Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
Sólo en algunos tramos y en función de las condiciones del tráfico

El Gobierno elevará a 130 la velocidad máxima en autovía

Revista Estaciones de servicio04/10/2013
130 130
El Consejo de Ministros de hoy, 4 de octubre, tiene previsto aprobar el proyecto de ley de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que, entre otras medidas, permitirá subir la velocidad a 130 kilómetros por hora en algunos tramos de autovía y autopista.

La pretensión de la Dirección General de Tráfico (DGT) es aumentar el máximo a 130 kilómetros por hora en determinados tramos y condiciones de autovías y autopistas y rebajarlo en las carreteras convencionales e, incluso, en algunas calles de las ciudades.

Cuando el Congreso dé luz verde a esta ley, comenzará la tramitación del nuevo Reglamento General de Circulación, que deberá incorporar algunas de las medidas de la reforma de la Ley de Tráfico para estar vigente en primavera.

En cualquier caso, el borrador del citado Reglamento General de Circulación prevé que sea la DGT quien regule mediante los paneles informativos dónde y cuándo se puede circular a 130. Lo que está claro es que debe tratarse de vías de alta capacidad “en los que existan índices contrastados de seguridad, buenas condiciones de trazado y pavimentación” y buenas condiciones meteorológicas y ambientales.

En cuanto a las condiciones meteorológicas y ambientales, poco puede hacerse, pero lo cierto es que muchos temen que cuando el borrador de la norma alude a carreteras con pocos accidentes y “buenas condiciones de trazado y pavimentación”, el Gobierno podría estar refiriéndose a las autopistas de peaje.

La crisis ha hecho que los ingresos de este tipo de vías caigan en picado. En los últimos meses se han producido incluso algunos movimientos ciudadanos que se han opuesto a pagar los peajes en Cataluña, una de las regiones con más autopistas de este tipo.

Podría tratarse también de un cable para intentar salvar a las tristemente famosas radiales que circundan Madrid. Estas vías, presentadas hace algunos años como la panacea frente a los atascos que colapsan la capital, han cosechado datos de tráfico muy inferiores a los esperados tanto por la Administración como por las concesionarias.