Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

La Asociación Valenciana de Agricultores le pide al gobierno que imite a Francia

21/01/2011

21 de enero de 2011

El gobierno francés presidido por Nicolas Sarkozy ha dado esta semana un histórico paso al aprobar la obligatoriedad del uso de contratos en las producciones de frutas, hortalizas y lácteos en suelo galo que entrarán en vigor desde esta misma campaña. Por esta razón, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) le hizo, mediante un comunicado de prensa, un llamamiento al gobierno central para que imite al país vecino en este sentido.

“Sarkozy ha considerado cuáles eran sus sectores estratégicos y ha tomado medidas para defenderlos. En España, el Gobierno anda indeciso, acomplejado con las reservas que plantea Competencia y ha optado por ‘jugársela’ sólo con la leche, porque los cítricos y el sector hortofrutícola en general no parecen estar entre sus prioridades”, advierte el presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado.

Este responsable valenciano hace referencia a las intenciones del ejecutivo español de comenzar a aplicar medidas similares a partir de abril, pero solamente para el sector lácteo.

Este decreto del Ministerio de Agricultura francés para frutas y hortalizas establece que los contratos deberán durar cómo mínimo 3 años, en los que se definirán los volúmenes y características de los cultivos, los plazos de pago, así como las condiciones de ajustes de precios indicando los márgenes de evolución. Esto quiere decir, que se establecerán indicadores de referencia para los precios y se obligará a que en el documento se concreten las penalizaciones a aplicar en caso de incumplimiento.

Tras obtener luz verde por parte de Competencia, el Gobierno galo ha iniciado ya una importante campaña para promover su implantación.

Todas estas medidas resultan además coherentes, finalizó Cristóbal Aguado, con las nuevas regulaciones europeas promovidas para mejorar el funcionamiento de la cadena de valor alimentaria y para conseguir una correcta distribución de los rendimientos.