Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Estaciones de Servicio
Debido a su "política de fijación de precios" y a su "mayor presencia en los mercados"

La CNE señala a Repsol como principal causante del `efecto lunes´

Revista Estaciones de servicio02/09/2013
foto
Repsol 2073
La Comisión Nacional de la Energía (CNE) lo tiene claro: Repsol es el principal responsable del fenómeno que el propio organismo bautizó como “efecto lunes”, consistente en bajar los precios el primer día de la semana -justo cuando se recopilaban los datos para enviarse a la Unión Europea y ser comparados con el de otros mercados comunitarios- y después subirlos paulatinamente hasta el fin de semana siguiente, cuando el PVP alcanzaba cotas superiores a las registradas siete días antes.

Según las conclusiones del expediente informativo que la CNE ha elaborado para determinar qué operadores eran los causantes del “efecto lunes”, la petrolera que preside Antonio Brufau tiene la mayor cuota de responsabilidad en el surgimiento y mantenimiento de esta práctica.

En concreto, el ente regulador explica que la “mayor presencia en los mercados” de Repsol, así como “una política de fijación de precios caracterizada por una mayor intensidad en la bajada de los mismos los lunes” propician que el papel de la multinacional española en el “efecto lunes” adquiera “una mayor relevancia”.

Pero la CNE no acusa únicamente a Repsol de esta práctica, sino que afirma que otras petroleras, entre las que cita expresamente a Meroil y Disa Península, “tienen una estrategia de fijación de precios los lunes que sigue un patrón similar” y “registran una mayor intensidad y frecuencia del 'efecto lunes'”.

Un segundo grupo de operadores, integrado por “BP, Cepsa y, en menor medida, Galp” siguen también un patrón “similar” aunque “de menor intensidad”. En el otro extremo se encuentran las compañías independientes, hipermercados y otras marcas blancas, “con un 'efecto lunes' irrelevante”.

El expediente elaborado por la CNE acredita además que la forma de fijación de precios medios de los carburantes a lo largo de la semana “no responde a una dinámica propia de un mercado en competencia”. Además, desvela que “la bajada de los precios del lunes es una práctica que viene acompañada de precios medios superiores el resto de días de la semana”.

La CNE se ha cargado de argumentos para señalar con el dedo a Repsol como causante del “efecto lunes”. Así, ha elaborado análisis en tres mercados locales heterogéneos y diferenciados -Lérida, La Coruña y Málaga- y en todos los casos la conclusión es idéntica: “se puede atribuir la causalidad del 'efecto lunes' a las estaciones de servicio integradas en la red de distribución de Repsol”.

Sea como fuere, el informe del organismo que preside Alberto Lafuente llega tarde, toda vez que la propia Repsol reconoció a principios de verano que efectivamente rebajaba los precios del combustible en sus estaciones de servicio los lunes, aunque descartaba cualquier intento de manipular las estadísticas y comparativas europeas y atribuía esta práctica a un gesto de deferencia hacia un colectivo que constituye uno de sus principales clientes, los transportistas, que según Repsol, llenan los depósitos de sus vehículos el primer día de la semana.

Repsol reconocía estos hechos poco después de que el Ministerio de Industria explicara que había desactivado el 'efecto lunes', puesto que a partir del pasado 13 de mayo no envía a Bruselas los precios de venta que se dan ese día, sino una media de los que se registran a lo largo de la semana.

Fue entonces cuando Repsol aseguró que si bajaba el precio los lunes era para beneficiar a los transportistas y cuando aprovechó para anunciar a bombo y platillo la puesta en marcha de una promoción que garantizaba que todos los viernes del verano serían los días en los que repostar sería más barato en su red de estaciones de servicio.