Fleuron d’Anjou premiada gracias a la chalota BIO Melkior, en el gran concurso europeo de innovación varietal

06/02/2012

6 de febrero de 2012

Con el fin de promover la industria vegetal, el clúster Vegepolys en colaboración con los organizadores de SIVAL de Angers –único salón francés de equipamientos y tecnologías para la vinicultura, arboricultura, horticultura y el desarrollo vegetal–, y con la revista técnica francesa Réussir Fruits & Légumes, han creado un certamen de innovación varietal a escala europea. Abierto a cualquiera de los cultivadores de variedades en Europa, el concurso 2012 acaba de galardonar con la medalla de oro a la empresa Fleuron d’Anjou por los cultivos de chalota Melkior certificados con la etiqueta biológica.

Melkior es una verdadera innovación en su especie. Es la primera chalota capaz de resistir el ataque del principal hongo parásito de follaje, el mildiu. Se trata de una variedad creada por Agri-Obtentions, certificada con la etiqueta ‘cultivos biológicos de chalota’. La resistencia al mildiu interesa tanto al agricultor como al jardinero aficionado, ambos sensibilizados con los nefastos efectos de los pesticidas, y por consiguiente reacios a su uso.

Melkior facilita que la chalota tradicional avance con paso firme en el ámbito de la agricultura sostenible. Para satisfacer a los apasionados de la jardinería, Fleuron d’Anjou ha elegido multiplicar los primeros cultivos certificados de Melkior según el pliego de condiciones AB (agricultura biológica). “Apostamos a que este producto va a interesar tanto a los productores de chalotas biológicas, que sufren a menudo grandes fracasos vinculados con esta enfermedad, como a los agricultores convencionales”, afirma Jacky Brechet, director técnico de Fleuron d’Anjou.

foto
El bulbo de la variedad Melkior es de tipo semilargo redondeado, de aspecto firme, bastante oscuro y muy brillante. Es muy rico en materia seca y se conserva particularmente bien de manera natural y sin conservantes hasta los meses de abril y mayo. En cultivos, se planta a finales del mes de febrero o primeros días del mes de marzo para su cosecha a principios del mes de julio. Su vegetación es bastante recia, lo que hace que la cosecha se puede prolongar.

El producto se lanzará al mercado el año que viene en redecillas de 500 gramos provistas de una etiqueta que precisará su modo de cultivo biológico (AB), y un sello azul del Gnis (Grupo Nacional Interprofesional de semillas) que garantizará su pureza varietal y calidad sanitaria.