Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Según revela un estudio de la organización ecologista Oceana

Las exploraciones de hidrocarburos de Repsol frente a Málaga se sustentan en datos falsos

Revista Estaciones de servicio29/06/2012
EESS Digital.- La Declaración de Impacto Ambiental favorable emitida por el Gobierno y que permite a Repsol realizar prospecciones de hidrocarburos frente a Málaga está basada en datos falsos. Así lo asegura la organización ecologista Oceana, que ha realizado un estudio de los fondos marinos en los que se llevarían a cabo las operaciones y ha comprobado que en la zona existen hábitats y especies protegidos por la legislación europea y convenios internacionales.

Por este motivo, Oceana ha enviado imágenes del lecho marino a las administraciones central, regional y local, que demuestran la existencia de ese ecosistema, por lo que solicita la anulación de la declaración favorable y la paralización total del proyecto.

Repsol defendió en su momento la casi inexistencia de hábitats de valor ecológico, lo que contrasta con los resultados del estudio efectuado por la organización ecologista, que revela que en el lugar preciso donde se pretenden hacer las exploraciones un arrecife de ostras protegido en la UE por la Directiva Hábitats y al menos nueve especies protegidas.

El análisis de Oceana ha consistido en la obtención de imágenes tomadas con ROV (robot submarino), que muestran fondos altamente vulnerables y de elevada biodiversidad, con comunidades de corales, jardines de gorgonias, agregaciones de esponjas y una nutrida fauna con especies de alto valor ecológico y económico.

Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana Europa, ha afirmado al respecto que volvemos a enfrentarnos a un caso escandaloso, en el que aunque se demuestre la falta de rigor y la falsedad de los documentos presentados para conseguir los permisos, el Gobierno prefiere aferrarse a los datos de su conveniencia.

Aguilar ha subrayado que nuevamente, vemos cómo las administraciones públicas son incapaces de cumplir con la ley y gozan de total impunidad, además de estar haciendo caso omiso a las reclamaciones de empresarios turísticos, cofradías de pescadores y grupos políticos, que se oponen a este proyecto.