Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio

El mejor resultado de los últimos 8 años, cuando el petróleo cotizó, de media, a 40 dólares más

Repsol logra un beneficio neto de 2.341 millones y recorta su deuda en un 45%

Redacción Interempresas28/02/2019

Repsol logró un beneficio neto de 2.341 millones de euros en 2018, un 10% más que en el ejercicio precedente y récord de la compañía en los últimos ocho años. Desde la compañía energética se destaca la importancia de este resultado, puesto que en 2011 el precio medio del barril de petróleo fue de 111 dólares, frene a los 71 de media a los que cotizó el pasado año.

Por lo que respecta al beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía, aumentó un 10%, hasta los 2.352 millones de euros, por encima de los 2.131 millones registrados en el ejercicio anterior.

“Además de la solidez de los negocios, estos resultados reflejan la capacidad de adaptación e innovación de Repsol −especialmente, tras el éxito del programa de eficiencia aplicado en los últimos años−, así como su flexibilidad para incorporar y desarrollar nuevas capacidades. Todo ello ha permitido a la compañía aumentar la generación de valor y, al tiempo, desempeñar un papel más activo como proveedor multienergía”, informaron fuentes de la compañía presidida por Antonio Brufau en una extensa nota de prensa.

El modelo de negocio integrado de la compañía le permitió obtener un mayor aprovechamiento de la mejora de los precios del crudo, que, en el caso del Brent, fueron un 32% superiores a los de 2017, aunque alejados de sus máximos históricos. Por su parte, el gas de referencia, Henry Hub, mantuvo una cotización media similar al ejercicio anterior.

En este contexto, el área de Upstream duplicó su resultado, hasta los 1.325 millones de euros, continuando con la tendencia positiva de anteriores años. El incremento de la producción y la subida de los precios del crudo fueron decisivos para este buen comportamiento. También los efectos de las medidas de los programas de eficiencia y de digitalización, que siguen evidenciando su eficacia.

El área de Downstream obtuvo un resultado de 1.583 millones de euros, con un mejor desempeño de los negocios comerciales, Marketing y GLP, y un positivo comportamiento de Trading y Gas. El área de Química se vio afectada por un peor entorno internacional y por las paradas de mantenimiento en algunas de las instalaciones industriales, que también tuvieron incidencia en Refino, al igual que la debilidad del dólar frente al euro.

La compañía incrementó su EBITDA hasta los 7.513 millones de euros, lo que supone un incremento del 12% respecto a los 6.723 millones del ejercicio anterior.

foto
La compañía incrementó su EBITDA hasta los 7.513 millones de euros, lo que supone un incremento del 12% respecto a los 6.723 millones del ejercicio anterior.

Descenso de la deuda del 45%

El buen comportamiento de los negocios, unido a la venta de la participación que Repsol mantenía en Naturgy Energy Group, “incidieron en la reducción de la deuda neta del Grupo hasta los 3.439 millones de euros, frente a los 6.267 millones registrados al finalizar el año 2017, lo que supone una caída del 45%. Por su parte, a finales de diciembre la liquidez ascendía a 8.742 millones de euros.”

La compañía prevé incrementar el dividendo hasta situarlo en 1 euro por acción en 2020, y una recompra total de las acciones emitidas en el programa Repsol Dividendo Flexible. “Todo ello sitúa la remuneración al accionista entre las más altas del sector”, añaden fuentes de la multinacional energética.

Por otro lado, Repsol continuó avanzando en su programa de digitalización, implantado en toda la organización y que aportará 1.000 millones de euros en 2022, tanto por nuevos ingresos como por optimización de inversiones y gastos. También ofrecerá una mayor seguridad en los procesos, contribuirá a la reducción de emisiones y fomentará iniciativas de economía circular.

Upstream, un 110% más que en 2017

El resultado neto ajustado del área de Upstream aumentó un 110%, hasta los 1.325 millones de euros, frente a los 632 millones de 2017. Este resultado, aseguran fuentes de la compañía, estuvo impulsado por la gestión realizada por la compañía y los programas de eficiencias y digitalización. Para este buen desempeño ha sido relevante el aumento del 3% en la producción y los mejores precios de realización.

