Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio
El Ministerio de Asuntos Exteriores llama a consultas al embajador argentino en Madrid

Argentina inicia los trámites para nacionalizar YPF y desata un conflicto diplomático

Revista Estaciones de servicio13/04/2012

EESS Digital.- Todo parecía indicar que ayer, 12 de abril, sería el día elegido por el Gobierno argentino para proceder a la nacionalización definitiva de YPF -participada en un 57,43% por Repsol -, pero las presiones ejercidas por el ministro de Industria español hicieron dar marcha atrás a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien incluso había elaborado un proyecto de ley para proceder a la expropiación.

De hecho, a pesar de que en la mañana de ayer (hora argentina) la presidenta del país sudamericano decidió no acudir a la reunión con los gobernadores de las provincias petroleras que había convocado la propia Cristina Fernández de Kirchner, lo cierto es que el citado proyecto de ley circuló durante el encuentro de la Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), entidad que agrupa a las diez provincias petroleras de Argentina: Formosa, Jujuy, Salta, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, muchas de las cuales han retirado licencias de explotación de hidrocarburos a YPF.

Tras conocerse que Cristina Fernández de Kirchner iba a reunirse con los gobernadores de las provincias que integran la Ofephi con el objetivo de nacionalizar YPF, el ministro de Industria español, José Manuel Soria, afirmaba que los gestos de hostilidad contra las empresas españolas, entre las que figura Repsol YPF, serán también considerados hostilidad a España y al Gobierno de España y tendrán consecuencias.

Aunque las declaraciones de Soria parecieron desactivar momentáneamente la crisis, durante todo el día de ayer se sucedieron los rumores de nacionalización de la petrolera, participada mayoritariamente por Repsol, cuyo presidente, Antonio Brufau, está desde hace unos días en Argentina con la intención de reunirse con Cristina Fernández de Kirchner, aunque la presidenta no le ha recibido y el empresario ilerdense ha tenido que conformarse con abordar la situación de YPF con el ministro de de Planificación, Julio de Vido, acompañado del viceministro de Economía, Axel Kicilloff, considerado uno de los hombres fuertes del Gobierno de Fernández.

La propia presidenta argentina fomentó la confusión sobre el futuro de YPF cuando, en una alocución desde la Casa Rosada que tuvo lugar pasada la medianoche española ni siquiera se refirió al proyecto de nacionalización de la petrolera. Posteriormente, la presidenta se reunió definitivamente con los gobernadores de las provincias petroleras, sin que trascendieran detalles de las medidas que se adoptaron en el encuentro.

Tras la reunión, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, señaló que durante la cita se trató en términos generales la situación hidrocarburífera del país y la falta de inversiones por parte de YPF. Precisamente esa supuesta falta de inversiones ha sido el detonante de la crisis que podría desencadenar la nacionalización de YPF, puesto que tanto el Gobierno como las provincias argentinas acusan a la petrolera de no destinar los recursos necesarios a los yacimientos que la compañía tiene en el país, lo que habría desencadenado una falta de hidrocarburos y, en consecuencia, una carestía de los mismos.

Aunque parecía que la firmeza expresada por el ministro de Industria español había conseguido desactivar la amenaza de nacionalización, durante la noche (hora española) se han seguido sucediendo los rumores, motivo por el cual el Ministerio español de Asuntos Exteriores ha llamado a consultas al embajador argentino en Madrid, Carlos Bettini, a quien le transmitirá la preocupación y el malestar de España por los planes del Gobierno con respecto a la nacionalización de YPF.

Este incidente se produce después de que otros altos cargos del Ejecutivo español se hayan pronunciado contra la posible nacionalización de YPF. Así lo ha hecho, por ejemplo, el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, quien ha advertido al Gobierno argentino de que romper las reglas de juego tiene un coste y Argentina se va a convertir en un apestado internacional.