Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Jumilla es la mayor productora de pera Ercolini de España y Europa

  Jumilla, cinco siglos cultivando un tesoro del paladar

David Pozo24/01/2011

24 de enero de 2011

El Consejo Regulador de la pera de Jumilla obtuvo en febrero de 2005 su gran premio, la Denominación de Origen Protegida. Fue la culminación de un proyecto auspiciado por un grupo de productores y empresas de Jumilla que creían en la calidad diferenciada de la Pera Ercolini producida en este municipio murciano, de calidad reconocida en el mercado y que era necesario proteger y validar.
foto
Jumilla es una zona tradicional de cultivo de pera, datando las primeras noticias que se tienen de este cultivo del siglo XVI, durante el reinado de Felipe II. Además, en la zona existen parajes tales como la Casa del Peral, en clara alusión a la existencia de este cultivo desde tiempos muy lejanos.

La pera Ercolini producida en Jumilla presenta mejores frutos en cuanto a tamaño, grosor del pedúnculo, forma periforme redondeada, productividad y sabor, dando como resultado una pera Ercolini que se diferencia de la producida en otras regiones. Esta pera se caracteriza por sus singulares características organolépticas, teniendo una pulpa blanca y jugosa, de sabor muy dulce y azucarado, ligeramente perfumada y con un excelente sabor. De color amarillo sobre fondo verde, con chapa rojiza en su cara, destaca por su recolección precoz.

La pera Ercolini producida en Jumilla presenta mejores frutos en cuanto a tamaño, grosor del pedúnculo, forma periforme redondeada, productividad y sabor

Zona de producción

La pera con Denominación de Origen Pera de Jumilla, se produce únicamente en la localidad de Jumilla, villa situada situada al noroeste de la provincia de Murcia, en un área intermedia entre la meseta Castellano-Manchega y el litoral Mediterráneo.

En su accidentada orografía, con una altitud media de 480 metros sobre el nivel del mar, se alzan numerosas formaciones montañosas de noroeste a sureste, donde se acomodan amplios valles orientados al mediodía, con una exposición solar óptima para el cultivo del peral.

foto
La ausencia de heladas primaverales y las escasas lluvias en esta época favorece la floración y el cuajado de las peras.
En el clima de Jumilla tiene especial influencia la situación próxima al Mediterráneo, con un clima cálido pero con suficiente altitud para que las temperaturas invernales bajas puedan aportar las necesidades de frío necesarias para el cultivo del peral. Se trata de un clima con ausencia de heladas primaverales y con escasas lluvias en esta época que podrían perjudicar la floración y el cuajado de las peras.

Las temperaturas medias altas (15,7 °C media anual), sin contrastes marcados nocturnos, favorecen el crecimiento rápido de los frutos. Pero durante la maduración, el elevado número de horas de sol y la alta radiación solar, se convierten en la causa directa de que la 'Pera de Jumilla' posea un alto contenido en sólidos solubles, siendo el contenido en azúcar, la principal medida de calidad interna.

foto
En cuanto al suelo, se trata de una zona de valles con suelos calizos y costras, situados entre montañas calizas. El suelo calizo y terreno franco-arenoso con un pH alto, marca un factor importante y diferenciador para el cultivo del peral.

Procesos y métodos de obtención

La obtención del producto se realiza utilizando técnicas de cultivo tradicionales a las que se le incorporan nuevas tecnologías, respetuosas con el medio ambiente y la salud del consumidor y un riguroso control del agua. Tanto la poda como el aclareo de frutos se realizan de forma manual. Se emplean sistemas de formación tendentes a conseguir un buen equilibrio entre vegetación y producción, con una óptima penetración de la luz solar para obtener una buena calidad del fruto. Con el aclareo se asegura que la relación de frutos en el árbol sea la adecuada, aumentando su calibre y dulzura.

La época de recolección es otro factor diferenciador del cultivo de la pera Ercolini en Jumilla, por su precocidad, pudiendo comenzar a recolectarse, según los parajes a partir de finales de junio. Los frutos se recolectan con el punto de madurez adecuado, de forma escalonada y manual.

foto
La pera Ercolini de Jumilla se comieza a recolectar a finales de junio.
En la actualidad, la D.O.P. Pera de Jumilla, cuenta con la inscripción de unas 350 hectáreas de pera Ercolini, 100 productores y 8 comercializadores

DOP Pera de Jumilla, marca propia

La pera certificada por la Denominación de Origen sólo puede provenir del municipio de Jumilla. Para identificar la pera con Denominación de Origen en los mercados, el Consejo Regulador expide a los comercializadores etiquetas numeradas con el logotipo identificativo de la D.O.P. Pera de Jumilla que se colocan en los envases con pera certificada.

En la actualidad, la D.O.P. Pera de Jumilla, cuenta con la inscripción de unas 350 hectáreas de pera Ercolini, 100 productores y 8 comercializadores.

foto
El Consejo Regulador expide a los comercializadores etiquetas numeradas con el logotipo identificativo de la D.O.P. Pera de Jumilla.

