados 'maduros' de Europa occidental, existen grandes diferencias dentro de la propia Europa, que van de los 3-4 metros cuadrados en el este y el sudeste del continente a los 20 metroscuadrados en algunos países del norte de Europa, lo que sitúa el consumo medio por cápita en 6-8 metros cuadrados. En otras palabras, la industria del etiquetado todavía tiene posibilidades de crecimiento considerables en el continente europeo.

foto

Perspectiva global.

Novedades en Europa: diferencias entre regiones

En este contexto, no debería sorprender que el mercado se desarrolle de manera muy distinta en un extremo u otro de Europa. En comparación con la leve evolución de la demanda en el resto de regiones europeas (todas registran aumentos o descensos en un rango del 1,5%), los mercados de Europa del Este consumieron un 11,4% más de materiales para etiquetas autoadhesivas que el año anterior. La demanda de etiquetas en los países de Europa del Este (12 naciones, 325 millones de habitantes) fue de 1.150 millones de metros cuadrados, una cifra que se acerca a la del sur de Europa (6 países mediterráneos más Turquía, 280 millones de habitantes), cuya demanda es de 1.280 millones de metros cuadrados y es la segunda región europea más importante para el sector del etiquetado autoadhesivo. Con una demanda de 2.270 millones de metro cuadrados, Europa central (6 países, 125 millones de habitantes) todavía está fuera del alcance para el resto de países del continente.

Entre los cinco países europeos que más etiquetas autoadhesivas consumen, Alemania y Reino Unido consolidaron su posición de liderazgo por delante de Francia, Italia y España. No obstante, desde una perspectiva histórica, Alemania e Italia superan a los otros tres países. Juntos, estos cinco países representaron en torno al 60% de la demanda total de etiquetas en Europa en 2012.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los factores que impulsan la demanda y la situación económica varían considerablemente de un país a otro. En el caso de los países pequeños en general, el volumen y la evolución de la demanda de materiales para etiquetas suele guardar una correlación más estrecha con las exportaciones de bienes de consumo, razón por la que el consumo medio de etiquetas por cápita suele ser superior que el de mercados mayores.

foto

Evolución.

Tendencias en la demanda de papel y film para etiquetas

A fin de cuentas, en 2012 la demanda de materiales para etiquetas autoadhesivas en Europa aumentó en casi cien millones de metros cuadrados en comparación con 2011. Alrededor de un 90% de este volumen proviene del aumento neto de la demanda de rollos de etiquetas. De este crecimiento neto en 2012, los rollos de film fueron el material más demandado, con un incremento neto de 48 millones de metros cuadrados, por delante del aumento neto de los rollos de papel, de 41 millones de metros cuadrados.

Cabe destacar que este incremento neto en general proviene en su totalidad del aumento de la demanda en Europa del Este. En el caso de la demanda de etiquetas en formato de rollo de papel, el aumento neto de la demanda de casi 80 millones de metros cuadrados en los doce países de Europa del Este compensa el descenso neto de la demanda en otras regiones, ya que este incremento es el doble de dicha caída. En cuanto a las etiquetas en formato de rollo que no son de papel, el aumento de la demanda en Europa del Este representa casi el 75% del incremento neto de toda Europa.

Perspectivas para 2013

En el primer trimestre de 2013, la demanda de materiales para etiquetas autoadhesivas sólo creció un 0,4% comparado con el primer trimestre de 2012. Aunque es un resultado positivo que evita que la industria europea vuelva a entrar en 'recesión', sigue en la línea descendente de los índices de crecimiento trimestral anualizado que se observa desde el tercer trimestre de 2012.

Igual que en 2012, los rollos de film para etiquetas (+1,6%) y los materiales para etiquetas autoadhesivas en general consumidos en Europa del Este continúan siendo los motores de la demanda, como ocurre desde hace diez años.

foto

Gráfica de Finat.

A pesar de las señales leves de (lenta) recuperación y de la mejora considerable de las condiciones financieras, los países de la eurozona seguían en recesión a principios de año, lo que supone seis trimestres consecutivos de descenso. Incluso el 'motor de las exportaciones' europeo, Alemania, ve que su economía se ralentiza. Aunque se han llevado a cabo reformas importantes para estabilizar las finanzas de los gobiernos, la deuda de algunos países ha alcanzado unas cifras insostenibles que suprimen la demanda interna.

Con todo, en el último trimestre de 2012 y a principios de 2013, la sensación entre las empresas de manipulado es que la situación está dando un giro optimista.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.