En lo relativo a las materias primas de referencia internacional, el crudo Brent incrementó su precio medio un 32% respecto al año anterior, con una cotización media anual de 71 dólares por barril. Por su parte, el Henry Hub mantuvo su cotización en un promedio de 3,1 dólares por Mbtu, en línea con la del ejercicio 2017.

En cuanto a la producción, alcanzó una media de 715.000 barriles equivalentes de petróleo diarios (bep/d), lo que supone un incremento del 3% respecto al año anterior. La compañía produjo un 63% de gas, mientras que un 37% fueron líquidos.

Las inversiones en Upstream ascendieron durante el ejercicio a 1.973 millones de euros, de los que un 70% correspondieron al desarrollo de proyectos y un 21% a la exploración de hidrocarburos.

foto

La compañía realizó durante el año pasado inversiones por valor de 1.831 millones de euros en Downstream, frente a los 805 millones de 2017.

Entrada en México y crecimiento en Perú

El resultado neto ajustado del negocio de Downstream se situó en 1.583 millones de euros en 2018, frente a los 1.877 millones del ejercicio anterior.

Los negocios de Refino y Química se vieron afectados durante el curso por un peor entorno internacional, al que se sumó la debilidad del dólar frente al euro. Además, en el resultado de esta área también influyeron las paradas de mantenimiento y mejora de los complejos industriales de Puertollano, Tarragona y Sines (Portugal). Trabajos que “contribuyeron a que Repsol se mantenga entre las compañías líderes del sector en Europa, apoyada por la aportación de las mejoras introducidas en innovación, eficiencia y productividad.”

El indicador de margen de refino se situó en 6,7 dólares por barril, similar al obtenido en 2017, cuando se registraron 6,8 dólares por barril. En el ámbito del refino, desde Repsol se destaca la inauguración en noviembre de las nuevas unidades de desulfuración de gasolina en la refinería de La Pampilla (Perú), en las que se invirtieron 741 millones de dólares y que permiten obtener productos de mayor calidad y más sostenibles medioambientalmente.

El área de Trading y Gas mejoró su resultado respecto al obtenido en 2017, al igual que el negocio de GLP, este último impulsado por mayores ventas en el mercado español.

El área de Marketing también tuvo un comportamiento más positivo, con mejores resultados en Ventas Directas y Aviación. La compañía siguió trabajando durante 2018 para aportar nuevo valor a sus clientes y ofrecerles productos y servicios que se ajusten a sus necesidades. En este sentido, reforzó su alianza con socios de prestigio, como El Corte Inglés, con quien está desarrollando un plan de expansión que contempla la apertura de 1.000 tiendas Supercor Stop&Go en las estaciones de servicio Repsol en los próximos tres años.

Este proyecto se suma a la participación del 70% en la plataforma digital Klikin, con la que Repsol está evolucionando su aplicación para móvil Waylet, que dispone de más de un millón de clientes registrados, hacia un medio universal de pago. Además de en las estaciones de servicio de la red de Repsol, la app puede utilizarse en numerosos comercios, gracias a los 2.400 acuerdos firmados.

Destaca también la puesta en marcha, junto con Kia, de Wible, un nuevo servicio de coche compartido (carsharing), que está operativo en Madrid desde julio con 500 vehículos y que ya cuenta con 70.000 usuarios.

Por otra parte, el pasado mes de marzo la compañía lanzó un proyecto en México con el que aspira a alcanzar en los próximos cinco años una cuota del 8-10% en el mercado mexicano de estaciones de servicio. Repsol cuenta ya con más de 180 estaciones en el país y contratos para alcanzar 240. Además, ha acordado su participación en tres proyectos de infraestructuras con los que sumará una capacidad total de almacenamiento de más de 750.000 barriles.

Asimismo, Repsol adquirió las estaciones de servicio de Puma Energy en Perú, operación con la que incrementará un 10% el volumen de ventas en el país.

La compañía realizó durante el año inversiones por valor de 1.831 millones de euros en Downstream, frente a los 805 millones de 2017, un aumento destacado derivado de la apuesta por nuevos negocios, la innovación y la expansión del área.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.