Entrevista a Antonio Bravo, presidente de la D.O.P. Pera de Jumilla

- En estos momentos, junto a la de Rincón del Soto (La Rioja) y Pera de Lleida son las únicas D.O.P. de pera reconocidas en nuestro país. ¿Qué papel representa eso para la promoción, tanto interior como exterior, de vuestra producción?

Las Denominaciones de Origen son instrumentos fundamentales para proteger, diferenciar y valorar productos que poseen una calidad y singularidad intrínseca. El hecho de que un producto esté amparado bajo la garantía de calidad que representa una Denominación de Origen Protegida, como es en nuestro caso la pera Ercolini de Jumilla, supone una garantía de seguridad en el desarrollo del producto, y el inicio de una eficaz política de marketing con el objetivo de dar a conocer y diferenciar las peras producidas en nuestra zona geográfica, Jumilla, que por su clima, suelo y el buen hacer de los agricultores, presentan cualidades físico-químicas y organolépticas diferentes a las producidas en otras zonas. Así pues, el cliente final que conoce nuestro producto sabe valorar sus cualidades.

Esta 'Marca de Calidad' ampara y transmite “todo” lo necesario para una buena promoción de nuestro producto, caracterizado por su calidad suprema, mayor dureza, sabor muy dulce y azucarado, jugosa, mayor calibre y grosor del pedúnculo, así como, una mayor capacidad de conservación en cámara sin mermar sus cualidades, sumándose a todo ello una pincelada de color que aporta su característica chapa rojiza en su cara más soleada. Certifica el origen determinado de nuestro producto, ya que su singularidad se debe, en gran medida, al escenario geográfico en el que se integra, que hay que defender, ya que la pera Ercolini y Jumilla, es uno.

En conclusión, garantiza su calidad, su trazabilidad y su autenticidad. Bien es cierto, que el haber obtenido el reconocimiento de Denominación de Origen Protegida, no quiere decir que sea la culminación del producto, y que por ello suponga directamente un reconocimiento económico, sino que es el punto de partida necesario para iniciar un buen desarrollo comercial y promocional del producto, con la finalidad de lograr el merecido reconocimiento por parte del consumidor final, camino largo y duro en el sector agroalimentario, y más aún, en la situación socio-económica de estos momentos.

- La Pera de Jumilla se dedica principalmente al mercado interior. ¿Qué está haciendo el Consejo Regulador para dar salida al producto también fuera de nuestras fronteras?

La producción de pera Ercolini en Jumilla supone un 48% de la producción nacional y un 24% de la producción europea, datos que muestran la importancia de nuestro producto. Bien es cierto, que nuestro principal mercado, hasta el momento, es el nacional, mientras que sólo un 40% se exporta, principalmente, a Italia, nuestro mayor consumidor.

No obstante, se han producido avances que suponen los primeros pasos hacia nuevos mercados tanto nacionales como internacionales, así pues, ha aumentado la demanda de pera Ercolini con D.O.P. Pera de Jumilla en grandes superficies nacionales y se están empezando a realizar los primeros contactos con Arabia Saudí y Sudáfrica atraídos por nuestro producto. Sin embargo, en el resto de Europa la pera Ercolini no está introducida, aunque no se descarta avances en el mercado alemán. Un factor importante es su estacionalidad estival que hace que sea un fruto más apreciado y demandado por las zonas más cálidas.

Todos estos avances se deben a la unión del Consejo Regulador de la D.O.P. Pera de Jumilla con sus productores y comercializadores que están dispuestos a trabajar para lograr el posicionamiento que nuestras peras se merecen, así pues, en la campaña 2010 se ha llevado a cabo una importante campaña de publicidad a nivel nacional en Barcelona, Madrid, Mercabarna, Mercamadrid, Mercabilbao, Mercasevilla y Mercavalencia, suponiendo una gran apuesta y esfuerzo para una Denominación de Origen relativamente joven y de reducido tamaño. Las líneas de promoción de la D.O.P. son dos, una línea de trabajo directa, con la participación en diferentes Ferias Profesionales tanto nacionales como internacionales como son Fruit Attraction, Fruit Logística, FAME, Encuentro con los Alimentos de Calidad de la Región de Murcia, Salón del Gourmet de Madrid, etc. Publicaciones en revistas especializadas, así como, nos estamos involucrando con la restauración, turismo y artesanía local. Por otro lado, a través del ICEX estamos estudiando la posibilidad y los medios de tener presencia en eventos internacionales de países no comunitarios que pueden abrirnos nuevos mercados interesantes para el desarrollo de nuestro producto.

La segunda línea de trabajo, y no menos importante, es la apuesta por la I+D, que aunque no se trata de acciones promocionales, es la base para conseguir desarrollar nuestro producto aportando valor añadido al mismo, ya que es importante diferenciarse a través de la calidad y ofreciendo garantías de seguridad sanitaria al consumidor, como fue el caso de apostar hace 4 años por conseguir “pera con residuo 0”. Actualmente, queremos seguir nuevas líneas de investigación dirigidas en mejorar la productividad del cultivo. Información de gran valor que debe llegar al consumidor mediante la promoción. Desde la Denominación de Origen se está trabajando para dar a conocer el producto y que comercialmente se obtenga más poder en el mercado, con la única arma con la que se puede luchar que es con la calidad y no con los precios, ya que con ésta última filosofía al final la agricultura en España desaparecerá, posición que tiene que ser defendida por la organización de todo el sector y por la Administración.

