La Comisión Europea opta por el corredor central Algeciras-Tarragona

07/07/2011

7 de julio de 2011

La Comisión Europea ha dado su apoyo al corredor central de la futura red transeuropea de transportes, que une a su paso por España Algeciras con Tarragona por el interior de la península. Esta decisión ha sido fuertemente criticada por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), que considera que la propuesta de incluir este proyecto y no el corredor mediterráneo supone un evidente apoyo a la entrada de productos procedentes de terceros países, especialmente Marruecos, en lugar de dar impulso a las producciones de Andalucía, Murcia y la Comunidad Valenciana, donde la actividad agraria tiene un enorme valor estratégico. A pesar de que el proyecto incluye un ramal que uniría Valencia con Tarragona, este planteamiento deja fuera a ciudades andaluzas como Almería, Motril o Málaga y también a Murcia.
Coag ha expreado en un comunicado su incomprensión por una decisión que ignora el planteamiento del Gobierno español, que ha defendido el corredor mediterráneo; un eje transversal de transporte de mercancías y viajeros en alta velocidad que uniría Algeciras con Francia pasando por las principales ciudades del arco mediterráneo, epicentro de la producción de frutas y hortalizas españolas.La coordinadora considera que de esta manera "se defienden los intereses de las grandes agroexportadoras, que podrán seguir ‘machacando’ a los agricultores españoles, propiciando un mayor desembarco de mercancías que no cumplen los requisitos que se exigen a los productos españoles, tanto en el aspecto social (condiciones laborales) como medioambiental".
Hay que recordar que esta propuesta de la Comisión, incluida dentro del documento 'Un presupuesto para Europa 2020', va dirigida al Parlamento y al Consejo europeos, a los comités europeos Económico y Social y al Comité de las Regiones, que deberán pronunciarse próximamente sobre la misma, por lo que el proceso de definición de la nueva Red no está aún finalizado. Por eso, Coag considera que el Gobierno debe seguir trabajando para que a lo largo de todo el proceso que concluirá con su aprobación definitiva se modifique el diseño de la red, incorporando a las ciudades mediterráneas en el trazado de la futura línea.