Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio

Lavarte presentará en Motortec 2015 su "Twin Jet"

Revista Estaciones de servicio09/03/2015
foto
Lavarte logo
Una de las dificultades a las que se enfrentan los fabricantes de boxes de lavado es transmitir a los clientes finales las mejoras que aportan sus equipos frente a los de sus competidores. Tras varios meses de trabajo, Lavarte presentará -en su estand 2C08 de Motortec AM- su lanza "Twin Jet", que confirma el empeño del fabricante madrileño en aportar a sus realizaciones valores añadidos que sean percibidos por los usuarios finales. El objetivo es evidente: incrementar el flujo de vehículos y, por tanto, aumentar la rentabilidad de las áreas de lavado.

Tras analizar los cambios que se habían producido en los boxes en las últimas décadas, el gerente de Lavarte, Óscar Domínguez, llegó a la conclusión de que las lanzas “apenas habían evolucionado”. Así que en la compañía se pusieron manos a la obra con el objetivo de actualizar las lanzas fabricadas y comercializadas por la empresa. La intención inicial, diferenciarse de sus competidores, se ha logrado gracias a una sencilla e ingeniosa idea: duplicar el chorro, lo que aporta palpables mejoras.

En primer lugar, en una única pasada se logra la misma limpieza que en dos de una lanza con un único chorro. En segund, se logra atacar la suciedad desde ángulos distintos, ya que la orientación de cada una de las salidas de agua es distinta, por lo que impacta de forma diferente en la superficie del vehículo.

La mayor virtud de la nueva lanza de Lavarte es la sencillez de la idea de la que parte. “La idea es muy simple, pero no por ello pierde valor; al contrario, al ser tan sencilla el cliente la capta enseguida, lo que genera en él una experiencia de uso más agradable y, además, le permite recordar claramente dónde puede encontrar nuestro Twin Jet. Esa es la parte en la que los propietarios de nuestras áreas de lavado salen beneficiados, ya que destacan sobre sus competidores y obtienen una ventaja competitiva que el cliente final, el propietario del vehículo, ha interiorizado sin la intervención de nadie”.