Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

La fibra óptica Polymicro Technologies de Molex, a bordo del satélite ICESat-2

Eurofach Electrónica14/10/2016
Molex se complace en anunciar que su fibra óptica Polymicro Technologies se utiliza en la construcción del satélite ICESat-2 (Ice, Cloud and land Elevation Satellite-2) de la NASA. El satélite, que se prevé lanzar desde la base de las Fuerzas Aéreas de Vandenberg, en California, en 2017, medirá los cambios de las características de la Tierra, desde el derretimiento de los casquetes glaciares y el adelgazamiento de las capas de hielo marino hasta el crecimiento de árboles.

La fibra óptica especial de Molex se utilizará a bordo del ICESat-2 y en los equipos de apoyo en tierra (GSE), que permiten la integración y la realización de pruebas. Las fibras personalizadas se componen de vidrio de alto OH/fibra de vidrio, que incluyen un núcleo de vidrio, una capa protectora de vidrio, un amortiguador de acrilato y una protección exterior de nailon.

“Estamos muy orgullosos de formar parte de este proyecto crucial de la NASA y confiamos en que habrá una cooperación continuada en futuros proyectos”, señala Gary MacDonald, supervisor técnico-comercial de Molex, y añade: “Molex mantiene una relación constante con el centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA, y nuestra fibra óptica también se utiliza actualmente en el vehículo explorador Mars Rover Curiosity. Para nosotros es un honor y un privilegio haber sido elegidos como proveedores de fibra personalizada en un proyecto tan desafiante.”

El altímetro láser del ICESat-2 medirá el tiempo de viaje de ida y vuelta de los fotones de láser individuales, los cuales se reflejan en la tierra y vuelven a los telescopios receptores del satélite a una tasa de 10.000 pulsos de láser por segundo. Al contrastar esos tiempos con la posición precisa del satélite en el espacio, la misión consistirá en determinar la elevación de los accidentes geográficos en la Tierra.

Debido al calentamiento del planeta, el hielo marino está disminuyendo y el hielo terrestre en los polos y los glaciares se está fundiendo, lo que provoca una subida del nivel del mar. El satélite ICESat-2 es capaz de medir con precisión las elevaciones, lo que permitirá a los científicos detectar dónde fluye, se funde o crece el hielo. De este modo, se pueden investigar los impactos globales de estos cambios. Las observaciones claves de las elevaciones de la criosfera, iniciadas por el satélite original ICESat (de 2003 a 2009) y la misión aerotransportada Operation IceBridge (desde 2009 hasta el presente), servirán de base para crear un registro continuo de los cambios detectados en el siglo XXI. El ICESat-2, que pesa más de una tonelada y media, está diseñado para tener una vida útil de tres años y cuenta con suficiente combustible para funcionar durante siete años.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Bajamos los preciosSmart Doors - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS