Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

BP se declara culpable por el vertido del Golfo de México y pagará una multa récord de 4.500 millones de dólares

Revista Estaciones de servicio16/11/2012
EESS Digital.- La petrolera británica BP ha aceptado declararse culpable de 14 delitos y pagar una multa de 4.500 millones de dólares, lo que representa una sanción récord en Estados Unidos, por la explosión de su plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México en abril de 2010, que causó el mayor vertido de la historia del país norteamericano.

Entre los 14 cargos penales de los que BP se ha declarado culpable figura la muerte de 11 de los empleados de la plataforma petrolífera. En un comunicado, la petrolera británica ha pedido disculpas por la trágica pérdida de vidas y por el impacto del vertido en la región del Golfo, aunque aseguró que la compañía respondió apoyando financieramente los esfuerzos de recuperación de la zona y pagando las reclamaciones legítimas.

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, ha anunciado el acuerdo en Nueva Orleans (Luisiana), uno de los estados más afectados por el vertido. Holder ha anunciado que BP pagará a la Administración estadounidense 4.000 millones de dólares en cinco años.

La mayor parte de esa cantidad, 2.400 millones de dólares, se destinarán a un fondo dedicado a la recuperación costera y medioambiental que causó la filtración del pozo del que extraía petróleo la plataforma, a 1.500 metros de profundidad, del que estuvo manando crudo incontroladamente durante tres meses después de la explosión de la Deepwater Horizon.

Otros 350 millones de dólares se dedicarán a tecnologías de prevención de desastres y contención de vertidos y 1.000 millones irán a parar a un fondo de compensación de los guardacostas. Por otra parte, la petrolera deberá abonar otros 525 millones a la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) por ocultar información a inversores.

La aceptación de su responsabilidad penal implica que BP se compromete a ser vigilada y auditada durante cuatro años por parte de funcionarios estadounidenses en sus operaciones de perforación y exploración en el Golfo de México, todo ello como medidas de precaución para asegurarse de que no se repitan las negligencias que desembocaron en el desastre de la Deepwater Horizon.

Para Holder, la resolución sienta un precedente histórico que evidencia que los individuos dentro de una compañía también son responsables de delitos. No se llamen a error, aunque la compañía es culpable, fueron individuos los que cometieron los delitos, abundó Holder, quien recordó que se ha procesado a dos de los supervisores de alto rango de a bordo de la plataforma, así como a uno de sus vicepresidentes, David Rainey, acusado de obstruir la investigación del Congreso sobre el desastre y de dar falsas declaraciones a miembros del Departamento de Justicia.