Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Distribución hortofrutícola
La crisis de la 'E. Coli' le ha costado al sector hortofrutícola tantas pérdidas a nivel económico como de imagen

La culpa no fue del pepino, pero ¿ahora qué?

David Pozo / Anna León10/10/2011

10 de octubre de 2011

El pasado 25 de mayo, hace poco menos de cinco meses, explotaba la crisis. La senadora de Sanidad del Estado de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcks, soltaba la bomba ante una nube de periodistas ansiosos de respuestas ante los primeros casos de infección grave por E. Coli en el país germano. Se había encontrado la bacteria en tres pepinos importados de España. Desde ese instante, nuestro país se convirtió, sin ninguna base –hecho posteriormente más que confirmado encontrando la causa en brotes de soja cultivados en el propio país germano– en el foco de las críticas, y por ende, el sector hortofrutícola español quedaba tocado. Una ardua labor que se había labrado durante años para mostrar al mundo una mercancía de calidad, quedaba de un día para otro hecha pedazos. Las preguntas que nos planteamos cinco meses después son: ¿Cuáles han sido realmente las pérdidas durante la campaña de verano para nuestras empresas? ¿Qué se está haciendo para recuperar la imagen y confianza de nuestras frutas y hortalizas? ¿Se ha aprendido la lección para que nunca vuelva a ocurrir en el marco de la UE algo como lo ocurrido con la crisis de la 'E. Coli'? ¿Tenemos la suficiente fuerza en Bruselas para defender los intereses de nuestros productores?
Todo el mundo esperaba los números de la campaña de verano de nuestras exportaciones de frutas y hortalizas, y las cifras de junio a agosto que han ido publicando todos las asociaciones de exportadores y organizaciones agrarias no han venido más que a confirmar que lo que podía ser una muy buena campaña se ha quedado en una campaña discreta. El culpable lo conocemos todos, nuestras frutas y verduras no lo eran, pero han acabado pagando las consecuencias de una política agraria y de seguridad alimentaria común en la teoría, pero ineficaz a la práctica.
La muestra de cómo la mala gestión de una crisis como la que afectó a las exportaciones de nuestros productos hortícolas puede desbaratar en días una campaña excelente, la tenemos en los datos publicados el pasado mes de junio por el servicio de aduanas. El descenso más fuerte en el mes de junio tuvo lugar en las hortalizas, cuyo valor de exportación bajó en el mes de junio un 17%, totalizando 130,7 millones de euros. Las principales hortalizas exportadas por España en este mes redujeron sus envíos, destacando el tomate con 18 millones de euros (-47%), el pimiento con 18 millones de euros (-33%) y las coles con 9,6 millones de euros (-32%). El valor de las exportaciones de pepino en junio se situó en 1,8 millones de euros (-56%). El descenso del valor en frutas fue del 7,6%, totalizando 458,8 millones de euros.
foto

Las exportaciones murcianas y andaluzas se hunden un 40%

Los últimos datos aportados por las principales asociaciones exportadoras han dejado bien a las claras las consecuencias de la crisis de la 'E.Coli', que ha perjudicado aún más a aquellos productores que se han visto afectados de forma indirecta por la crisis, y que por lo tanto no han recibido compensaciones económicas por las pérdidas. En el caso del campo andaluz los números son flagrantes: si en el mes de julio de 2010 se exportaron frutas y hortalizas desde Andalucía por valor de 131 millones de euros, un año después, en 2011, el mismo mes se registraron 76 millones de euros, es decir, un 42% menos.

Desastrosa fue la situación para el sector de fruta de hueso, uno de los que no ha recibido compensaciones, pasando de casi 27 millones en 2010 a vender por algo más de dos este año. Una caída de nada menos que el 90%. En daño sufrido, el melón y la sandía, también sin ayudas, ocuparon el segundo lugar, con unas ventas de más de 14 millones de euros, un 44,18% menos que el año pasado. Algo menor, pero también significativo, fue el desplome del tomate, del 40,4%, con un valor de algo más de nueve millones de euros; y la fresa finalmente fue la que mejor resistió, aunque con una caída del 19%, hasta los 11 millones. Curiosamente para el pepino, el gran protagonista, la relevancia fue menor, al ofrecer en esta época ventas poco significativas.

foto
En el campo murciano los resultados han ido por los mismos derroteros. El volumen comercializado por empresas y cooperativas durante este verano, según la Federación de cooperativas agrarias de Murcia (Fecoam), sumó un total de 803.930 toneladas. En frutas de hueso (282.000 toneladas), los resultados han sido malos, con 8.850.000 euros de pérdidas. Así, melocotón rojo y nectarina (-6.10.000 euros), ciruela (-3.960.000) y pera (-1.400.000) registraron números rojos, mientras que solo albaricoques (430.000 euros), melocotón amarillo (700.000) y paraguayos (1.500.000) tuvieron ligeros beneficios. Desde la organización se asegura que “es la peor campaña en frutas de hueso desde que comenzó a trabajar en el sector hace 36 años”.

En cuanto a los hortícolas, con una producción total de 521.930 toneladas y un saldo negativo de 27.522.000 euros, la campaña fue desastrosa en todos los cultivos, condicionada por una escasa demanda de productos por la crisis de la ‘E. coli’ y además por las temperaturas frías de este verano en Europa, que propiciaron un menor consumo. Todos los productos han dado pérdidas: pimiento, -6.264.000 euros; melón galia, -7.400.000 euros; melón verde, -4.550.000 euros; melón amarillo, -3.371.000 euros; sandía con semillas, -1.617.000 euros, y sandía sin semillas, -4.320.000 euros.

Y algunos márgenes comerciales por encima del 1000%

Es la otra cara de la moneda. Unos salen perdiendo, y otros ganan aprovechando el momento. La nefasta campaña de fruta y hortalizas de verano ha tenido su reflejo en los datos del Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (IPOD) del mes agosto. Precios que en el campo no superaban los 0,10 euros/kg, han hecho que productos como el melón hayan multiplicado por más de 11 su precio en destino. De esta manera, el IPOD general se ha situado en el 5,55, un 28% más que en agosto de 2010 (4,03). Por productos, son destacables los márgenes comerciales de melón (1.020%), cebolla (1.089%), ciruela (872%), sandía (863%), zanahorias (830%), nectarina (780%), melocotón (618%) y berenjena (604%).
foto
Evolución del Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (IPOD) interanual. Fuente: COAG.