- ¿Hasta qué punto les puede afectar la progresiva liberalización del mercado frutícola?

La liberalización del mercado está afectando seriamente al sector hortícola y de cítricos, mientras que en nuestro sector y específicamente en la comercialización de pera de la variedad Ercolini no existe problema alguno, por el momento, ya que no tenemos competencia de ningún país por la estacionalidad del producto que se recolecta hacia finales de junio y principio de julio, no existiendo producciones de esta variedad en la vertiente mediterránea que serían las que pondrían en peligro la entrada de nuestro producto en los mercados.

No obstante, es un problema que nos afecta a todos en general, y la única forma de luchar ante estas producciones de bajo coste es con la calidad garantizada de nuestros productos, y por la defensa y apoyo de la Administración para que podamos ser competitivos frente a otros países.

- En los últimos años han vendido la idea de alcanzar la 'pera con residuo 0'. ¿Qué supone a nivel de producción?

La hemos vendido y lo hemos logrado, cierto es, que no en su totalidad, pero si en un 60% de la superficie inscrita en D.O.P. Pera de Jumilla, que supone un paso muy importante y en el que vamos a seguir trabajando. No obstante, hay que realizar ciertas aclaraciones. No sólo se ha vendido una idea sino que se ha llevado a cabo un proyecto avalado por las investigaciones en las que hemos colaborado activamente con el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (IMIDA), en el que tras 5 años de trabajo se han obtenido unos resultados impensables cuando se comenzó. Así pues, se ha demostrado que es posible realizar el control de Cacopsilla pyri, principal plaga del peral y a la que se dedica el 80% de los tratamientos fitosanitarios, mediante un control biotecnológico del cultivo (Fauna auxiliar del medio natural de Jumilla, confusión sexual, captura masiva, etc.), más a parte, técnicamente la D.O.P. inició paralelamente la transición paulatina del 60% de la superficie inscrita, obteniendo una reducción importante de tratamientos y la eliminación de materias muy agresivas.

Cuando se inició el proyecto, el 98% de agricultores de Jumilla era escéptico a esta idea, pero gracias a algunos productores de la D.O.P. que apostaron y confiaron en nosotros, actualmente, casi la totalidad de los agricultores están convencidos de este tipo de control, ya que “ver” los resultados es el mejor argumento para ellos, un reconocimiento que supone para la D.O.P. un gran logro en este sector. Por lo tanto, el Consejo Regulador de la Denominación va a seguir trabajando en este sentido, e intentar que a largo plazo se pueda alcanzar estos resultados en todo el cultivo, ya que supone un valor añadido a la singularidad de nuestra pera, que es obtener un producto que garantice la seguridad y salud tanto del agricultor como del consumidor, y del medio ambiente.

- Acaba de finalizar la campaña 2010. ¿Qué valoración se hace desde la D.O.P?

Esta campaña 2010, ha sido un tanto inestable climáticamente, como comercialmente, acentuado por la situación socio-económica actual. Se ha obtenido una producción de calidad excelente, tanto en dureza, azúcar, sabor, color y calibre, así como una excelente conservación en cámara desde finales de julio hasta finales del mes de Noviembre. La producción media por hectárea ha sido superior a la del 2009 en un 25%. La incidencia más importante se ha debido al retraso, entorno a 10 días, en su recolección, situación generalizada en todo el sector frutícola de la Región de Murcia por las condiciones climáticas, que junto al peso de la crisis y la recesión económica actual, ha provocado que los precios de venta hayan bajado entorno a un 5-10%, y en los mejores casos se han mantenido estables. Al no aumentar los precios y por la gran capacidad de conservación de nuestro producto, el período de comercialización ha sido más prolongado, existiendo mayor demanda de pera hasta finales del mes de noviembre, pudiendo comercializarse toda la producción, al contrario de lo ocurrido con otros productos que se han visto más afectados por el consumo retenido que está existiendo en el mercado.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, la valoración que se realiza desde la D.O.P. Pera de Jumilla es muy positiva, ya que el volumen comercializado de pera Ercolini ampara por la Denominación no ha disminuido, manteniéndose entorno a las 2.000 Tn, se ha incrementado un 10% el número de contraetiquetas expedidas por el Consejo Regulador de la D.O.P. y en un 51% las contraetiquetas expedidas para envases donde se cuida extremadamente la calidad del producto, ofreciendo la mejor selección entre toda la producción. A todo esto, hay que añadir el aumento en un 15% de la superficie de pera Ercolini inscrita en la D.O.P.

foto
Antonio Bravo, presidente de la D.O.P. Pera de Jumilla.

Empresas o entidades relacionadas

C.R.D.O.P. Pera de Jumilla