Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
El litro de diésel ya se vende a una media de 1,336 euros

El gasóleo se encarece un 4% en 15 días y pulveriza su máximo histórico

Revista Estaciones de servicio13/01/2012
EESS Digital.- El precio del gasóleo ha pulverizado su máximo histórico y ya se vende a una media de 1,336 euros el litro, tras haber protagonizado un incremento del 4% en las dos últimas semanas, según se desprende del último Boletín Petrolero de la Unión Europea. El diésel pulveriza así el anterior récord, vigente desde julio de 2008, cuando se llegó a pagar 1,329 euros de media por cada litro de gasóleo.

La gasolina, por su parte, se ha encarecido más todavía, un 4,8% en las dos últimas semanas, y su precio se sitúa en 1,358 euros, aún por debajo del máximo histórico de 1,381 euros alcanzado en la última semana de abril del año pasado.

Con respecto a los precios registrados hace un año, el gasóleo cuesta en la actualidad un 8% más que en la primera semana del año pasado, mientras la gasolina se ha encarecido un 12,5% en los últimos 12 meses.

Desde la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) explican que la devaluación del euro con respecto al dólar es la causa principal de este incremento de los precios de los carburantes. Desde abril de 2012, el euro se ha devaluado un 14% con respecto al dólar y se cambia en la actualidad por 1,27 dólares, por lo que, al mismo precio en dólares los países de la zona euro han de hacer un esfuerzo mayor para la adquisición del barril de petróleo.

De hecho, cuando el gasóleo alcanzó su anterior máximo histórico (agosto de 2008), el barril de Brent marcaba también su récord y cotizaba a 147 dólares, muy por encima de los 113 dólares a los que se vende hoy. Sin embargo, tanto entonces como ahora el barril de crudo de referencia en Europa cuesta alrededor de 90 euros, explica AOP.

Además, todo parece indicar que, lejos de moderar su ascenso, los precios del petróleo continuarán subiendo en las próximas semanas, debido especialmente a las tensiones geopolíticas en el Estrecho de Ormuz, zona de paso de más de la tercera parte del petróleo que se comercializa en el mundo.