Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

A lo largo de estos años el Banc se ha esforzado para hacer frente a la situación, actuando con la máxima eficacia y eficiencia posibles

La Fundació Banc dels Aliments, 25 años de grandes retos

Antoni Sansalvadó, presidente de la Fundació Banc dels Aliments04/10/2013

En 2012 la Fundació Privada Banc dels Aliments de Barcelona cumplió su vigesimo quinto aniversario. Han sido veinticinco años de vivir una historia paralela a la de la sociedad de Barcelona ayudando a luchar contra el hambre de las personas más necesitadas, en colaboración con las asociaciones y entidades benéficas que las asistían. Hemos ido consolidando una cadena solidaria, haciendo de puente entre las empresas y las personas que nos daban los alimentos —evitando así su despilfarro— y la población en situación de pobreza.

Durante estos años siempre ha habido una pobreza estructural, subyacente, no muy percibida por la sociedad, que no era evidente, que se centraba en las personas mayores y en la inmigración. Había períodos de crisis de duración relativamente corta. Pero en los últimos cuatro años la coyuntura ha cambiado totalmente y el número de personas por debajo del umbral de la pobreza se ha incrementado de forma exponencial como se puede comprobar con los datos que refleja con detalle esta memoria.

El Banc se ha esforzado para hacer frente a la situación, actuando con la máxima eficacia y eficiencia posibles: buscando nuevas fuentes de alimentos en todo el ciclo de la producción y la distribución, promoviendo la Responsabilidad Social Empresarial, organizando campañas de recogida para canalizar el espíritu de solidaridad de la ciudadanía —entre las que destaca El Gran Recapte—, promoviendo las donaciones de alimentos de alto valor nutricional, organizando la red de frío, dando difusión a los programas de lucha contra el despilfarro…

foto
Antoni Sansalvadó, presidente de la Fundació Banc dels Aliments.

Todo ello se ha podido llevar a cabo gracias a un magnífico equipo de voluntarios y empleados que se han bolcado y que han trabajado duro para conseguir los objetivos de nuestra misión. No hemos dejado sin atender a nadie que se nos haya dirigido pidiendo ayuda con el compromiso de seguir los principios éticos que rigen la actuación de nuestra Fundación.

La sociedad ha reconocido la tarea que lleva a cabo el Banc dels Aliments y nos ha otorgado diversas distinciones entre las que destacan la Creu de Sant Jordi y el Premio Príncipe de Asturias. En los dos últimos años el Departamento de Distribución ha intensificado la relación y el diálogo con la red de entidades que reciben y entregan los alimentos. Hemos proporcionado equipamientos a las que no podían repartir alimentos fríos o congelados sin romper la cadena de frío. Se han organizado reuniones a fin de obtener la máxima eficacia en nuestra tarea, siguiendo el principio de ‘dar y compartir’ buscando la coincidencia de nuestras misiones.

foto

Las perspectivas son de un futuro difícil, en el que las causas de la situación de crisis y pobreza que vivimos no mejorarán a corto y medio plazo, pero hemos de seguir trabajando con la ilusión y la esperanza de que podemos ayudar a paliarla, con el convencimiento de que nuestra tarea es útil y necesaria y que será ejemplo y motivación para que la sociedad civil vaya concienciándose de que los problemas de los demás también son nuestros problemas y que todos podemos contribuir a su solución.