El 32% de las empresas españolas no tiene plan de recuperación ante desastres para su TI

16/12/2011

16 de diciembre de 2011

Según un estudio de Regus, proveedor de espacios de trabajo flexible, el 32% de las empresas españolas no cuenta con un plan de recuperación ante desastres para su infraestructura TI que garantice el funcionamiento de los sistemas en un plazo de 24 horas. El estudio, realizado a más de 12.000 empresarios en 85 países, revela que España se encuentra mejor posicionada que la media global, donde el 45% de las empresas no tienen aún un plan de recuperación ante desastres informáticos.
Las cifras aumentan considerablemente cuando se habla del lugar de trabajo, ya que un 46% de las empresas españolas prescinde de un plan de recuperación del espacio de oficina en caso de desastre. De cualquier modo, España se encuentra también por encima de la media global, que apunta que el 55% no está preparado para afrontar desastres en el espacio laboral. Las cifras demuestran la creciente necesidad de contar con espacios de oficina alternativos que estén disponibles en un plazo de 24 horas tras este tipo de problemas. La gran cantidad de desastres ocurridos en 2011 tales como terremotos, tormentas e inundaciones o sobrecargas eléctricas ha provocado que la recuperación ante desastres se convierta en uno de los puntos clave del día en las salas de juntas, debido a los enormes costes que sus consecuencias suponen para las empresas. Aunque estos ejemplos sean casos extremos, otro tipo de catástrofes como los incendios o los desperfectos ocasionados por el vandalismo pueden causar también importantes daños a cualquier compañía.
Pero este tipo de desastres no solo ponen en peligro la continuidad empresarial de muchas organizaciones sino también su seguridad y la de sus empleados. En este sentido, son varios los motivos que llevan a estas compañías a no tomar las precauciones pertinentes, siendo el más importante el elevado coste que éstas suponen para la empresa (21%). De hecho el 61% de los españoles declararon que invertirían en la recuperación del lugar de trabajo si el precio del servicio fuera el adecuado.