Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Distribución hortofrutícola
Alicante y Murcia siguen siendo las dos regiones punteras en su producción

La uva de mesa española lucha contra la adversidad

David Pozo05/10/2011
El camino no es fácil y los productores de uva de mesa española lo saben. Ya a principios de la pasada década comenzaron a observar que la supervivencia pasaba por abandonar el camino de la producción masiva, y abonarse a ganar al consumidor final, tanto español como extranjero, a través de la calidad. La D.O.P. Uva de Mesa Embolsada de Vinalopó, en Alicante, o el intento finalmente fallido de la D.O.P. Uva de la Sierra de Espuña murciana, son buena muestra de ello.

En 2010, España exportó un total de 126.787 toneladas de uva de mesa, por un valor de superior a los 195 millones de euros, con un aumento del 7% respecto al ejercicio anterior, y volviendo de esta manera a la media marcada en el último quinquenio, incluso superándola en valor —195 millones de euros—, gracias a un mejor comportamiento de los precios.

Nuestro país, con una producción de 238.800 toneladas en 2010 es junto a Italia, principal competidor a nivel europeo, el mayor productor de uva de mesa del viejo continente. Como se puede deducir de los números anteriormente indicados, más de la mitad de la producción fue a parar al mercado exterior, principalmente a la Europa de los 27.

foto

La amenaza en cambio no llega de nuestros vecinos italianos, a quienes importamos más de 10.000 toneladas el pasado año, más de la mitad de ellas provenientes de la UE, sino de fuera de las fronteras comunitarias. Países como Marruecos, Egipto o Israel han inundado en los últimos años el mercado europeo con una uva de una cualidad aceptable a precios mucho más competitivos. España, a nivel de ejemplo, importó el pasado año 23.638 toneladas de fuera de la UE, o lo que es lo mismo, casi de un 60% de la uva de mesa importada.

Todas estas cifras solo vienen a refrendar que a pesar que la uva de mesa, al igual que la dedicada a la vendimia, sea muy inestable a causa de la climatología y los precios, volver a alcanzar producciones que superaban ampliamente las 400.000 toneladas al año hace dos décadas, parece prácticamente imposible. Por ello, los productores españoles se decidieron ya hace algunos años apostar por una uva de mesa diferenciada, intentando atraer al consumidor con un producto de calidad. Aunque en España son varias las regiones que cuentan con producción de uva de mesa —Sevilla, Madrid, Barcelona, Huelva, entre otras— son dos provincias las que han destacado por su apuesta decidida a que este fruto no quede relegado a un segundo plano en el panorama de producción frutícola español. Se trata de Alicante y Murcia. La primera de ellas, con una producción dedicada principalmente al mercado interior, y con el valle del Vinalopó como centro neurálgico de producción, se ha especializado en las variedades embolsadas Ideal, Aledo, además de Victoria, Doña María y Rosetti.

Por otro lado, la Región de Murcia, líder en la producción de uva de mesa española, se ha especializado en las variedades apirenas (sin semilla), entre las que destacan Superior Seedless y Napoleón. El Gobierno murciano apostó hace tiempo por incentivar la innovación tecnológica con tal de promover un producto de cualidad, un hecho indiscutible, ya que hoy Murcia lidera la exportación de uva de mesa, con más de 76.000 toneladas, de un total de 126.000 exportadas a nivel nacional en 2010.

Muestra del paso dado por ambas regiones para mostrar al consumidor español y extranjero la calidad de su producto, se creó la D.O.P. Uva de Mesa Embolsada de Vinalopó, refrendada por la UE en 1996, y se inició la andadura a finales de 2009 de la D.O.P. de Uva de Mesa Dominga, en Murcia.

La uva alicantina apuesta por la calidad y en abrir nuevos mercados

El pasado 8 de septiembre el Consejo Regulador de la Denominación de Origen presentaba en el Centro Cívico de Novelda (Alicante) su campaña de comunicación para la presente temporada. La uva embolsada se centrará en dar a conocer su calidad y en abrir nuevos mercados como ejes para garantizar su futuro. En su discurso inaugural, el presidente del consejo, José Bernabeu, realizó un repaso de la situación del sector, sin olvidar los aspectos más reivindicativos. Bernabeu señaló que se va a llevar a cabo una campaña en la se optimizarán los recursos, priorizando las acciones destinadas a llegar al consumidor final. Para el presidente de la D.O. se presenta una temporada marcada por una buena cosecha, tras los problemas con el pedrisco el año pasado, aunque resaltó que el descenso en el consumo obligará a “realizar un sobreesfuerzo” para transmitir los valores del producto. Bernabeu recordó, además, que la uva es el segundo cultivo por su valor económico global de la provincia, con 53 millones de euros y apostó por seguir con la política de modernización de infraestructuras agrarias, la investigación y el impulso de una renovación generacional.

En la parte final de su intervención, José Bernabeu desgranó las reivindicaciones del sector, que pasan por aspectos como conseguir una reducción del IRPF, una firme oposición a la eliminación de 18.000 hectáreas de regadío, y el impulso de los trasvases Júcar-Vinalopó y del Ebro, pues son las únicas alternativas fiables para conseguir agua de calidad, asegurar los cultivos y generar empleo y prosperidad.

foto
Además, la cosecha de uva embolsada Vinalopó 2011 es excelente, de una calidad excepcional y para protegerla, este año se ha reforzado la seguridad en el campo con un gran dispositivo de vigilancia. Efectivos de la policía autonómica y local, con el apoyo logístico de medios aéreos, vigilarán los campos alicantinos destinados a la uva de mesa. El objetivo de este dispositivo de seguridad preventiva es evitar el robo de cosechas y eliminar canales de distribución ilegal de la uva de mesa Vinalopó. El dispositivo de seguridad estará activado en los campos de las comarcas de l’Alacantí y Vinalopó Mitjà hasta el próximo 31 de diciembre, cuando finaliza la campaña de recogida de la uva de mesa que se consume principalmente en Navidad.