Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio

El Ayuntamiento de París pretende prohibir la circulación de vehículos diésel

Revista Estaciones de servicio15/12/2014
foto
Anne hidalgo
La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha mostrado su intención de prohibir la circulación de vehículos alimentados por diésel en la capital francesa a partir de 2020. El objetivo de esta medida, a la que se añadirían otras, como la peatonalización de amplias zonas del centro urbano, es reducir la contaminación provocada por el gasóleo.

“No queremos más diésel en París”, declaró Hidalgo, quien añadió que “quiero terminar para 2020 con el diésel en París y posiblemente más allá, en la periferia”. En una entrevista concedida al diario “Le Journal du Dimanche” la alcaldesa de París matizó que se podrían permitir ciertas excepciones para “hogares con bajos ingresos y vehículo diésel antiguo que se utilice ocasionalmente”. La regidora añadió que en la actualidad “el 60 % de los parisinos no tiene coche, en 2001 era el 40 %”.

El plan anticontaminación de Hidalgo, que será debatido por el gobierno municipal próximamente, incluye limitaciones para autobuses turísticos, la prohibición para vehículos pesados, así como la incorporación de furgones eléctricos al parque de vehículos comunitarios de la ciudad.

La iniciativa propone también que en algunas calles que se han convertido en “cañones de polución”, como los Campos Elíseos o la calle de Rívoli, se podría limitar la circulación a vehículos de bajas emisiones. Estas medidas se complementan con un ambicioso plan de transporte público, alquiler de bicicletas y automóviles y a una reducción de los límites de velocidad.

Una encuesta publicada por el “Le Journal du Dimanche” revela que el 84 % de los parisinos consideran que la lucha contra la contaminación es una prioridad y el 54 % apoyan prohibir el diésel en 2020.

Los motores diésel son en torno a un 20 % más eficaces que los de gasolinas, por lo que producen menos dióxido de carbono, pero en cambio emiten otros contaminantes más perjudiciales para la salud y el calentamiento global.

Este anuncio casi se solapa en el tiempo con el realizado hace unos días por el presidente de Francia, François Hollande, quien se mostró partidario de prohibir las subvenciones comunitarias a los combustibles fósiles.