La DOP Peras de Rincón de Soto lidera un proyecto de innovación europeo que beneficiará al conjunto del sector frutícola

31/07/2014

31 de julio de 2014

La puesta en marcha del proyecto de innovación europea RE-PEAR, con el que se pretende garantizar en las mejores condiciones una larga conservación de la fruta en cámaras frigoríficas, “es una buena noticia para el sector no sólo por los resultados que se obtengan sino porque pone de manifiesto las oportunidades que, mediante la colaboración entre entidades, ofrecen los fondos comunitarios”, destacó el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de La Rioja, Íñigo Nagore, quien felicitó a la Denominación de Origen Protegida (DOP) ‘Peras de Rincón de Soto’ como coordinadora de la iniciativa. El proyecto RE-PEAR, enmarcado dentro del 7º Programa Marco de Investigación de la Unión Europea, se presentó el pasado 24 de julio en un acto celebrado en la casa de cultura de Rincón de Soto y en el que también participaron la directora de Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, y el gerente de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (Ader), Javier Ureña; y el presidente de la DOP, Eduardo Pérez Malo.

Las restricciones de la normativa europea sobre el uso de determinados productos fitosanitarios como la DPA y la etoxiquina han motivado que la prevención del escaldado sea una cuestión de interés prioritario para el sector productor y los técnicos investigadores. El RE-PEAR, que se prolongará durante tres años, tiene como objetivo resolver un problema que afecta a la conservación de la fruta, en concreto a las peras y manzanas. Los participantes en este proyecto, que recibirá una ayuda europea de 1,4 millones de euros, son tres asociaciones: la DOP ‘Peras de Rincón de Soto, como coordinadora del proyecto, la Federación Nacional de Apicultores de Portugal, y la Asociación Europea de Comercializadores de Frutas y Legumbres; tres empresas (la riojana Soto del Ebro de Aldeanueva de Ebro, en cuyas instalaciones se realizará la prueba definitiva tras el estudio; la francesa XEDA y la alemana HS Luftfilterbau GMBH); y tres centros de investigación: la Universidad de Malta; el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) de Cataluña e Inspiralia de Madrid.

foto

Escaldado de la fruta

La pérdida de color y el empardecimiento son los principales síntomas de esta afección que, si bien no altera ni el sabor ni la textura de la fruta, supone un problema a la hora de comercializar el producto. Hasta el momento, el control la fisiopatía se realizaba con el uso de sustancias antiescaldantes que se aplicaban antes de su almacenamiento e impiden la oxidación de compuestos generados por la fruta como respuesta al frío del proceso de conservación.

El proyecto RE-PEAR busca una envoltura alimenticia basada en el propóleo, un compuesto que es un gran anti oxidante (el problema del escaldado es una reacción de oxidación), pero que también tiene un gran efecto anti fúngico, por lo que en un solo producto se pueden combinar los dos tratamientos. Por otra parte, una vez que las cámaras de atmósfera modificada se cierran, el aire que contienen es filtrado varias veces al día para reducir la presencia de oxígeno, CO2 y Etileno, con la intención de ralentizar el normal proceso de maduración. Aprovechando estos conocimientos, se estudiarán las diferentes esporas de los principales hongos patógenos para ver sus características y tamaño con el fin de fabricar un filtro por el que se pase este aire, poder retirar estas esporas y disminuir la carga microbiana al máximo.

Finalmente, para que la fruta llegue del campo con la menor carga de patógenos posible se elaborarán unas guías para los productores que articulen diferentes estrategias para entregar la fruta lo más limpia posible.