Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
Álvaro Granada, director de la Red de Estaciones de Servicio de BP

“El futuro pasa por contar con una red de estaciones de servicio de calidad”

Revista Estaciones de servicio22/12/2015
Álvaro Granada, director de la Red de Estaciones de Servicio de BP, respasa en una entrevista la situación actual del sector, que se ha polarizado entre los actores que ofrecen precio y aquellos que ofrecen servicios.
foto
Álvaro Granada es licenciado en ingeniería industrial por la Universidad Pontificia de Comillas y poseedor de sendos máster en Ingeniería y Administración de Empresas por la Northwestern University de Chicago.

Álvaro Granada, director de la Red de Estaciones de Servicio de BP en España, subraya en la entrevista publicada en el número 304 de Estaciones de Servicio que el objetivo de la operadora británica en el mercado nacional es contar con una red de estaciones de servicio que cuente “con excelentes ubicaciones, buenos activos (me refiero a instalaciones amplias y actualizadas, con tienda y área de lavado) y una buena gestión”.

Durante la entrevista, Álvaro Granada (de 37 años de edad, licenciado en ingeniería industrial por la Universidad Pontificia de Comillas y poseedor de sendos máster en Ingeniería y Administración de Empresas por la Northwestern University de Chicago) confirma que “el mercado se está polarizando, y seguirá haciéndolo, porque los clientes se han segmentado de manera muy clara”.

El director de la Red de Estaciones de Servicio de BP apunta que la compañía inició a finales de 2014 “un importante programa de compra de activos en estaciones de servicios de calidad y ubicadas en zonas estratégicas, un esfuerzo cifrado en varias decenas de millones de euros. Y a lo largo de 2016 realizaremos más inversiones, siempre bajo los mismos criterios: excelente ubicación, calidad de los activos y óptima gestión. Lo que estamos haciendo es invertir para crecer sobre una base sostenible de una red de calidad”.

Sobre la proliferación de gasolineras desatendidas, Granada considera que son la prueba de que “el mercado ha sufrido una transformación. A una crisis económica muy profunda se le ha unido un cambio en los hábitos de consumo de los clientes, en parte como consecuencia de esa crisis económica. A ello se le solapa una fuerte reducción de la demanda. El resultado es una competencia en el sector muy abierta, que se ha enfocado en precios o en descuentos”.

Ante esta situación, continúa Granada, “se están imponiendo dos modelos de negocios que son perfectamente lícitos e, incluso, necesarios. Uno de ellos compite en precio: se trata de instalaciones que no siempre cuentan con una buena ubicación, no suelen tener servicios de valor añadido... Su propuesta se basa en el precio del monolito. Y luego encontramos la oferta abanderada, en la que se ha visto una acusada política de descuentos. Estos dos modelos, en mi opinión, están condenados a convivir en el medio y largo plazo. Y es bueno que así sea, porque habrá clientes que busquen precio y otros calidad y variedad de servicios”.

En cada uno de esos segmentos, opina el director de la Red de Estaciones de Servicio de BP, "cada uno de los competidores está recurriendo a sus armas comerciales. En el de precio lo que ya estamos viendo, en particular en zonas muy castigadas por el exceso de puntos de venta, es una saturación del mercado, fruto de la apertura casi irracional de instalaciones. Hay provincias en las que las nuevas aperturas no compiten con formatos abanderados, lo hacen entre ellas, entre las denominadas gasolineras de bajo coste y/o desatendidas".

No obstante, añade Granada, "los clientes son los que son, y no van a hacer más kilómetros porque haya doscientos puntos de venta más. Lo que sucede, de facto, es que esos usuarios ven una mayor oferta en el segmento de precio, lo que incrementa la competencia en ese segmento, con lo cual los jugadores que operan en él se ven abocados a aplicar una mayor agresividad comercial, lo que reduce aún más su margen. Al final, aguantará el que tenga más pulmón económico o el que tenga menores costes, o bien el que opere con un modelo de negocio innovador, que a mí no se me ocurre, que les permita bajar más los precios".