Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

La francesa Leclerc se podría hacer con los siete hípers de Eroski en Madrid

04/01/2011

4 de enero de 2010

Tras refinanciar su deuda con la banca, Eroski negocia el traspaso de sus siete hipermercados en Madrid. La compañía vasca, cerrado el centro comercial M-40 en Leganés, valora la venta de las siete grandes superficies que aún le quedan en la región a la francesa Leclerc. Es decir, los centros de Majadahonda, Valdemoro, Fuenlabrada, Vallecas, Alcobendas, Carabanchel y Pinto. Fuentes de Eroski han calificado las negociaciones de “avanzadas”, aunque todavía no se ha ultimado la operación ni se ha concretado el número de puntos de venta susceptibles de compra. La adquisición de estos hipermercados favorecería a Leclerc, que dispone de una única superficie, en la localidad de Aranjuez, dentro la Comunidad de Madrid. En consecuencia, el gigante francés, con ocho puntos de venta de menores dimensiones que los de la empresa vasca, duplicaría su red de establecimientos en España. Al igual que Eroski, el Grupo francés genera más de 35.100 millones de euros en todo el mundo, crea 90.000 puestos de trabajo y cuenta con 630 puntos de venta.

A 31 de diciembre del año 2010, Eroski había registrado unas pérdidas de 75 millones de euros así como una caída del 6,3% de su facturación, situándose en 7.606 millones. A lo largo del presente ejercicio, el Grupo vasco se propone reducir su deuda que a finales del año pasado había superado los 1.300 millones. En concreto, ya se ha cumplido un año del acuerdo entre Eroski y 23 entidades con el que unificó sus préstamos a corto plazo en un solo crédito de 1.750 millones, cuyo vencimiento finaliza dentro de tres años. Los ajustes también han afectado a la plantilla. Si ya durante el año pasado, la compañía eliminó 5.000 puestos de trabajo, posteriormente se ha visto forzada a iniciar un nuevo recorte durante el primer semestre que afecta a 3.000 empleados más.